El vino del Etna, una de las DOC más antiguas de Italia

Ana Gómez

Compártelo

Leído › 2028 veces

La DOC Etna es una Denominación de Origen de Italia que abarca parte de 20 municipios situados en las inmediaciones del volcán activo más alto de Europa, al norte de Catania. La zona del Etna se define como "una isla dentro de otra isla" debido a sus peculiaridades climáticas y del suelo que difieren de todo el resto de la región siciliana. Estas condiciones hacen que los vinos adquieran unas características muy peculiares.

La DOC Etna, es una de las más antiguas de Italia y la primera DOC siciliana reconocida. Para catalogarlas con esta denominación, las vides deben encontrarse en la provincia de Catania; más en detalle en la tierra de los municipios de Biancavilia, S. Maria di Licodia, Paternò, Belpasso, Nicolosi, Pedara, Trecastagni, Viagrande, Aci S. Antonio, Acireale, S. Venerina, Giarre, Mascali, Zafferana, Milo, S. Alfio, Piedimonte, Linguaglossa, Castiglione y Randazzo.

Región del Etna. Foto: Wikipedia

Un poco de historia...

La historia de este vino se remonta al año 729 a.C, en la época de la colonización griega del este de Sicilia.

Se han descubierto restos que se remontan a la época de los fenicios, por lo que parece ser que el cultivo de la vid existía antes de la época griega.

Los griegos fueron los pioneros en introducir la poda y el injerto de variedades de uva originales de su país.

Posteriormente, los romanos convirtieron al vino en uno de los productos más apreciados e importantes de su Imperio.

En la Edad Media, hasta la dominación de los árabes en Sicilia, la producción del vino sufrió un periodo de crisis. Con los Borbones el vino siciliano volvió a estar en auge, y en el siglo XVIII se crearon las grandes bodegas sicilianas.

Desde aquella época se han ido cultivando viñedos y produciendo vino en la zona, tal es así que a finales del siglo XIX la provincia de Catania ya era la zona más cultivada de Sicilia. Hasta la época de la filoxera, la producción en esta zona fue muy alta.

A raíz de la plaga de la filoxera, fueron surgiendo nuevos viñedos, nuevas empresas y aumentó la profesionalidad del sector de esta zona obteniendo un reconocimiento tanto nacional como a nivel internacional.

¿Cuáles son las variedades autóctonas de la DOC Etna?

Las cepas autóctonas más conocidas de uva blanca son el Caricante, Cataratto y Minnella. Las cepas autóctonas más conocidas de uvas tintas son el Nerello Mascalese y Nerello Cappuccio

¿A qué altitud se producen estos vinos?

La altitud a la que se producen la mayoría de los vinos DOC Etna es entre los 300 y 900 metros, ya que climatológicamente son las más adecuadas para la elaboración del vino. También existen algunas zonas en las que se produce vino a 1100 metros.

El Etna, el volcán de las mil caras

El Etna es un volcán activo, Patrimonio de la Humanidad. El territorio es de lo más fértil, con un paisaje variable, ya que tiene laderas tanto desérticas como llenas de vegetación.

Merece la pena hacer una ruta por el Etna ya que es una encrucijada de fragancias, colores, cultura y sabores. Sin olvidar la ruta del vino, algo que merece mucho la pena ver, quizá de lo que más nos pueda impactar.

Dar un paseo entre los castaños milenarios y los antiguos viñedos no tiene desperdicio. Se puede observar la pasión de los montañeses por conservar este territorio. Un pueblo paciente y trabajador, que no se rinde ante la destrucción del volcán, sino que encuentra la fuerza para salir siempre adelante.

El paisaje urbano del Etna es patrimonio cultural,  las iglesias de piedra de lava, los castillos, las torres y las antiguas fortalezas lo atestiguan. Los viñedos se sitúan a 400 metros sobre el nivel del mar y están expuestos a condiciones extremas.

Hay una gran variación de temperatura del día a la noches, con días que rondan los 30 grados y noches frías. Además los viñedos están expuestos a constantes variaciones climáticas como la lluvia, la nieve o el granizo.

A menudo, debido al suelo de lava, los viñedos están llenos de arena del Etna, pero estas son condiciones que hacen que la tierra sea rica en minerales. Los viñedos de los que proceden estos vinos son preciosos porque combinan el sol más caliente con el viento más fuerte, la vegetación floreciente con la sequía más despiadada.

Sin lugar a duda, una ruta enoturística por la DOC del Etna es un imprescindible para todo amante del vino.

Ana Gómez
Licenciada en bioquímica, sommelier y MBA en Marketing digital.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2028 veces

Comenta