Cuál es el mejor lugar para guardar tus vinos

Vilma

Compártelo

Leído › 4904 veces

Claves para almacenar tus vinos en casa

La primera pregunta que nos planteamos a la hora de crear nuestra propia bodega es dónde ubicarla o instalarla ya que el lugar que se escoja es fundamental, pues de él dependerá que se cumplan o no las condiciones óptimas de conservación y, por tanto, que el vino se encuentre en el mejor estado y no presente defectos ni sabores desagradables.

Recordemos, en este sentido, que aunque muchos consumidores no dan importancia al almacenaje, los vinos son productos que pueden alterar sus características fácilmente en función del entorno en que se encuentren y la diferencia entre un vino bien conservado o no puede ser capital a la hora de disfrutar de todo su sabor.

Sin embargo, no hay que desanimarse, porque podemos encontrarnos con diversas alternativas para conservar el vino correctamente en el hogar, veamos algunas de ellas:

La primera opción y la más sencilla de todas son las neveras de vinos (Aquí podéis ver modelos). Se trata de una opción simple e ideal para conservar en perfectas condiciones el vino en casa. Estos armarios disponen de control de temperatura y humedad en su interior lo que permite mantener el vino en perfectas condiciones durante todo el tiempo que permanezcan allí. Además, en la actualidad existen opciones de varias capacidades, tamaños y precios. Otra de las ventajas es que resulta un elemento muy decorativo y pueden ubicarse en casi cualquier estancia de la casa. Sin duda la opción más rápida y simple si no queremos complicarnos y conservar bien el vino.

La siguiente opción requiere mayor esfuerzo, tanto en tiempo de instalación y precio, como en mantenimiento. Sería contar con una bodega propia en una habitación interior independiente, que mantuviese las condiciones idóneas de temperatura y humedad, instalando si fuese necesario a tal efecto un termostato en su interior. Lo ideal son habitaciones de pisos o casas antiguas con paredes macizas de gran grosor que mantienen temperaturas estables todo el año.

Si no dispones de una estancia de esas características, una opción aceptable puede ser habilitar el sótano o trastero, normalmente situados en zonas frías de los edificios o viviendas. Suelen ser estancias frescas y húmedas, por tanto, adecuadas, pero si no estuvieran bien aisladas, los ruidos y olores del garaje podrían ser nefastos.

Si no se cuenta con una estancia independiente o con un trastero, y no disponemos de presupuesto para una nevera, la última alternativa sería buscar una ubicación en la habitación más aislada y fresca de la casa. En caso de una ubicación de paso, como un recibidor o el hueco debajo de las escaleras, debemos procurar que cuente con buena ventilación y escasa iluminación, así como poco ruido.

Por último, cabe recordar que el único sitio donde no debes instalar tu bodega es en la cocina, ya que se trata de la peor ubicación posible al contar con mucha iluminación, cambios bruscos de temperatura, temperaturas elevadas y ruidos.

¿Casa o piso?

Es más que evidente la diferencia entre contar con una residencia unifamiliar, o vivir en una comunidad de propietarios. Los afortunados que vivan en un chalet o casa dispondrán de mayor espacio que los que lo hagan en un piso o apartamento. No obstante, en ambos casos se puede encontrar el lugar ideal.

En el caso del Chalet o casa, el lugar idóneo es en el sótano, siempre que no conviva o se encuentre alejada del garaje, trastero, despensa o lavadero.

En el caso de residir en un Piso, en principio no se está en una posición tan favorable, ya que es posible que no se disponga de estancias sobrantes. Por ello resulta fundamental buscar la mejor alternativa posible, buscando siempre la orientación norte (en el hemisferio norte) y la sur (en el hemisferio sur) por ser las más frías; la ubicación allí donde las paredes sean más gruesas y, de ser posible, de materiales naturales; y por último, los suelos mejor de cerámica, gres, ladrillo o losetas.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4904 veces

Comenta