El equilibrio de sabores en los vinos tintos

Viernes 30 de Diciembre de 2016

Leído › 4404 Veces

En estos vinos al producirse la maceración de hollejos y pepitas, existen además del dulce, sabores amargos y astringentes

servir vino tinto

El sabor dulce otorga a los vinos carácter suave. En el polo opuesto encontramos vinos con mayor carácter, vinos con impresión global de dureza, bien por exceso de tanino, bien por exceso de acidez, o a ambos.

La clave de este equilibrio dependerá del modo en que se elabora el tipo de vino tinto.

Si la bodega quiere sacar al mercado vinos jóvenes afrutados, se realizará una maceración corta, consiguientemente habrá pocos taninos y una acidez justa y suficiente.

Si se quieren elaborar vinos tintos de crianza, se prolongará la maceración, con ello habrá una mayor presencia de taninos, lo que garantiza la buena conservación del vino.

Sin embargo la acidez debe ser bien ajustada, para mantener así equilibrio. Será el anólogo de corregir, en su caso el posible exceso de acidez.

Para resumir podemos decir que la relación entre los componentes como el alcohol, la glicerina y los extractos, la acidez y los taninos es la base de todo buen vino.

Toda crianza debe ir dirigida a lograr la armonía estrecha entre la acidez (frescor), cuerpo (suavidad firmeza), los aromas (persistencia y complejidad) y los taninos.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta