12 tips para entender el color del vino

Viernes 17 de Junio de 2016

Leído › 10633 Veces

Si deseas comprender el vino a golpe de vista, este artículo es para ti

color vino

Existe toda una serie de matices en el vino que sólo pueden apreciarse a través de una visualización comparativa y que aportarán una valiosa información sobre sus características.

A continuación te mostramos doce claves que te aportarán una información muy útil de un vino con sólo mirarlo.

1. Existe un principio básico en cuanto al color de los vinos. Los blancos, con el envejecimiento, se oscurecen; los tintos se aclaran.

2. Otra característica general es que los vinos más ácidos desprenden mayor destello, tanto si son blancos como si son tintos.

En cuanto a los blancos:

3. El oscurecimiento de los vinos blancos (tendencia a colores ambarinos con matices rojizos) en la botella se debe a la oxidación bien sea por el aire, por el calor y la luz. También la cesión colorante de la madera a partir de los cuatro meses de crianza proporciona un tono más amarillento.

4. Los reflejos verdosos revelan una acidez mayor, al margen de que las características de la variedad puedan dar un tono amarillo más o menos intenso.

5. La Chardonnay siempre un ligero fondo amarillo. Por el contrario, una Sauvignon Blanc en circunstancias similares da unos tonos más pálidos.

6. Un blanco pálido, muy brillante y con una espuma rápida será un vino joven, procedente de zonas frías ricas en ácidos y si no, al menos habrá sido elaborado conforme a las modernas reglas de la enología con una vendimia precoz escasa de azúcar y, por lo tanto, rica en ácidos.

7. Un blanco que al verterlo en la copa parece más denso procederá de climas cálidos. La elevada graduación alcohólica suele ir paralela a la cantidad de glicerina natural que "espesa" el vino.

En cuanto a los tintos:

8. El tiempo necesario para la extracción de materia colorante durante la maceración del hollejo con el mosto depende del grado de insolación que haya tenido la uva durante su período vegetativo.

9. El vino, en su primera época, muestra un color sólido e intenso. Con el paso de los años se abrirá ligeramente debido a que las moléculas del color tienden a soldarse unas con otras haciéndose más gruesas (pasando del estado soluble al coloidal y de éste al insoluble, precipitándose al fondo del tonel o botella; son los inofensivos posos que muchos confunden con el término "química").

10. Un tinto con reflejos brillantes y ribetes bermellón-rosáceos vendrá de zonas septentrionales y tendrá una acidez elevada.

11. Un tinto de tonos violáceos con atisbos marrones descubre un origen de climas cálidos.

12. En general, el color del vino tinto dependerá del tipo de uva, de la maceración de los hollejos, la madurez de la uva, la duración de la crianza en madera y de la vejez en botella.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta