Los 5 colores básicos que debes conocer para entender el vino

Lunes 07 de Marzo de 2016

Leído › 17239 Veces

Si reconoces estos cinco colores en el vino, sabrás si es joven, maduro, está en su momento óptimo, en mal estado o muerto

Mediante la vista podemos percibir el estado (líquido, gaseoso), el aspecto (limpidez, fluidez) y el color o tonalidades del vino.

Centrándonos en este último aspecto, el color nos da información sobre su edad y estado, y el matiz o tonalidad reflejan su grado de evolución, es decir, su buen envejecimiento en el tiempo.

Para examinarlo, debemos llenar la copa aproximadamente hasta un tercio e inclinarla 45 grados sobre una superficie blanca para apreciar mejor los colores; estando en esa posición podemos encontrar cinco variedades de colores básicos:

EN LOS TINTOS

1. Púrpura con reflejos violáceos: característica propia del vino joven o inmaduro.

2. Granate o rubí: indica cierto desarrollo del vino; responde a un producto de 2 ó 3 años.

3. Caoba: muestra gran presencia de taninos, sustancias del hollejo (piel) de la uva que le dan estructura y color al vino. Corresponde a un producto de edad considerable o quizá muy oxidado (en contacto con el oxígeno).

4. Rojo: denota que el vino está en la curva de su mejor nivel, es decir, en excelentes condiciones para probarlo.

5. Teja: indica evolución, vino viejo o declive (si el color teja tiende a decolorarse). El color teja es una tonalidad característica positiva en los vinos de larga guarda.

EN LOS BLANCOS

1. Amarillo-verdoso: matiz de un vino muy joven.

2. Amarillo paja: La tonalidad típica del vino blanco, en especial el seco (no dulces). También indica juventud o inmadurez.

3. Amarillo dorado: color frecuente en las variedades dulces. También es el color de los blancos secos evolucionados.

4. Oro: el tono de los vinos muy dulces o de considerable evolución en botella en los no dulces (secos).

5. Ocre: presente en algunos vinos maderizados (oxidados) o con mucha evolución, puede indicar vino blanco en declive o muerte.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta