Francia deja de ser el primer vendedor de vino en China

Martes 13 de Agosto de 2019

Leído › 7951 Veces

El mercado del vino en el gigante asiático podría alcanzar los 691 millones de Yuanes en 2022 según estimaciones de Euromonitor International, un crecimiento del 74,4% en dos décadas

Como ya habíamos advertido en Vinetur hace un año, Australia estaba disparando sus exportaciones de vino y se había propuesto como objetivo centrar todos sus esfuerzos en el mercado chino y, tal y como nos confirma el OEMV este mes de agosto, ha logrado su objetivo convirtiéndose en el primer vendedor de vino en el gigante asiático.

De este modo, Francia deja de ser el primer exportador de vino en valor en China, lo que era impensable hasta hace bien poco, cediendo el podio al país oceánico.

Gráfico: OEMV

El liderato de Francia en valor ha sido indiscutible en los últimos años. Sin embargo, Francia con una caída en sus ventas del -31%, fue superado por Australia  con un crecimiento del +1,3% como primer vendedor en valor en el primer cuatrimestre de 2019.

Por otro lado Chile se convierte en el primer exportador de vino por volumen, pasando del primer al tercer proveedor en volumen, superando a Australia y a Francia. España sigue registrando fuertes pérdidas en todas las categorías de ventas en la segunda economía mundial.

Si China ya redujo un 8,5% el volumen de vino importado en 2018, manteniendo el gasto, en el primer cuatrimestre de 2019 cerró con pérdidas de más del 20% y del 15% respectivamente. En general, el país asiático ha registrado una fuerte caída de envasados, graneles y bag-in-box, con mejor evolución del espumoso durante el primer tercio del año.

CHINA, EL PAÍS AL QUE TODOS QUIEREN VENDER VINO

De sobra es conocido que el mercado chino del vino tienen un gran potencial de crecimiento, pero la oferta mundial es tan grande que la competencia es muy dura. España, cuarto proveedor mundial, se enfrenta al reto de reforzar su imagen como país productor de vinos de calidad, los que interesan en China.

Un objetivo que se va consiguiendo poco a poco, pues el precio medio de exportación aumenta sostenidamente desde hace cinco años. Pero queda mucho camino por recorrer, ya que los vinos españoles aún registran los menores precios de importación, comparados con los de Francia o Australia.

Según Euromonitor International, durante el período 2012-2018 el consumo de bebidas alcohólicas en China se habrá incrementado a una media interanual del 4,8%, alcanzando 2.271,3 millones de yuanes en el último año a precios constantes, que al tipo de cambio medio en 2018 de 7,8 yuan/euro suponen más de 17.700 millones de euros.

Las previsiones para 2022 apuntan a un crecimiento del 10,1% anual, hasta los 3.332,4 millones de yuanes, de los que el 18,4% corresponderá al mercado del vino. De este modo, el consumo de dicha bebida habrá pasado de los 396 millones de yuanes, en 2012, a los 517 millones en 2018 y se espera que alcance los 691 millones en 2022. Es decir, en dos décadas, el mercado del vino habrá aumentado un 74,4%.

De acuerdo con los últimos datos de la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV), publicados en julio de 2019, China es el quinto consumidor mundial de vino (1.790 millones de litros en 2018), por delante de países como el Reino Unido, España, Argentina o Australia. Sin embargo, desde un punto de vista relativo, el mercado del vino en el país asiático todavía es reducido, con un consumo per cápita de 1,2 litros, frente a una media mundial de siete litros. Existe, por tanto, un alto potencial de recorrido para el crecimiento y la exportación en este país.

La producción de vino en China alcanzó 10 millones de hectolitros en 2017, totalizando un valor de 6.600 millones de dólares. Por su parte, las importaciones fueron de 7,49 millones de hectolitros, por valor de 2.797 millones de dólares, un 17,5% más que el año anterior. Esta última cifra coloca al país como quinto importador mundial. Además, el 91,3% del valor de las importaciones de vinos en China corresponde a vino embotellado.

¿QUÉ TIPO DE VINO GUSTA EN CHINA?

Según datos de la oficina comercial del ICEX en China publicados en marzo de este año y relativos al 2018, estas son los principales patrones de consumo en China:

  • La distribución en hoteles, restaurantes y catering (HORECA) acumula el 70% del volumen de ventas, mientras que los supermercados y tiendas especializadas representan cerca del 18%.
  • El vino tinto acumula el 73,4% de las ventas, seguido del blanco (23,2%), espumoso (2,9%) y rosado (0,4%).
  • Un 52% de los consumidores prefiere los vinos extranjeros, frente a un 48% que se inclina por los nacionales.
  • La calidad, el precio y un buen servicio son los factores más valorados, por encima del país de origen.
  • Las uvas Cabernet Sauvignon y la Chardonnay son las más conocidas en tintos y blancos, respectivamente.
  • El consumidor de calle desconoce en general las uvas autóctonas de cada país. Solo los profesionales están familiarizados con las variedades autóctonas más conocidas de cada país.
  • El vino tinto concentra el 64,6% de los vinos de más de 90 yuanes (unos 13 euros), con datos de Euromonitor Internacional en 2016. Y el 29,5% de las ventas corresponde a vinos de entre 60 y 90 yuanes.

¿CUÁNTO CUESTA UNA BOTELLA DE VINO EN CHINA?

La importación de vino en China está gravada por un arancel del 14% para vinos embotellados y espumosos, y del 20% para vino a granel. Además, se aplica un IVA del 17% y un Impuesto al Consumo (IC) del 10% a todos los tipos de vino. Estas circunstancias afectan en mucha menor medida a los vinos procedentes de Australia y Chile, gracias a los tratados de libre comercio de China con dichos países, y factor clave por lo que ha convertido al primero en el primer vendedor por facturación y al segundo por volumen.

En consecuencia, para el resto de países, el precio de, por ejemplo, una botella de vino de tres euros (Ex Works) teniendo en cuenta los costes de transporte, aranceles e impuestos, margen del distribuidor y margen del minorista, se multiplica por tres o cuatro. Y en el canal HORECA, suponiendo un margen del 60%, esa botella se vende por algo más de 25 euros

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta