La poda, el arte de conocer la vid

Carlos Aguila Muñoz

Compártelo

Leído › 38155 veces

El arte de aprender a alargar la vida de las vides y su productividad

El contacto más íntimo entre hombre-naturaleza llega con la poda. Observar, respirar, pasear y sobre todo sentir. Para poder podar, primero hay que conocerlo, pero sobre todo, hay que quererlo. La poda es al viñedo lo que un arquitecto a una obra nueva.

Mi abuelo Vicente, con su voz profunda me dijo: “Carlos, tienes 9 meses para pensar que vino vas a elaborar y 1 mes para hacerlo, los 2 meses restantes los tienes que dedicar a conocer las viñas para que te den lo mejor de ellas, sin ese conocimiento no se puede podar, las tienes que conocer una a una!”

El ciclo vegetativo de la vid se acaba, desde el lloro hasta la caída de las hojas, 9 meses impacientes han llegado a su fin, ahora la vid y la tierra tienen una gran necesidad de descanso.

Este descanso es interrumpido por primera vez por el arado ligero y las posibles correcciones del equilibrio del suelo. A su vez los viticultores se están preparando para la poda del viñedo, paso esencial y de gran importancia, es la primera piedra de una larga serie de labores que llevará al enólogo a construir el éxito de su futura vendimia.

La poda tiene que estar basada en el respeto a las plantas, entendiendo que las vides son seres vivos que necesitan la debida atención para sobrevivir. No solo es cuestión de cortar brazos, es ayudar a la capacidad natural de la vid para ramificarse, para garantizar que las vides tengan una vida más saludable y prolongada.

Los viticultores de todo el mundo comparten una gran preocupación: las enfermedades de la madera. La muerte prematura del viñedo les impide vivir tanto como lo hacían en el pasado. Hace algunas décadas, un viñedo que duraba más de 80 años era algo común, pero ahora se ha convertido en casi una utopía.

¿Por qué se poda la viña?

La vid es una liana trepadora que tiende a crecer indefinidamente. Una vid sin podar produce muchas uvas pequeñas pero ácidas, por lo que no es interesante para la producción de vino de calidad. Dejar una vid sin podar también causaría demasiada irregularidad en el volumen de la cosecha. Es necesario para preservar el potencial cualitativo y asegurar la perennialidad de la vid.

La poda de la vid tiene tres objetivos principales:

  • Entrenar la tensión. Es decir, luchar contra su desarrollo en longitud provocando un alargamiento exagerado de las ramas de la vid. En términos técnicos, hablamos de la lucha contra la acrotonía. Tendencia de algunas plantas a brotar primero por las yemas terminales (las más alejadas), aparentemente como mecanismo de supervivencia, con el fin de expandirse lo más posible.
  • Regularizar la cantidad y el volumen de futuros racimos de uvas para una vendimia y maduración adecuadas.
  • Limitar el número de yemas para adaptar la vid a las posibilidades del medio para tener un vigor adecuado y asegurar la perennialidad de la vid. La poda excesiva agota la vid.

El origen de la poda

Una leyenda asocia el origen de la poda de la vid con los burros. Estos compañeros del hombre, necesarios pero codiciosos, han alimentado muchas historias a la viña. De hecho, un viticultor habría observado que las enredaderas, cuyas ramas habían sido comidas y cortadas en invierno por sus burros, ¡dieron a la siguiente vendimia las mejores uvas! Luego reiteró la experiencia y cortó todas las ramas de su viñedo.

¡Su éxito fue deslumbrante! La calidad de sus vinos fue tal que se convirtió en el comerciante de vinos más próspero de la región, alimentando la codicia de todos sus vecinos. Mantuvo su secreto y se hizo tan rico y ocupado que no pudo encontrar tiempo para cuidar a sus burros. Los vendió a un sacerdote, dueño de algunos viñedos.

De este modo cuando los burros llegaron a casa, hambrientos, se apresuraron en las vides para devorar las ramas. "Qué miseria", pensó el hombre. No contaba con la feliz sorpresa que lo esperaba en la próxima vendimia. El hombre comprendió de inmediato el beneficio de la poda y se apresuró a compartir su experiencia con sus amigos enólogos.

El primer propietario vio a su imperio competir y se hundió en la depresión. Los burros murieron y el sacerdote hizo construir una estatua en la plaza del pueblo en homenaje a los iniciadores de la viticultura de calidad de la vid.

Fuera leyendas, la poda de la vid es un antiguo invento de los árabes, observaron que aquellas plantas que las cabras y caballos ramoneaban después de la vendimia, comiéndose el follaje y la parte más delgada de los sarmientos, a la temporada siguiente producían más racimos y bayas más grandes. Desde entonces se practicó la eliminación parcial de parte del crecimiento anual de las plantas, para incentivar la producción de frutos de mejor calidad para uso humano.

Actualmente es una práctica establecida en el manejo del viñedo y de prácticamente todas las especies frutales perennes. Cada planta de vid tiene una cierta capacidad de producir biomasa, es decir, una determinada cantidad de uva y follaje para un ambiente dado. Esta capacidad, para una temporada de crecimiento, está determinada en gran parte por el área foliar total y por el porcentaje de ella que intercepta luz solar y realiza fotosíntesis.

La poda de la vid, ¿cuándo?

Cada época del año tiene ventajas e inconvenientes: en invierno la poda debilita poco pero la actividad del callo cicatrizante es nula. Por eso existe el riesgo de que las heladas agrieten los tejidos expuestos del corte, y por ello aparezcan enfermedades y hongos; en primavera la poda es muy debilitante, pero el callo crece velozmente  puede comenzar a podar tan pronto como haya perdido sus hojas. Sin embargo, la poda temprana de la vid (noviembre) estará más expuesta al riesgo de heladas. De hecho, cuanto antes se pode la vid, más temprano será el inicio del ciclo vegetativo, que comienza en la primavera con la floración de los brotes.

Sin embargo, los brotes jóvenes de las vides llevan los borradores de futuros racimos de uvas. Estas yemas, como el resto de las partes de la vid, son muy sensibles a las heladas de primavera que pueden arruinar la cosecha futura. Dado que estas heladas son más frecuentes al comienzo de la primavera, por lo tanto, es mejor retrasar la poda al máximo en los viñedos con más riesgo de heladas. Los brotes eclosionarán más tarde cuando las temperaturas más cálidas limiten el riesgo de heladas.

Por el contrario, podar la vid mientras algunos brotes ya han eclosionado no es necesariamente una buena idea. En este caso, habrá una pérdida de rendimiento y una disminución en la producción de madera porque una parte de la savia ascendente que trae la energía para que salgan los brotes se perderá en la parte de las ramas que se eliminan durante la poda.

Carlos Aguila Muñoz
Winelover y escritor especializado en enoturismo, enología e historia del vino.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 38155 veces

Comenta