Vino peleón: qué es y cuáles son sus características

Vilma Delgado

Compártelo

Leído › 4180 veces

¿A quién no le gusta disfrutar con un buen vino? El vino nos ofrece una experiencia sensorial completa: matices aromáticos, sabores que despiertan el paladar y texturas agradables hacen del vino una de las bebidas más apreciadas en la historia de la humanidad. El problema se encuentra cuando nos sirven o compramos un vino peleón. 

El calificativo peleón se aplica a vinos de baja calidad y normalmente baratos. Esto no quiere decir que todos los vinos económicos sean peleones. Te explicamos qué es un vino peleón y cómo reconocerlo. 

Qué es el vino peleón

Un vino peleón es un vino normalmente joven, que se presenta desequilibrado en nariz y en boca. No tiene matices, huele ácido o muy fuerte. En cuanto al sabor, resulta demasiado alcohólico o agresivo. Se trata de un vino “sucio”. 

El término peleón, acuñado en España, se refiere, por tanto, a vinos malos, que suelen utilizarse (equivocadamente) para cocinar, hacer sangrías y tintos de verano. 

Nuestra recomendación es que evites a toda costa el vino peleón, ya sea para beber o para preparar elaboraciones.

No en vano, a este vino se le conoce también como vino cabezón. Este sobrenombre se debe a que suele tener una alta concentración aditivos, legales y permitidos por la UE, pero que provocan dolor de cabeza y sensación de resaca, aunque el consumo sea moderado. Existen más de un centenar de aditivos permitidos en el vino y, aunque la actual tendencia es no usarlos, en estos tipos de vinos, con la finalidad de camuflar defectos, suelen emplearse en demasía. Puedes consultar la lista de aditivos legales en el vino en este link.

¿Por qué un vino es peleón?

Existen varias causas principales que hacen que un vino salga peleón, aunque se pueden resumir en una calidad inferior de las uvas y en procesos de manipulación y elaboración erróneos.

Afortunadamente, las bodegas cuentan con cada vez más controles de calidad y mejores procesos. Por eso, es más difícil encontrarnos vinos peleones. Los factores que influyen en que el vino sea peleón son:

  • Uva de mala calidad.
  • Mal cultivo.
  • Almacenamiento defectuoso de las uvas.
  • Falta de higiene o mala limpieza de las uvas.
  • Manipulación incorrecta de la materia prima.
  • Métodos de elaboración del vino agresivos.

Diferencias entre peleón y vino defectuoso

Es importante diferenciar entre vino peleón y vino defectuoso. Un vino se puede estropear por diferentes motivos: mala conservación, problemas con el corcho o por oxidación. Pero esto no quiere decir que el vino sea malo en origen, simplemente se ha puesto malo. 

El peleón es un vino de mala calidad, no defectuoso o estropeado.

Cuándo se considera peleón a un vino

Si te estás iniciando en el mundo del vino o en el de la cata, es probable que te surjan muchas dudas sobre la calidad de los vinos que pruebas. Las características organolépticas del vino pueden darte muchas pistas sobre si un vino es o no peleón. 

Independientemente de tus gustos, te tranquilizará saber que es fácil distinguir un vino peleón, simplemente porque ni huele ni sabe bien. 

El vino peleón en nariz

El perfil aromático del vino es igual de importante que su sabor para definir su carácter. Los aromas del vino son primarios, secundarios y terciarios. Es decir, en una cata disfrutaremos descubriendo los diferentes matices aromáticos del vino. 

Se reconoce rápidamente en nariz por dos motivos:

Carece de matices

Olvídate de reconocer distintos aromas en un vino peleón. Una característica muy definitoria es que el peleón huele a fruta podrida. Aparecen también otros olores desagradables, ácidos y demasiado intensos.  

Intensidad alcohólica

Es un vino desequilibrado en todos los aspectos. Su alto contenido alcohólico hace que huela fuerte a alcohol y provoque sensaciones desagradables en la nariz, como picor o irritación. 

El vino peleón en boca

Si en nariz es malo, en boca no mejora. El peleón es un vino con una acidez muy marcada, que resulta punzante al beberlo. 

El regusto, aunque sea ligero, a fruta podrida, también es una característica del vino peleón. 

Además, la concentración alcohólica hace que sean vinos duros de beber, recios, amargos y desagradables.  

¿Todos los vinos jóvenes son peleones? 

Absolutamente no. Hay vinos jóvenes excelentes. Es cierto que la mayoría de los peleones son jóvenes porque las bodegas destinan a barrica sus mejores mostos. Pero no hay que confundir vino joven con peleón. 

¿Todos los vinos baratos son peleones?

No. Existen vinos muy económicos con altas puntuaciones de cata en las mejores guías. No siempre la calidad está reñida con el precio. Eso sí, es difícil encontrar un vino caro que sea peleón.

¿Qué hago con un vino peleón?

Hay quien piensa que el vino peleón puede servir para preparar combinados o para cocinar con él. Nosotros te recomendamos que lo deseches. Mejor lamentarse por unos euros perdidos que beber un vino de mala calidad y con una alta concentración de histaminas que te provocará dolor de cabeza.

 

Seguro que con estos consejos sabrás distinguir perfectamente entre un vino peleón y uno que no lo es. Como ves, no es cuestión de precio, de variedad de uva o de añada. Un vino será pelón si no es de calidad. 

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4180 veces

Comenta