7 claves para principiantes a la hora de elegir un vino

Martes 23 de Mayo de 2017

Leído › 11531 Veces

Sencillos trucos a la hora de reconocer un buen vino sin ser un experto

disfrutar el vino en buena compañía

La elección de un vino puede parecer una tarea difícil al principio, ya que existen un universo de marcas y variedades de uvas que se producen en diferentes países y en diferentes años.

Por todo ello ¿Cómo puedes saber que vino elegir a la hora de comprar una botella?

Muchos utilizan la regla del precio. Es fácil pensar que, como regla general, cuanto más cara es la botella mejor es el vino, sin embargo algunos de los mejores vinos tienen precios muy asequibles.

Lo más importante es usar el sentido del olfato y el gusto; si en la primera impresión, sin condicionantes de ningún tipo, te gusta lo que pruebas, probablemente valga la pena comprar ese vino.

No obstante aquí te dejamos algunos 'tips' que te pueden facilitar la labor:

1. Selecciona la región

Busque vinos de países de clima cálido y seco, ya que suelen elaborar vinos con mejor aroma y sabor. Para países de climas fríos selecciones aquellos vinos que mejor se adaptan a estas condiciones.

2. Selecciona sellos de calidad

Busque etiquetas de organismos reguladores, busque terminología como DOC, DOCA, DOCG, DO, AC; todos éstos vinos se someten a controles e indican un nivel alto de calidad.

3. El tamaño del corcho

Si es posible, observe el tamaño del corcho. Si el corcho es largo significa que es un vino que mejorará con la edad, ya que está diseñado para ser mantenido durante un largo tiempo. El corcho más largo aguanta mejor el paso del tiempo, evita que las bacterias puedan acceder al vino y que sea más fácil ser extraído o girado cada pocos meses.

4. Investigue la cosecha

Compruebe el año de producción del vino. Las condiciones climáticas de un país en un determinado año afectan en gran medida a la producción de esa cosecha, por lo tanto, si el verano empezó temprano o hubo un invierno particularmente frío, los viñedos es posible que hayan sufrido. Si usted averigua que 2.004 tuvo un verano largo y caluroso en ese país productor, busque botellas de ese año.

5. Pruebe el vino

Pruebe, siempre que pueda, el vino antes de comprarlo. Llene una copa de vino 1/3 de su capacidad para que el sabor y los aromas se puedan desarrollar en el cristal. Evite vinos de mal aspecto y aromas desagradables.

6. Descubrir errores en el vino

Gire la copa en la mano para que los aromas del vino se expandan. Examine el vino en la copa. Si se trata de un vino sin presencia de gas carbónico, no debe haber burbujas, ya que esto es una señal de que hay levaduras vivas en el vino y se está fermentando en la botella. Acerque la copa a la oreja, si escucha burbujeo evite ese vino. Por último pruebe el vino, si percibe sensación "chispeante" producida por micro-burbujas también debe evitar ese vino. Cómo excepción, en algunos casos, los vinos blancos o rosados muy jóvenes y frescos pueden presentar algunas burbujas, que pueden ser permitidas por considerarse agradables.

7. Calcular la persistencia

Beba un sorbo de vino, manténgalo en la boca y hágalo pasar por los dientes y encías. Un vino ácido será más joven, no apto para su envejecimiento. Un vino tánico, que le deja la boca y encías secas, permitirá más tiempo de almacenamiento. Evite vinos con excesiva acidez en la boca. Calcule el tiempo que el sabor perdura en su boca; cuanto más tiempo, mejor será el vino.

Por último, recuerde que la principal regla es buscar un vino que le guste. Una vez que haya encontrado el vino que le gusta, cómprelo, pero no deje de seguir buscando nuevos vinos.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta