De la uva se aprovecha todo: propiedades de la semilla de uva en la piel

Vilma

Miércoles 09 de Diciembre de 2020

Compártelo

Leído › 44717 veces

El aceite de semilla de uva es el único de origen vegetal capaz de penetrar hasta la segunda capa de piel, por lo que es ideal para su nutrición. Las propiedades de la semilla de uva para la piel son igual de beneficiosas para su aplicación en la cara como para utilizarla en el cuerpo mediante masajes. Por este motivo es cada vez más popular su uso en la cosmética natural, especialmente para el tratamiento de puntos negros, acné y otras impurezas cutáneas.

Cuáles son las propiedades de la semilla de uva para la piel

El aceite de semilla de uva para la piel es muy beneficioso para frenar los efectos del envejecimiento. El 70 % de su composición es omega-6 (ácido linoleico) y un 20 % es omega-9 (ácido oleico), elementos muy positivos para la ralentización del envejecimiento celular.

Las pepitas de uva para la piel también cuentan con altos niveles de bioflavonoides, resveratrol, proantocianidina y vitamina E, por lo que los aceites que las utilizan como ingredientes son perfectos para combatir los radicales libres.

Estos aceites presentan una ligera textura, son de una rápida penetración y no dejan la piel grasa.

Beneficios del aceite de semilla de uva para la piel

Los fitoesteroles, fosfolípidos, ácidos grasos insaturados y la ya mencionada vitamina E del aceite de pepita de uva para la piel son elementos que favorecen la reparación y la protección de la piel.

A continuación te mostramos sus beneficios de una forma resumida.

Efectos contra el envejecimiento

Entre las propiedades del aceite de pepita de uva en la piel están sus poderosos efectos antioxidantes. Puedes utilizarlo tanto de día como de noche para reparar y proteger tu piel de los nocivos efectos de los rayos solares y la contaminación, suavizar las arrugas, eliminar puntos negros y acné y, en general, para todo lo relativo al cuidado cutáneo.

Es muy beneficioso para las pestañas

A la hora de cuidar nuestro rostro, no podemos centrarnos únicamente en la piel. El aceite de semillas de uva cuenta también con unas propiedades y nutrientes que contribuyen al crecimiento capilar. Su uso en las pestañas las fortalece y hace que crezcan más gruesas y largas.

Elimina las arrugas sin llegar a obstruir los poros

El aceite de pepita de uva tiene es extraordinariamente ligero, propiciando que la piel lo absorba con mucha rapidez. A diferencia de muchos otros aceites faciales no deja una desagradable sensación aceitosa en la cara.

Proporciona una gran elasticidad al no obstruir los poros. En cuanto a su aplicación, es conveniente extender el aceite por toda la cara, sin olvidar la parte del cuello y el contorno de los ojos.

Es muy eficaz contra el acné

Al no obstruir los poros y ser muy ligero, el aceite de semillas de uva para la piel es muy adecuado para pieles con acné, enfermedad que no solo afecta a los adolescentes, aunque sean el principal grupo en experimentar sus síntomas.

Los ácidos oleicos y linoleicos de las pepitas de uva son antiinflamatorios, por lo que reducen la presencia granos y espinillas.

Elimina cicatrices, ojeras y rejuvenece los tejidos de la piel

Las propiedades antioxidantes de estos aceites ayudan a eliminar las cicatrices rejuveneciendo los tejidos. Por otro lado, es uno de los remedios más eficaces para acabar con los antiestéticos tonos oscuros del contorno de los ojos.

Cómo se prepara el aceite de semilla de uva para aplicar en la piel

Dependiendo del uso específico que vayas a darle al aceite de pepitas de uva en tu piel, la forma de prepararlo será diferente. Elaborar este aceite de una forma casera no es sencillo para todo el mundo, por lo que siempre es más cómodo comprar un aceite ya procesado.

Sin embargo, si quieres hacerlo tú mismo para prepararte una estupenda mascarilla antiedad, puedes licuar 10 uvas verdes, añadir una cucharada de aceite de oliva y una cápsula de vitamina E, y ya puedes aplicarla en el rostro durante unos 20 minutos.

Cuando haya pasado este tiempo debes retirar la mascarilla utilizando agua tibia hasta que veas que tu piel queda completamente limpia. Los resultados son espectaculares.

El poder hidratante y regenerador de las semillas de uva es tal que incluso puedes partir en dos algunas uvas y frotarlas suavemente por tu cara.

Si por el contrario adquieres un aceite de semillas de uva ya procesado, únicamente tendrás que aplicar entre 5 o 10 gotas del mismo en la crema hidratante que utilices habitualmente y aplicarla todas las noches con unos masajes suaves en el rostro. Puedes mantenerla durante toda la noche.

 

Las uvas no solo los principales ingredientes para la preparación del vino y una fruta nutritiva que debe estar incluida en cualquier dieta sana y equilibrada, también es un elemento cada vez más utilizado en la cosmética natural por las impresionantes propiedades de la semilla de uva en la piel, uno de los mejores tratamientos para combatir el envejecimiento.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 44717 veces

Comenta