Cómo combatir el dolor de cabeza tomando vino

Redacción

Sábado 03 de Abril de 2010

Leído › 3647 Veces

Al contrario de lo que mucha gente cree, los vinos blancos espumosos o con aguja son el mejor remedio contra el dolor de cabeza

Las burbujas del vino

Parece ser que uno de los activadores de la jaqueca, entre otros, es el abuso de alcohol, que en el caso del vino va asociado al consumo de vino tinto debido a su contenido en flavonoides. Sin embargo, otros tipos de vinos como los espumosos (champán o cava) o los blanco con ligera presencia de gas carbónico (aguja), reducen este malestar comúnmente llamado dolor de cabeza.

La jaqueca es una enfermedad que se caracteriza por episodios de dolor de cabeza de tipo pulsátil, y se registra con una gran exageración de la sensibilidad normal, acompañado en ocasiones de náuseas y vómitos. Este dolor de cabeza afecta al 5% de la población general y, al 15% de las mujeres en edad reproductiva.

De hecho suele ser más frecuente en mujeres que en varones, y entre el 60% y el 80% de los casos se reconoce una herencia de la enfermedad y una historia familiar de este trastorno. La jaqueca suele comenzar, por lo general, a manifestarse en la infancia o juventud y su frecuencia disminuye conforme avanza la edad.

Además de la ya mencionada causa de la jaqueca, los pacientes también establecen una relación con cierto tipo de alimentos como chocolate, naranjas, tomates y cebollas. No obstante no se descartan en absoluto otros desencadenantes tales como la fatiga, los viajes, el insomnio, el estrés o los cambios de presión atmosférica.

Lo sorprendente, es que diversos estudios científicos han comprobado que los vinos espumosos del tipo champán o cava y algunos blancos, poseen ciertas virtudes de freno contra la jaqueca. Situación que no ocurre con el vino tinto, que si se toma en exceso suele potenciar el efecto de dolor en aquellas personas que padecen la enfermedad. Los vinos espumosos y blancos con aguja, por tanto, ayudan a aliviar la jaqueca, sobre todo en sus fases iniciales.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta