“0 Puntos Parker”, el vino del que todo el mundo habla

Miércoles 14 de Octubre de 2020

Compártelo

Leído › 48962 veces

Con un provocativo 'naming', el sumiller y CEO de Winy Fog, Enrique López, nos presenta su nuevo vino hecho con todo el respeto y dentro de un concepto global de fomentar el consumo para todos los públicos, y que a nadie al que le guste el vino deje de beberlo por ninguna excusa

Un sumiller que bromea con una de esas puntuaciones que muchos usan como referencia y se pone cero puntos... Cuéntanos cómo surge la idea.

Hay una frase que los sumilleres estamos muy cansados de escuchar: "me gusta el vino, pero no lo bebo porque no entiendo". Considero que esta frase es el gran enemigo de bodegueros y profesionales para la venta de vino, y hay que acabar con ella.

Al final, el vino es algo mágico y natural, se hace solo. Por supuesto la mano del hombre y sus conocimientos producen algo de muchísima más calidad que lo que sería el mosto de uva fermentado en bruto. El hombre, la ciencia y la tecnología perfeccionan lo que la naturaleza le regala. Pero el vino es eso, un maravilloso regalo de la naturaleza.

Y algo tan natural y mágico y que, además, está exquisito, lo hemos tecnificado demasiado. Hemos "tensionado" el consumo del vino, con complejidades que, si bien están presentes (y esa complejidad es fantástica), no son necesarias para el mero disfrute del producto, que es lo más importante en el vino: disfrutarlo.

Partiendo de este pensamiento surgió la idea de hacer un vino desenfadado, simpático y sin más pretensión que dejar un buen recuerdo del momento en que se consume.

En España se bebe poco vino y se suele decir que es porque es un mundo un poco serio al que la gente le tiene miedo y se acaba pidiendo una cerveza. ¿Tu vino se apunta a acabar con esta idea?

Exacto, como te comentaba anteriormente, la complejidad del vino (que insisto, la tiene y es uno de sus múltiples encantos) no puede estar por encima del deleite que produce su consumo.

Mencionas la cerveza pero en realidad la gran mayoría de los bebedores de cerveza tampoco saben como se hace, ni que aromas tiene, ni los tipos de elaboración, ni los componentes... La beben porque les gusta. Eso tenemos que conseguir con el vino: ¿Te gusta? Sí. Pues bébelo y disfruta, porque estás bebiendo magia, historia y tradición.

Como sumiller, ¿cómo presentarías "Cero puntos Parker"?

Yo creo que la definición de este vino se encuentra en la contraetiqueta, donde expreso que me gusta el vino "con toda su complejidad, sí. Pero con toda su sencillez, sin palabrejas ni posturitas, con su naturalidad y su poder de seducción... en ese plan, no solo me gusta: me enamora.

Con mi mujer, con mi familia, con mis amigos. En bodega, en casa o en al bar de Roberto. En las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida. Porque hoy es hoy. Porque está buenísimo. Y Punto. Incluso cero."

¿Basta de hablar de taninos, redondeces en boca y retrogustos?

¡No! No rotundo. Todos los elementos, variedades, complejidades, aromas, tonalidades... ¡Todo eso es fascinante! Y no podemos perderlo a nivel profesional, forma parte de lo maravilloso de la profesión. Pero al público en general, al consumidor aficionado al vino no podemos marearlo con estos conceptos y este lenguaje, pues muchas veces se pierde y la consecuencia es lo que hemos comentado: se bebe menos vino porque se asocia a un ámbito exclusivo de expertos capacitados.

Si Parker catara tu vino, ¿cuántos puntos crees que le pondría?

Pues no sé... Yo creo que diría... "este vino está buenísimo. Y punto. Incluso cero".

Te miran raro desde las bodegas o el sector o hay más humor del que parece?

La aceptación de la marca ha sido buenísima en el sector, aunque siempre haya alguien que pueda discrepar y eso es también bueno.

Al final, una bodega, una tienda de vinos, un restaurante... no dejan de ser negocios que tienen que vender para obtener rentabilidad, y pienso que la línea de todo el sector va muy encaminada en el concepto de Cero Puntos Parker; simplificar el consumo de vino y beberlo por el placer que produce.

Leo que has trabajado en Makro ocupándote de los vinos. ¿Sigue habiendo en el sector ciertos reparos al "vino de supermercado"?

Bueno, en supermercados puedes encontrar también muy buenos vinos. Pienso que lo que puede faltarles es la figura de un asesor de la sección. En todo supermercado hay un charcutero, un carnicero, un pescadero... pero generalmente nadie que te ayude a elegir un vino.

En este sentido, precisamente Makro ha marcado la línea que a mí me parece ideal y que podrían imitar el resto de grandes superficies. Cada centro de Makro tiene una bodega dirigida por un sumiller con formación encargado exclusivamente de la venta del vino y del asesoramiento de sus clientes, además de preocuparse de la perfecta conservación del producto y la gestión del stock. Y así, siempre es mucho más fácil la compra para el cliente.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 48962 veces

Comenta