10 elementos indispensables para sentirte un verdadero sumiller desde casa

Mariana Gil Juncal

Jueves 12 de Noviembre de 2020

Compártelo

Leído › 5889 veces

Cada vez hay más accesorios para potenciar el disfrute del vino. ¿Son todos necesarios? ¿Cuáles son indispensables? Con este top 10, les aseguramos que el vino estará más que agradecido.

Copas para vino (tranquilo)

Para empezar, todo vino tranquilo, es aquél que no tiene burbujas. Y para que el disfrute del vino se multiplique, la copa es la aliada indispensable. ¿Por qué? Porque la calidad y el tamaño de la copa van a modificar nuestra percepción del vino. Sí, cambia la copa y cambia el vino. Aunque muchos sean escépticos a esta premisa aseguro que tener una copa (ideal de cristal) nos garantizará que cada vino que descorchemos nos muestre su mejor rostro. Claro, que hay distintos tamaños y estilos. Y desde ya que no hace falta tener un arsenal de copas para servir cada una de las variedades o denominaciones que vayamos a beber. Una copa de amplio cáliz -que se apenas se cierre en la parte superior- será la compañía ideal para que los vinos despierten sus aromas y cuando lleguen a la boca desfilen con todos sus atributos.

Copa para espumante o espumoso

Cuando tenemos burbujas en el vino, vamos a necesitar otro tipo de copa. Pero atención, que la clásica copa flauta o tulipa ya no es la copa elegida para que las burbujas nos refresquen el paladar. Idealmente podemos tener el modelo de copa con cáliz semi triangular que por un lado, multiplica los aromas sutiles que suelen tener este estilo de vino (al tener un cáliz más amplio, sentiremos más aromas que en las copas clásicas) y, por otro lado, al besar la copa sentiremos el vino más fresco, ya que al entrar a nuestra boca desde una copa más amplia nos inundará en un instante de frescura el paladar.

Cristal

Servilleta blanca o paño, con la cual el sumiller realiza el servicio del vino. No es necesario tenerla en casa, ya que no serviremos el vino a amigos o familia simulando una situación de restaurante con estrellas Michelin. Pero podemos tenerlo siempre a mano, para servir el vino de la forma más prolija. Para los que les parezca demasiado andar en casa con la botella en una mano y la servilleta de servicio en la otra, propongo reemplazar el cristal por un paño de lino o microfibra para fajinar las copas después del lavado. ¿Qué es fajinar? Es repasar las copas para dejarlas limpias, brillantes y relucientes.

Drop stop

Foto: Koala

También llamados corta gotas. Estos discos se enrollan y se colocan en la boca de la botella para, como su nombre lo indica, cortar la gota (y obviamente evitar el goteo) en el momento de servir el vino. Son súper útiles justamente porque nos facilitan servir sin manchar ni desperdiciar vino y, además, evitaremos hacer movimientos extraños girando la botella para intentar que ninguna gota arruine manteles. Además, después de usarlos podemos lavarlos, guardarlos y volver a reutilizarlos. También existen modalidades de plástico o acero, que simplemente se introducen en la boca de la botella con el mismo fin.

Frappera o cubitera

Foto: Koala

Imprescindible para que todos nuestros vinos se mantengan a la temperatura indicada mientras los tenemos en la mesa. Porque muchas veces se recomienda guardar los vinos en el lugar más fresco que tengamos y también se habla una y otra vez de la temperatura de servicio. Pero poco se dice de que tenemos que cuidar y mantener esa temperatura desde la primera hasta la última gota de cada botella. Por eso, una vez abierto el vino tengamos en la mesa una frappera con hielo y agua (para blancos, rosados, espumosos y tardíos durante todo el año) y, en el caso de los tintos, cuando hace calor, también es super recomendable mantenerlos bien fresquitos.

Sacacorchos (de dos tiempos)

Foto: Koala

Los tenemos que tener siempre en la cartera de la dama o en el bolsillo del caballero, ya que es la herramienta básica de todo sumiller y de todo amante del vino que quiera estar siempre listo para el descorche. El modelo de sacacorchos profesional, consta de una espiral metálica en tornillo sin fin unida a un mango, que incluye una pequeña hoja de navaja para cortar la cápsula que rodea el cuello de la botella. Es el sacacorchos más económico, simple y más fácil de usar aunque no por ello debemos renunciar al diseño, como los fascinantes modelos que ofrece la empresa especializada en accesorios Koala, de la que recomendamos una ineludible visita por su increíble catálogo.

Sacacorchos de láminas

Claro que si tenemos algún vino añejo con un corcho que quizá ya presente algún signo de sequía o deshidratación, el querido sacacorchos de dos tiempos romperá el alcornoque y no logrará una extracción exitosa. Por eso, para abrir ese tipo de vinos es necesario tener un sacacorchos de láminas. Esta pinza-sacacorchos se tiene que introducir en el pico de la botella realizando suaves movimientos de lado a lado. Así, las láminas o pinzas quedarán sujetando el corcho por completo. Y, una vez que hace tope recorreremos el camino inverso girando suavemente el sacacorchos hacia arriba.

Tapón para espumante

Foto: Koala

Solo es necesario si no bebemos todo el vino al abrir la botella. Este tapón hermético nos garantiza la presencia de la burbuja dentro del vino por varios días y la conservación de la frescura que todos queremos sentir cuando elegimos descorchar este estilo de vinos. ¡Importante! Una vez tapado el espumoso debe conservarse dentro de la nevera ya que el frío será nuestro gran conservante del vino.

Tapón para vino

Foto: Koala

Será el amigo ideal para tapar botellas abiertas que, originalmente, tengan tapones sintéticos (ya que son prácticamente imposibles de volver a insertar dentro del pico de la botella) o para cualquier otro vino que nos haya quedado en casa. Al ser impermeables nos garantizarán que el oxígeno no entrará dentro de nuestra botella. Y así la vida del vino, una vez abierta, se podrá extender durante varios días.

Coravin

Foto: Coravin

Si no vamos a bebernos todo el vino de la botella y no queremos que entre aire y se estropee, no podemos dejar de recomendar el que, hoy por hoy, es el mejor producto del mercado para conservar el vino abierto, se trata de Coravin, un sistema de preservación de la botella para aquellos amantes del vino que les gusta probar muchas vinos diferentes sin tener que esperar a acabar la botella, o simplemente para aquellas botellas que no se han terminado. Además esta firma dispone de varios modelos, desde el más sencillo para uso domestico hasta los más avanzados para uso profesional.

Mariana Gil Juncal
Licenciada en comunicación social, periodista y sumiller.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5889 veces

Comenta