10 mitos del Jerez

Luis Expósito García

Jueves 19 de Mayo de 2016

Leído › 7392 Veces

Diez mitos acerca de los Jereces que te ayudarán a comprender mejor estos vinos

vinos de jerez

En el interminable mundo de estilos de vino diferentes existentes en el mercado pocos son tan memorables por su alta calidad, su versatilidad con los alimentos y por el placer que dan, como los vinos de Jerez.

Sin embargo, existe una clara separación entre la realidad del vino de Jerez y cómo es percibido por el consumidor. Son muchos los que tienen vagos conceptos sobre estos vinos, o directamente no entienden nada sobre ellos. Esperamos que los siguientes diez mitos acerca de los Jereces ayuden a arrojar un poco de luz sobre estos vinos.

1. Es dulce

Esta es probablemente la mayor mentira acerca del Jerez. Al contrario de lo que pensamos, muchos productores de Jerez están muy agradecidos al estilo dulce de estos vinos, que ha constituido una parte muy importante en la industria del Jerez durante siglos y ha originado cuando menos un nivel de concienciación de marca/producto entre los clientes de todo el mundo.

No obstante, este estilo sólo constituye una pequeña parte de lo que el Jerez puede ofrecer. De hecho, existen 13 estilos básicos de Jerez y la mayoría de ellos son secos, ofreciendo un mundo de posibilidades gastronómicas y placenteras bebidas.

2. Es para personas mayores

Esta es otra idea errónea asociada a percibir la popularidad de los estilos dulces del Jerez en las personas mayores. De hecho, mucha gente joven disfruta del Jerez en España, en Reino Unido, en Japón entre otros lugares donde su consumo está muy extendido.

El Consejo Regulador del Jerez se ha esforzado mucho en captar a bebedores jóvenes, resaltando su versatilidad, potencial gastronómico y los diferentes lugares del mundo en el que puede disfrutarse.

3. Está desapareciendo

Es cierto que las ventas de Jerez han bajado en los últimos 15 años (una bajada que está moderándose actualmente), aunque es importante destacar que está causada principalmente por la caída en el consumo de los Jereces básicos. Por el contrario, las ventas de Jerez de calidad han presenciado un renacimiento desde hace varios años, sacando partido a una tendencia comercial que ha afectado a la mayoría de categorías de bebidas.

No obstante, todavía queda mucho trabajo por hacer para convencer a los jóvenes consumidores de que el Jerez es un vino recomendado para cualquier ocasión.

4. Tiene mucho alcohol

Existe mucha confusión generalmente acerca de los niveles de alcohol en las bebidas, pero particularmente con los vinos fortificados, ya que muchas personas los confunden con las bebidas destiladas y creen que estos vinos tienen entre 30 o 40 grados de alcohol. Nada más lejos de la realidad. El Jerez es mucho más asequible, puesto que los estilos más ligeros, como el fino, tienen un nivel de alcohol similar al de muchos vinos tranquilos.

Cualquiera que crea que el Jerez es una bebida que te deja fuera de combate sólo necesita probar un fresco, refrescante y revitalizador fino o manzanilla para darse cuenta de lo equivocado que está.

5. Difícil maridaje

Totalmente falso. Del mismo modo que el Jerez tiene una menor tasa de alcohol de lo que se cree, también se ignora su enorme potencial gastronómico.

El gran rango de estilos de Jerez ofrece un mundo de posibilidades independientemente del plato con el que estés.

En la actualidad se está promoviendo enormemente el potencial de maridaje del Jerez, siendo de hecho uno de los puntos de venta clave en su estrategia de marketing.

6. Si no te gusta un Jerez, no te gusta ninguno

Cuando te das cuenta de que existen 13 tipos distintos de vinos de Jerez, además de una amplia gama de sub-estilos y de elaboraciones diferentes en función de cada productor; compruebas que hay mucho donde elegir.

Cada uno de estos estilos tiene su naturaleza distintiva y el catálogo completo de Jerez cubre un amplio rango de sabores. La mejor manera de descubrir la enorme variedad es maridarlo con diferentes alimentos.

7. Las botellas de Jerez abiertas duran para siempre

Seguramente algunos han guardado una botella abierta de fino u oloroso en el mueble bar olvidada y cuando vuelven a sacarla un año más tarde descubren que ya ha perdido casi todas sus características.

Los estilos fino y manzanilla de Jerez no aguantan mucho. Para disfrutarlos al máximo, guárdalos en la nevera y consúmelos en una semana, como mucho. Los estilos más envejecidos de Jerez pueden aguantar 1 o 2 meses después de abiertos.

8. La manzanilla es salada debido a la brisa marina

Para nada cierto. De hecho esto tiene más que ver con la flor (esa capa de levadura que se crea en la parte superior del Jerez envejecido y le otorga sus aromas especiales).

Debido a las condiciones climáticas favorables cerca de la costa, la flor en los barriles de Jerez fino de Sanlucar es más densa que en el resto del "Marco de Jerez", lo que contribuye a una mayor calidad salina en los vinos manzanilla.

9. Tiene solo una denominación de origen (DO)

De hecho, tiene tres:

DO Jerez-Xérès-Sherry
DO Manzanilla Sanlúcar de Barrameda.
DO Vinagre de Jerez.

10. Es difícil de encontrar

No es verdad, ya que el interés por esta categoría está creciendo. Una nueva generación de amantes del vino curiosos están empezando a encontrar un hueco para el Jerez.

Hay muy pocos vinos que ofrezcan esa maduración y complejidad por ese precio. En líneas generales, el Jerez ofrece este extraordinario valor y con la calidad como objetivo, un frío fino que cuesta alrededor de 6 euros por botella se convierte en un punto de partida excelente.

Luis Expósito García
Profesor y escritor
¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta