El CSIC consigue “entrenar” a ovejas para que coman las malas hierbas y no toquen el viñedo

Lunes 27 de Mayo de 2019

Leído › 6749 Veces

Las ovejas se comían al principio el viñedo pero, al terminar el experimento, ni lo probaban. La intención de la Unión Europea en el corto plazo es prohibir el uso de herbicidas

Todo apunta a que los herbicidas tienen los días contados, por ello bodegas y centros de investigación se han lanzado a buscar alternativas, y si son naturales mejor que mejor. De este modo nace una curiosa iniciativa del CSIC que ha conseguido el empleo de ovejas para eliminar malas hierbas sin que se coman los brotes tiernos del viñedo (los preferidos por estos animales)

Las normativas de la Unión Europea tienden cada vez más a reducir el uso de este tipo de productos y, por eso, es tarea del sector agrícola ir buscando alternativas a los mismos. A ello ayudan los investigadores, como los del grupo de viticultura de la Misión Biológica de Galicia, que dependen del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). En este centro desarrollaron el pasado año una novedosa iniciativa destinada a combinar dos actividades agrícolas: el pastoreo y el cultivo de la vid. Y es que, en colaboración con la facultad de veterinaria de la Universidad Autónoma de Barcelona, más concretamente con el equipo que dirige la doctora Elena Albanell, llevaron a cabo un proyecto para inducir en unas ovejas una aversión a la vid. La iniciativa fue un éxito y se demostró que estos animales pueden ayudar al viticultor a eliminar las malas hierbas sin tocar al viñedo.

La vegetación que crece alrededor de la vid es un problema para muchos viticultores. Ello provoca que, en muchos casos, se recurra al uso de herbicidas para acabar con las malas hierbas. Pero la intención de la Unión Europea de ir prohibiendo paulatinamente este tipo de productos hace que sea imprescindible buscar alternativas. Y una de ellas podrían ser las ovejas. Explica María Carmen Martínez, investigadora del CSIC en Pontevedra, que estos animales demostraron ser una herramienta muy eficaz para acabar con la vegetación que rodea al viñedo. Antes, claro está, tienen que pasar por un proceso que permite inducirles una aversión al viñedo y que, por supuesto, no causa ningún daño a los animales.

Carmen Martínez, investigadora del CSICCarmen Martínez, investigadora del CSIC

Las ovejas se comían al principio el viñedo pero, al terminar el experimento, ni lo probaban. El método es sencillo, "se les da hojas de la vid y a continuación se les da un brebaje que no les sienta muy bien, aunque no les hace daño. Ellas asocian el comer hojas de esa variedad de vid a que les siente mal y ya no vuelven a probarlas", explica la investigadora. Quiere dejar muy claro que los animales no sufren en ningún momento, y por eso el experimento se llevó a cabo con la colaboración de la facultad de veterinaria. "Cumplimos con todas las normas de bienestar animal", subraya.

Martínez explica que este mismo método se utiliza, de hecho, con personas en el tratamiento de adiciones. En el caso de los animales no les hace ningún daño "no vomitan ni nada. Nosotros las tuvimos vigiladas con cámaras", insiste. Es más, afirma que el brebaje solo se le suministra una única vez y la aversión de las ovejas por este tipo de cultivos se mantiene, por lo menos, un año.

Este mismo estudio se realizó con cabras y su aversión al olivo y se descubrió que incluso las crías de los animales mantenían esa misma indiferencia por los olivos sin haber tenido que pasar por el proceso. "Hay determinadas plantas que los animales ya no comen. Y esto es algo similar", insiste. Las ovejas son, sin duda, una buena alternativa a los herbicidas.

Además, el estudio sobre las ovejas con aversión al viñedo, realizado por los investigadores del CSIC, ha dado lugar a otra investigación paralela, más centrada en los beneficios que la presencia de estos animales podría tener en el viñedo. Y es que hay indicios de que su abono podría ser muy beneficioso en la maduración de la uva. En averiguar si esto es cierto está trabajando actualmente el equipo de viticultura de la Misión Biológica de Galicia.

"El abono de oveja tiene mucho potasio y eso es bueno para la maduración de la uva", asegura Martínez. Insiste en que esta investigación todavía está en fase preliminar y que, ahora, serán los investigadores los que deban determinar "cómo influye de verdad el abono de oveja en el viñedo".

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta