La Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda: El tesoro oculto de Andalucía

¿Qué hace que la Manzanilla de Sanlúcar de Barrameda sea tan especial? Descubre la historia y la técnica detrás de este vino con personalidad propia que nunca deja de sorprender

Escrito por
Compártelo

Leído › 16366 veces

La Manzanilla es un vino generoso amparado bajo la Denominación de Origen propia que recibe el nombre de "Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda", localidad costera en cuyas bodegas se elabora.

Esa cercanía de las bodegas sanluqueñas con el Atlántico y la desembocadura del río Guadalquivir, imprime en la Manzanilla características excepcionales, gracias a unas singularidades micro climáticas propias en las que el vino envejece.

Es un vino que cuenta con una dilatada historia, ligada con la de los Vinos de Jerez, a cuya denominación de Denominación de Origen Jerez-Xérès-Sherry se incorpora como uno de sus tipos en 1935, pasando a tener una Denominación de Origen diferenciada en 1964, lo que reconoce su identidad genuina y vinculación exclusiva con Sanlúcar de Barrameda. Y es que sólo se puede elaborar Manzanilla en las bodegas de esta localidad.

La Manzanilla es un vino blanco y seco, que se elabora a partir de la variedad de uva Palomino – que en Sanlúcar de Barrameda recibe el nombre de Listán – y tiene una crianza biológica bajo velo de flor en barricas, donde envejece con el tradicional Sistema de Clases, homólogo al Sistemas de Criaderas y Soleras que se emplea en la elaboración de los Vinos de Jerez.

Es en Sanlúcar donde se desarrolla un velo de flor muy peculiar, con una gran vitalidad, lo que imprime en la Manzanilla esas notas punzantes tan características y diferenciadoras.

crianza bajo velo de flor

Durante el proceso de vinificación, los vinos clasificados para Manzanilla en las bodegas sanluqueñas son fortificados para alcanzar una graduación alcohólica óptima, que permita el desarrollo y supervivencia de las levaduras propias de la zona que conforman el velo de flor dentro de las botas.

Recordemos que en la crianza biológica el vino está protegido del contacto con el aire por esas levaduras, que forman un manto en la superficie del líquido y lo aíslan. De esta forma, juega un papel importantísimo en la crianza de la Manzanilla, ya que la protege de la oxidación.

Además de dicha protección, las levaduras del velo de flor van a interactuar con el líquido, al consumir el alcohol que metaboliza, así como otros contenidos como glicerina o acidez volátil, aportándole durante el proceso características distintivas.

La Manzanilla es un vino de color amarillo pajizo muy pálido y brillante. Su aroma se caracteriza por esa sensación punzante, donde destacan notas florales y a almendra. Su sabor es seco y fresco, con una ligera acidez y regusto amargo.

Si visitamos Sanlúcar de Barrameda comprobaremos como la Manzanilla es más que el vino de la localidad, ya que se posiciona como una verdadera seña de identidad de todos sus habitantes y fiestas. No sólo por la gran cantidad de bodegas que podemos visitar en su barrio bajo y alto, son muchísimas las decoraciones que publicitan las marcas más emblemáticas de Manzanillas con azulejos regionalistas que llenan de color sus calles.

Además, no debemos olvidarnos de sus innumerables posibilidades y versatilidad en el maridaje con la gastronomía de Sanlúcar de Barrameda, nombrada Capital Española de la Gastronomía en 2022, en especial con su marisco y pescados.

Por todas estas razones, si eres un enamorado de los vinos singulares, te invito a viajar a Sanlúcar de Barrameda, visitar sus bodegas y tomar Manzanillas de diferentes firmas.

También puedes acudir al Centro de Interpretación de la Manzanilla (CIMA), una iniciativa de la Fundación de la Manzanilla, que alberga una coqueta sala de exposiciones donde se trata su historia, vino, y patrimonio. Un punto de partida para entender la producción y crianza de la Manzanilla; Una primera toma de contacto, desde la que despertar el interés por visitar las diferentes bodegas repartidas por la ciudad.

Un artículo de Inmaculada Peña
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 16366 veces