La lucha contra la enfermedad de la Yesca: claves para proteger el viñedo

Estrategias de prevención y control efectivas para combatir las enfermedades de la madera de la vid

Roberto Beiro

Compártelo

Leído › 21925 veces

En los últimos treinta años, la enfermedad de la Yesca y otras enfermedades de la madera de la vid han causado estragos en la industria vitivinícola. Estas enfermedades son especialmente preocupantes debido a que los patógenos responsables atacan los órganos permanentes de las plantas, provocando su muerte tarde o temprano. La sustitución de plantas muertas representa un coste económico estimado en 1.500 millones de dólares al año. Para proteger la sostenibilidad de las reservas de vino y la industria en general, es fundamental adoptar buenas prácticas de poda y sistemas de formación adecuados.

La enfermedad de la Yesca es una de las principales y más destructivas enfermedades de la madera de la vid, afectando a viñedos en todo el mundo. Esta enfermedad fúngica, causada principalmente por los hongos Phaeomoniella chlamydospora y Phaeoacremonium minimum, pone en peligro la sostenibilidad de las reservas de vino y la industria vitivinícola en general. En esta introducción, abordaremos qué es la enfermedad de la Yesca, su origen, la peligrosidad que representa y cómo reconocerla en los viñedos.

La enfermedad de la Yesca se origina cuando los hongos patógenos penetran en el tejido de la vid a través de heridas, especialmente las producidas durante la poda. Factores como la elección incorrecta del sistema de formación, la distancia inadecuada entre plantas y condiciones climáticas favorables pueden contribuir al desarrollo y propagación de la enfermedad.

La peligrosidad de la enfermedad de la Yesca radica en su capacidad para infectar los órganos permanentes de las plantas, como el tronco y las raíces, debilitando la estructura y función de la vid. Esto puede llevar a una disminución en la producción y calidad del vino, y en casos severos, provocar la muerte de la planta. Además, una vez que las plantas adultas están infectadas, las que se replantan para sustituirlas también pueden ser atacadas, lo que agrava la situación y aumenta los costes económicos para los productores.

Reconocer la enfermedad de la Yesca en los viñedos es fundamental para implementar medidas de prevención y control adecuadas. Algunos de los síntomas visibles incluyen la aparición de hojas amarillentas o rojizas en los racimos, marchitamiento de los brotes y la presencia de manchas negras o marrones en el tronco. Además, las plantas infectadas pueden mostrar síntomas de estrés hídrico, incluso en condiciones de humedad adecuada.

Causas del desarrollo de la enfermedad de Yesca

Existen varios factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad de Yesca, que incluyen:

  • Factores climáticos: Cambios en el clima, como la variabilidad en las precipitaciones y las temperaturas, pueden crear condiciones favorables para el desarrollo y propagación de la enfermedad.
  • Prácticas incorrectas de poda: La poda inadecuada o incorrecta puede generar heridas en las plantas que facilitan la entrada de patógenos.
  • Uso de tijeras de podar eléctricas: El uso de tijeras eléctricas de podar puede aumentar el riesgo de infección, ya que pueden causar heridas más grandes y menos limpias en comparación con las tijeras manuales.
  • Elección incorrecta del sistema de formación: La elección de un sistema de formación inapropiado puede incrementar la susceptibilidad de las plantas a la enfermedad.
  • Distancia incorrecta entre plantas entre hileras: Una distancia inadecuada entre las plantas puede favorecer la propagación de patógenos y reducir la capacidad de las plantas para resistir infecciones.

Prevención y reducción del impacto de la enfermedad de Yesca

Para prevenir y/o reducir el impacto de la enfermedad de Yesca en las vides, se recomienda lo siguiente:

  • Evitar la concentración de heridas de poda: Por ejemplo, se debe evitar el uso de cabezas de sauce en el sistema de formación Guyot, ya que aumenta la susceptibilidad a infecciones.
  • Dejar que los puntos vegetativos del cordón de pulgares se alarguen: En lugar de eliminar los pulgares, permita que se alarguen, lo que puede reducir el riesgo de infección.
  • Evitar el uso de tijeras eléctricas de podar: Optar por tijeras manuales en lugar de eléctricas puede disminuir el riesgo de infección al causar heridas más limpias y pequeñas.
  • Replantear la distancia de plantación en la hilera: Aumentar la distancia entre plantas en la hilera permitirá un espacio suficiente para el desarrollo y facilitará la aplicación de los métodos de poda, tanto para Guyot como para Cordón Permanente.
  • Adaptar y revisar las especificaciones técnicas de las zonas de la Denominación de Origen: Se debe llevar a cabo una reflexión global sobre las densidades de plantación, los sistemas de formación y las técnicas de poda. Estos tres elementos actúan al unísono y deben ser considerados en conjunto para optimizar la prevención y el control de la enfermedad de la Yesca.

El papel de la investigación y la innovación

La investigación y la innovación juegan un papel crucial en la lucha contra la enfermedad de la Yesca y otras enfermedades de la madera de la vid. Estudios recientes, como el de Lecomte (2021), han proporcionado información valiosa sobre la influencia del sistema de formación y de los métodos de poda en el desarrollo de la enfermedad de la Yesca. Dichos estudios contribuyen al conocimiento y la comprensión de la enfermedad, permitiendo el desarrollo de estrategias de prevención y control más efectivas.

Además, la colaboración entre investigadores, viticultores y organismos reguladores es fundamental para garantizar la implementación de prácticas sostenibles y efectivas en la lucha contra la enfermedad de la Yesca y otras enfermedades de la madera de la vid.

Diferentes etapas en la evolución de la enfermedad

La enfermedad de la Yesca y otras enfermedades de la madera de la vid representan una amenaza significativa para la industria vitivinícola y la sostenibilidad de las reservas de vino. Siguiendo las conclusiones de Lecomte (2021), se deben evitar los sistemas de conducción muy simplificados y los sistemas de poda demasiado estrictos en un contexto de prevención y control de la enfermedad de la Yesca, especialmente para las variedades susceptibles.

La implementación de buenas prácticas de poda y la elección de sistemas de formación adecuados, junto con la investigación y la innovación en la materia, son cruciales para proteger la industria vitivinícola y la sostenibilidad de las reservas de vino. Además, la colaboración entre todos los actores involucrados en la producción de vino y la investigación es esencial para garantizar el éxito en la lucha contra estas enfermedades.

Referencia: Lecomte P., Diarra B., Boisseau M., Weingartner S., Rey P., (2021). Preventing ESCA in Vitis vinifera by proscribing vine training systems or mutilating pruning methods, IVES Technical Reviews, https://doi.org/10.20870/IVES-TR.2021.4734 

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 21925 veces