La Candelaria, el relevo histórico en la elaboración de vino

Bodega La Candelaria ha sabido preservar y a su vez cambiar la elaboración de vino en la localidad conquense de Casas de los Pinos. Avanzar mirando al pasado, sin olvidar sus raíces

David Manso

Viernes 05 de Julio de 2024

Compártelo

Leído › 3484 veces

La Candelaria, vinos de terroir que expresan la esencia de Cuenca
La Candelaria, vinos de terroir que expresan la esencia de Cuenca

Dice un refrán que "por mucho trigo no es mal año". Esta frase hace referencia a una actitud positiva ante un excedente, a que la abundancia de cosas útiles no causa perjuicio alguno. En ese excedente, solo que en el caso que nos trae no fue de trigo sino de uva, reside el origen de La Candelaria. Fundada por la familia Girón Ruiz a finales del S XIX su principal actividad era la de abastecer a la propia población de Casas de los Pinos y a los pueblos limítrofes. Su expansión y crecimiento la lleva a incorporar nuevos socios a finales del S. XX (1977) consolidándola como empresa, una  bodega integrada por todo un pueblo, La Candelaria Bodega y Viñedos.

La tradición por elaborar vino en Casas de los Pinos viene de lejos. Ya en el S. XVII se producía vino de manera artesanal en pequeñas bodegas familiares para consumo doméstico. Con la llegada de La Candelaria no solo se mantiene esa tradición sino que se produce un notorio cambio. Inicialmente se trabajan volúmenes, el vino a granel, que hoy continúa como principal actividad, da paso una nueva línea de producción. En 2003 ponen en el mercado su primera botella, y cuatro años después exportan sus vinos a distintos países de Europa, América y Asia. Hoy embotellan y comercializan un total de 50 mil botellas al año.

Para La Candelaria el viñedo es el origen, el principio de partida para elaborar vinos de calidad. Sus viñedos cuentan con unos suelos muy propicios para el cultivo de la vid. "Somos unos privilegiados al poder cultivar en este tipo de terreno" me comenta José Raimundo Mariscal, enólogo de la bodega. Con un total de 700 ha. cultivadas en estricto secano, la mitad de ellas en vaso y la otra en espaldera, sus suelos principalmente de cantos rodados y bajos en caliza proporcionan frescura y mineralidad a sus vinos. Como la gran mayoría de bodegas conquenses su principal variedad cultivada es la Bobal que acompañan con otras autóctonas blancas como Airén y Viura (Macabeo), y tintas autóctonas como Tempranillo (Cencibel), Monastrell, y la escasa Moravia Agria. Sus viñas viejas, el estricto secano y las condiciones climatológicas actuales les llevan a obtener bajos rendimientos, unos 3.000 kg por ha, que hará que sus vinos tengan una alta concentración. Actualmente comercializan dos blancos, Cubo Viura y Senda Airén, un rosado, Cubo Rosé de la variedadBobal, y cuatro tintos de guarda, dos Tempranillos y dos Bobales, que perfilan en barricas de roble francés y americano con diferentes tostados. De entre las elaboraciones en tintos sale Senda 2018 Tempranillo ganador del tercer premio en la categoría de vinos de más de 3 años en la XXX Edición del Concurso de Vinos de la Diputación de Cuenca. Su inquietud y apuesta por la innovación les está llevando a desarrollar nuevas elaboraciones, actualmente trabajan en un tinto joven de la variedad Moravia Agria.

El Senda 2018 Tempranillo de La Candelaria, un vino premiado que rinde homenaje a las raíces

Su vino ganador, Senda 2018 Tempranillo es un varietal procedente de viñas viejas de pie franco con una media de 50 años. Un vino de color cereza, cubierto de capa, con aromas a fruta negra madura, notas especiadas, vainilla, café. En boca es carnoso, tánico, equilibrado, redondo, su paso por barrica le aporta complejidad y elegancia sin enmascarar en ningún momento la fruta y la propia personalidad del vino. José Raimundo señala que "con esta elaboración quisimos homenajear esos formatos elaborados en el S XVII, esa tipología de vinos, los tempranillos compactos, estructurados, en definitiva mostrar nuestras raíces"

Una bodega que ha heredado la tradición por elaborar vinos en Casas de los Pinos, un relevo que han sabido tomar y que han llevado más allá innovando tanto con la incorporación de nuevos sistemas productivos como de productos embotellados de calidad. A avanzar sin renunciar a sus raíces.

David Manso
Licenciado en Marketing y apasionado del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3484 veces