5 vinos con los que descubrir la variedad Pardina

Viernes 20 de Mayo de 2022

Compártelo

Leído › 2531 veces

La uva Pardina es la gran variedad blanca de Extremadura. Una variedad que, contario a esta vasta profusión, sigue contando con escasos embotellados monovarietales en un mercado homogéneo y monótono copado por la variedad Verdejo, cuyo monopolio eclipsa y transfigura la riqueza varietal de nuestros viñedos.

Hoy, os proponemos descubrir la tipicidad de esta austera variedad extremeña, a través de esta selección de vinos, elegidos como referentes.

 

 

ZALEO PARDINA

Viñaoliva, la institución cooperativista extremeña, fue la pionera en apostar y poner en valor esta variedad (véase el spot "Buscando a Pardina").

Zaleo es un vino muy bien elaborado, que se nos presenta fino, floral con notas herbáceas y cítricas. Posee una boca vertical, bien bombeada por una refrescante acidez, que potencia su carácter vegetal y herbáceo, intensificando su final.

 

PARDINA by VALDEQUEMAO

Posiblemente el mejor vino para descubrir esta variedad. Un vino que nos ha encantado por su tipicidad, pues pone en valor su frescor y su boca rústica, su tanino vegetal, sus toques anisados y de fruta blanca... No enmascara nada; es Pardina, sabe a Pardina.

 

BLASON DEL TURRA

Lo probamos recién estrenada la añada, por lo que se nos manifestó con una gran intensidad aromática, con predominio de las notas frutales. Ahora, unos meses después, la fruta merma y gana la componente herbácea.

Lo mejor: su boca. Un sensacional equilibrio, en el que la acidez se redondea con la calidez y volumen de la carga glicérica característica de este varietal.

 

SEÑORÍO DE ORAN PARDINA

La versión más frutal de la Pardina. Conocíamos los vinos tintos de esta bodega, pero no habíamos probado antes este blanco, del que nos llevamos una grata sorpresa. Un vino con una descarada frescura aromática y sápida, que refresca y estimula en cada trago.

 

MARQUÉS DE VILLALBA PARDINA

Junto con Zaleo, es uno de los Pardinas de mayor presencia y reconocimiento. Un vino honesto, de trago largo, cuya única pretensión es satisfacer nuestras papilas.

Marqués de Villalba Pardina nos muestra la versión más madura y cálida de esta variedad. Su boca es la boca más densa y glicérica de los cinco que hemos catado, enmascarando su característico tanino herbáceo, lo que le confiere amabilidad en el trago.

Un artículo de Vinos de Extremadura
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2531 veces

Comenta