Cómo abrir de forma correcta una botella de vino paso a paso

Martes 06 de Octubre de 2015

Leído › 10056 Veces

Puede parecernos que es algo trivial o muy sencillo, pero abrir una botella de vino correctamente tiene su técnica y te la explicamos en este artículo

Abrir una botella de vino es una acción sencilla que si se lleva a cabo con delicadeza mejora la experiencia de beber y compartir un buen vino. En general todos los vinos con tapón de corcho o sintéticos se abren igual, salvo los espumoso, sin embargo, a mayor edad del vino (crianza, reserva ...) tendremos que presentar mucho más cuidado.

Para abrir un vino blanco o rosado lo haremos dentro una cubitera con agua y hielo. En cuanto a los vinos espumos, Cava o Champagne, recomendamos la lectura de este artículo específico para estos tipos de vinos.

Para abrir una botella se pueden emplear diversos instrumentos, siendo el más usado y habitual el sacacorchos. El sacacorchos se inventó en el siglo XVII cuando se empezaron a tapar las primeras botellas con corchos. Se utilizaba un instrumento en espiral inspirado en un “quitabalas” de fusil.

CÓMO ABRIR EL VINO

1- Prepara el material

Antes de comenzar, asegúrate de disponer de todo el material necesario para la apertura: cuchillo pequeño bien afilado o cortacápsulas, sacacorchos u otro utensilio de extracción, una servilleta limpia o papel absorvente, una copa auxiliar, un decantador, y una cubitera con agua y hielo para los blancos y rosados.

2- Observar si presenta poso

En el momento de descorcharla la botella debe haber reposado algo de tiempo con el fin de templarla y que los sedimentos se vayan al fondo. Antes de abrir el vino hay que observar si presenta posos (sedimentos), en cuyo caso deberemos tener a mano un decantador. Es mejor no mover mucho la botella para que en el caso de que haya posos estos no se revuelvan. Debemos abrir la botella, siempre que sea posible, encima de la mesa en posición vertical.

3- Cortar y retirar la cápsula

En primer lugar se retira la cápsula exterior de aluminio (en vinos antiguos puede ser de plomo o presentar lacre que hay que romper). Para cortar la cápsula se puede usar un cuchillo pequeño o un práctico cortacápsulas. Es importante cortar la cápsula por debajo del cuello

4- Limpiar el cuello

Una vez cortada, como norma general se retira entera para evitar el contacto del vino con el metal. Una vez retirada la cápsula, se limpia el cuello y la boca de la botella con un paño limpio o un papel absorbente.

5- Introduzca el sacacorchos

Existen muchos utensilios para la extracción del tapón, utilizaremos en este caso el más habitual: el sacacorchos. Introduciremos el tirabuzón del sacacorchos justo por el centro del corcho y métalo hasta el fondo girando el sacacorchos (no la botella), manteniéndolo recto, pero sin llegar a atravesarlo por el otro lado, para evitar que caigan residuos en el vino. Por último extraiga poco a poco y suavemente el corcho del cuello de la botella, girando el mismo, si fuera necesario (pero recuerde, no cambiar la dirección del giro del sacacorchos o podría romperse el tapón).

6- Limpie y retire la suciedad

El último paso antes de comenzar el servicio del vino, sería la limpieza. Con un trapo limpio, limpiamos la boca abierta de la botella, para quitar posibles restos de corcho o de cualquier otro tipo de pequeña suciedad que haya en la boca y en la parte interior del cuello de la botella. También, se suele verter una pequeña cantidad de contenido, en una copa auxiliar (que no utiliza nadie para beber), para "expulsar" posibles briznas de corte que hayan podido caer al descorchar la botella.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta