Prensas de vino: cómo funcionan

Vilma Delgado

Compártelo

Leído › 1933 veces

Una de las herramientas indispensables en una bodega es la prensa de vino. El prensado de la uva se remonta a los orígenes del vino. Separar la parte sólida de la uva del mosto es un paso indispensable para elaborar el vino y con tal fin, existen distintos tipos de prensa para la uva. Escoger un tipo u otro de prensa dependerá del tipo de vino que se quiera elaborar. Conozcamos mejor las prensas del vino y su funcionamiento.

Qué es una prensa de vino y para qué sirve

La prensa del vino sirve para exprimir o prensar las uvas y conseguir así separar las partes sólidas del fruto del zumo de uva. Es importante usar prensas de vino para no aplastar las semillas, que estropean el proceso y para separar correctamente el hollejo. 

Aunque existen distintos tipos de prensas de vino, cada vez más tecnologizadas, el principio mecánico por el que se rigen es ancestral: ejercer presión de forma uniforme sobre el fruto para optimizar su rendimiento. No en vano, la prensa es una de las herramientas vitivinícolas más antiguas que existen. 

Prensas para pequeñas producciones

Existen prensas para ámbito doméstico y profesional. El mecanismo más simple es el que ofrecen las prensas manuales. Estas prensas funcionan de forma mecánica movilizando un trinquete o tornillo que hace que unas piezas en forma de media luna estrujen la uva. Existen prensas manuales de una o de dos velocidades y suelen fabricarse con jaulas de madera de haya o roble, donde se deposita la uva. 

Los aficionados más exigentes también pueden encontrar prensas hidráulicas y neumáticas con jaula de acero inoxidable para pequeñas producciones, pero la inversión es más elevada. 

Otra opción interesante es la prensa de membrana que funciona mediante el inflado con agua de una membrana anexa a un cilindro giratorio que estruja la uva. Existen modelos que funcionan con una manguera de jardín y el esfuerzo físico que hay que realizar es menor que con las prensas de tornillo. 

¿Cómo hacer una prensa para vino?

Hacer una prensa de vino casera es factible, pero se necesitan herramientas que no todo el mundo tiene en casa, como una radial, soldador, o reglas de obra. Además, es necesario calcular con precisión el grosor de los tubos, los pernos y de los tornillos para que no se doble al ejercer presión. Existen prensas domésticas muy económicas que te garantizan buenos resultados si no eres un manitas consumado.

Prensas profesionales

Para escoger el mejor tipo de prensa para la uva hay que tener en cuenta el tipo de vino que se va a elaborar. Las especificaciones técnicas varían dependiendo de si la producción será de tinto, blanco, rosado o espumoso. 

Existen diversas clasificaciones en prensas para vino dependiendo de su forma, rendimiento o mecánica. Las principales son: 

Prensas horizontales o verticales

Verticales

Son las más antiguas y las prensas preferidas en pequeñas cavas y bodegas. Gracias a la suave presión que ejercen, se pueden conseguir vinos de gran calidad en unas condiciones controladas. Los procesos son largos y estas prensas son difíciles de mover, por lo que no se utilizan por lo general en grandes bodegas. Las prensas verticales neumáticas tienen cada vez más predicamento por la mejora de su diseño y rendimiento. 

Horizontales

Son las más utilizadas en producciones más grandes. La disposición horizontal de la jaula las hace más prácticas y su manejo es más cómodo. Existen prensas horizontales neumáticas e hidráulicas. Las prensas más novedosas y también más caras son las prensas de membranas, las de atmósfera inertizada y las de bandas

Prensas abiertas o cerradas

Abiertas

La jaula abierta permite una mejor limpieza de la prensa para vino. Se obtienen mostos limpios con menor presión ejercida y menos necesidad de rotación. 

Cerradas

Impiden la oxigenación excesiva del vino. Algunos modelos cuentan con autolimpieza para extremar la higiene. Las prensas cerradas inertizadas son especialmente recomendables para elaborar ciertos blancos.  

Continuas y discontinuas

Continuas

Se dividen en mecánicas, hidráulicas y de bandas, que son las más punteras.

Discontinuas

Se clasifican en horizontales y verticales. Las horizontales funcionan con membranas o con tornillos y pistones. Las verticales funcionan con pistones o con husillo y son las más tradicionales

En la actualidad, la prensa de vino hidráulica horizontal es la más extendida en la industria vitivinícola. 

Cómo funciona una prensa de vino

La prensa para vino funciona básicamente ejerciendo presión sobre la uva previamente despalillada. Pero no se trata de estrujar la uva de cualquier forma. Es importante aplicar la presión adecuada y durante un tiempo determinado para obtener el máximo rendimiento sin perder calidad. Una presión excesiva durante demasiado tiempo estropea el fruto, rompe las semillas y por tanto el vino puede recibir sabores y aromas indeseados. 

Dependiendo de la extracción, el vino tendrá más o menos calidad. Se considera de mayor calidad el vino proveniente del sangrado, técnica que suele usarse para elaborar rosados. Cuanto más se prensa la uva, más astringente es el vino y se considera de menor calidad. 

 

La prensa de vino es uno de los útiles imprescindibles en cualquier bodega. Su genialidad reside en la sencillez de su funcionamiento, lo que no es óbice para un desarrollo tecnológico cada vez mayor que permite a las bodegas elaborar los mejores vinos sin perder rendimiento y calidad.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1933 veces

Comenta