España se mantiene como el primer vendedor de vino en Francia

Martes 23 de Febrero de 2021

Compártelo

Leído › 3246 veces

2020 fue un muy mal año para las exportaciones francesas de vino, con caídas históricas. También fue malo para los proveedores que le envían vino, por caída de sus compras. ¿Hay alguna relación entre ambos datos?

Como se explica en los últimos informes del OeMv parece haber una relación clara entre cómo evolucionan las importaciones y las exportaciones de vino en Francia.

Según el Observatorio del Vino español, 2020 ha sido un año para olvidar entre los exportadores franceses de vino. BREXIT, aranceles en EE.UU., la pandemia, la bajada del consumo en China y el resto de grandes desafíos planteados para todos los productores mundiales parecen haberse cebado con el líder francés. Si sus cifras de disminución de ventas son relativamente moderadas en términos relativos (-10,8% en valor, - 4,9% en volumen y -6,2% en sus precios medios), los valores absolutos resultan alarmantes: 1.061 millones de euros menos en ventas de vinos y mostos, desde los casi 9.800 millones a los 8.734, aunque apenas 70 millones de litros menos, al pasar de los 14,3 millones de hectolitros a los 13,6 millones de este pasado año.

Según el OEMV, la fuerte caída de ventas francesas de vino se produce desde las restricciones impuestas por la pandemia COVID-19. La tasa anual móvil (TAM) de las exportaciones francesas de vino y mosto, mes a mes desde 2017 muestra que la gran disrupción se produjo con la entrada en vigor de las restricciones mundiales en marzo de 2020, relacionadas con la COVID-19. Es desde esa fecha cuando se producen las grandes caídas: del 19% en marzo y superiores al 36% en abril y mayo; algo más suaves en los meses de junio a septiembre, para iniciar en octubre una lenta recuperación que parece incrementarse al final del año, con subida en el mes de diciembre de más del 12%.

En términos interanuales, estos cambios generaron una bajada de las ventas desde e nivel de los 9.800 millones de euros en enero de 2020 al de los 8.500 millones en octubre, para cerrar el año en 8.736 millones.

Esta evolución mes a mes, permite anticipar que, si la COVID-19 ha sido la gran causa de la disminución de exportaciones francesas de vino, su eliminación o atenuación, podría suponer un fuerte repunte en 2021 y 2022.

En cuanto a las importaciones, Francia redujo sus compras de este producto en 98 millones de litros (-13,5%) y 109 millones de euros (- 12,5), con ligero aumento de sus precios medios de compra del 1,2% hasta 1,22 €/l. Si a estas importaciones de vino, le sumamos las de mostos, las caídas aumentan a los 111 millones de euros y 101 millones de litros, con pérdida respectivamente del 12,5% y del 13,7%. Unas caídas, en todo caso, que son las más duras registradas en los últimos 20 años y solo similares a las que se produjeron en los años 2012 y 2013 que fueron respectivamente del 12,9% y del 10,8% en términos de volumen, aunque en ambos años creciendo en euros, al registrar los precios subidas superiores al 16% en cada uno de esos años.

Sin embargo, según el OEMV la COVID-19 puede ser la causante de menores compras francesas de vino, pero no la única. Otras causas importantes en la variación de las compras serían: el tamaño de sus propias cosechas, los precios a los que adquieren el vino y la evolución de sus propias ventas, tanto exteriores como en su mercado interior.

En cuanto a los mercados, España, primer proveedor con el 70% del volumen de vino importado por Francia, pierde 70 millones de litros y más de 26 millones de euros en este mercado.

Con 439 millones de litros, España copa la gran mayoría de las compras galas, pero pierde en 2020 un 13,8% del volumen, equivalente a 70,3 millones de litros. En euros, y como suele ocurrir en años de cosecha corta y elevación de precios medios del granel, la caída de ventas españolas es menor (- 10,5%), al subir el precio un 3,8% y dos céntimos de euro hasta los 52 céntimos por litro.

Italia, segundo proveedor, cae incluso más en el total de sus ventas a Francia en 2020 (- 16,3%), aunque apenas supone 15 millones de litros menos en sus ventas; sube más sus precios que España (+7,3%) y sufre una caída similar en su facturación (-10,2%).

Entre los dos, España e Italia, acaparan el 81% de las compras francesas de vino, aunque algo menos de la mitad del total en euros. En el caso español, el 86% de lo que se vende en Francia es vino a granel (380 millones de litros del total de 439 millones en 2020), aunque solo supone el 65% de la facturación y hay otro 18% (además del mosto que supone una cantidad relevante) que se factura en vinos envasados, principalmente tintos y rosados con DOP diferentes de Rioja, Valdepeñas y Navarra. En el caso de Italia, menos de la mitad de lo vendido el pasado año en euros a Francia era ya vino envasado (76 millones de euros), cuyas ventas cayeron un 15% en valor, mientras que otro 35% (55 millones de euros) fueron ventas de vinos espumosos, mayoritariamente Prosecco, que crecieron en 2020 un ligero 2,8%.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3246 veces

Comenta