Ranking de las variedades de uvas para vino más utilizadas en España

Úrsula Marcos

Compártelo

Leído › 4557 veces

Las variedades de uva utilizadas en España son tan diversas como los diferentes tipo de vinos que podemos encontrar. Pero España no solo es un país diverso en varietales, incluso podemos encontrar la misma variedad que se emplea de modo diferente en sus distintas regiones y zonas productoras. Gracias a ello, es posible disfrutar de una riqueza de distintos tipos de vinos a lo largo de nuestra geografía.

Cuáles son las variedades de uva más utilizadas en España

Es difícil responder a esta pregunta en un territorio como tanta variedad como el español. Los datos publicados periódicamente por el Ministerio de Agricultura y la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV) son la mejor referencia. Así, la airén es la uva blanca con más producción; en cuanto a las tintas, la tempranillo está por delante. Pero ¿cuál es el ranking por superficie plantada de las cinco variedades de uvas en España? (fuente MAPA, datos año 2021):

1.Tempranillo

Superficie productiva: 202.198 has.

Se utiliza a lo largo y ancho de toda la geografía española. Está aceptada en 38 denominaciones de origen y participa en una veintena de vinos de la tierra. Es una uva tinta de ciclo corto, la más utilizada. Sin embargo, a veces se produce cierta confusión porque recibe un nombre distinto en cada zona.

Su principal virtud es su propiedad mejorante, que se aprecia sobre todo en la guarda y crianza, especialmente en madera. En consecuencia, se aplica a vinos de alta gama que se irán optimizando a lo largo del tiempo. Entre sus cualidades figuran el sabor muy aromático y frutal, la finura, la amabilidad en la boca y el color rojo intenso media capa o cubierto, según región.

2. Airén

Superficie productiva: 200.084 has.

De tamaño mediano y homogénea, esta uva blanca da vinos jóvenes con matices frutales. Su intensidad suele ser media y es originaria de España, lo que en parte explica su uso masivo. La mitad de la superficie plantada de uva blanca es de este tipo y, también, alrededor de un tercio del total de los viñedos nacionales. Además, es la uva blanca más presente en todo el mundo.

Resiste muy bien las plagas y la sequía, rasgos adicionales que favorecen su prevalencia. Es muy habitual sobre todo en Castilla-La Mancha y se usa para elaborar vinos neutros, ligeros y no demasiado complejos. Su presencia limpia y brillante, el color amarillo pajizo pálido —a veces con matices dorados— y el sabor frutal con toques dulces los identifican.

3. Garnacha

Superficie productiva: 59.122 has.

Algunos de los tintos más coloridos, frutales y florales españoles incluyen esta uva que destaca por la intensidad púrpura de sus racimos. Su función habitual es participar en mezclas, a las que suele añadir acidez y una graduación alcohólica alta. En los últimos tiempos está de moda, en gran medida porque ha participado en la producción de ricos vinos con mucho cuerpo y sabor. Además, se destina a elaborar rosados.

La llamada garnacha tintorera comparte una parte del nombre con la convencional, pero es una variedad distinta. Nacida en Aragón y extendida por todo el mundo, envejece muy bien y proporciona numerosos y exquisitos aromas frutales, y vinos con mucho color, de hecho, la tintorera es una de las pocas variedades cuya pulpa es tinta.

4. Viura

Superficie productiva: 56.002 has.

Conocida también como macabeo, esta uva blanca ha protagonizado una destacada progresión de plantaciones en España durante la última década. Destaca por su polivalencia y se cultiva por todo el territorio. De hecho, permite crear espumosos, vinos dulces naturales y, sobre todo, blancos secos.

Los vinos que la incluyen suelen ser ligeros, equilibrados y muy agradables al paladar. Los aromas frutales y florales adquieren un gran protagonismo, dentro de una intensidad aromática de nivel intermedio. Por sus características, responden muy bien a la fermentación y se potencian mucho durante la crianza tradicional en barrica. La notable acidez, la frescura extraordinaria de sus vinos jóvenes y la tonalidad pálida constituyen características adicionales.

5. Bobal

Superficie productiva: 55.291 has.

Esta variedad de uva tinta está plantada, sobre todo, en Castilla-La Mancha y Valencia. Se desarrolla en cepas muy austeras que resisten con solvencia las plagas y las inclemencias meteorológicas, por lo que resulta muy productiva. Tiene un aroma fresco y granos de tamaño medio, con bastante mosto.

Es destinada, sobre todo, a la producción de vinos tintos jóvenes y refrescantes rosados afrutados. Proporciona un mayor grado de acidez que otras alternativas y sus matices a frutos rojos aportan rasgos diferenciales muy bien valorados. Adicionalmente, presenta una gran capacidad potencial para el desarrollo de vinos de guarda, porque su estructura y su cuerpo son idóneos. Entre sus atributos figura también una menor graduación alcohólica que la media de los tintos españoles.

Otras variedades de uvas en España

Existen otras uvas importantes en el sector vinícola español. A continuación, se listan algunas agrupadas por color:

  • Tintas: cabernet sauvignon, graciano, merlot, mencía, syrah, pinot noir, monastrell, rufete, prieto picudo, cariñena o maturana.
  • Blancas: verdejo, palomino, moscatel, albariño, godello, treixadura, xarelo, parellada, chadornnay, malvasía o gewürztraminer.

En definitiva, el universo de variedades de uva utilizadas en España es significativamente variado, rico y atractivo. En consecuencia, la amplitud de opciones de los vinos españoles es maravillosa. Quizás ha llegado el momento de saber ahora como son los vinos que dan en cada región donde se producen.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4557 veces

Comenta