El riesgo de ictus disminuye una hora después de beber una copa de vino, según médicos de un Hospital de Boston

Lunes 04 de Julio de 2016

Leído › 18327 Veces

Un extenso análisis realizado en EE.UU. sobre la salud cardiovascular y el consumo de bebidas con alcohol determina la importacia de la moderación para evitar accidentes cerebrovasculares

Consumo de vino moderado y salud

Cuando se trata de la salud cardiovascular y alcohol, numerosos estudios han demostrado que la moderación es la clave. Uno o dos copas de vino al día pueden mejorarar la salud. Más puede conducir a graves problemas cardiovasculares.

Un nuevo estudio estadounidense realizado por un equipo del hospital Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston, en colaboración con la Escuela de Harvard de Salud Pública, arroja más luz sobre la relación entre el consumo moderado y elevado de alcohol y las enfermedades cardiovasculares en particular.

La Dra. Elizabeth Mostofsky y su equipo de investigadores llevaron a cabo un exhaustivo análisis de 23 estudios que involucran (29.457 participantes), 1.056 citas médicas y 37 publicaciones médicas. Sus hallazgos fueron publicado en la pasada edición de marzo de la revista médica Circulation.

Estos médicos encontraron que la relación entre accidentes cerebrovasculares y el consumo de vino es más 'matizada' de lo que se pensaba anteriormente.

Los sujetos del amplio estudio experimentaron en promedio un ligero aumento en el riesgo de sufrir un derrame cerebral inmediatamente después del consumo de una copa de vino, sin embargo después de esa primera hora el riesgo disminuye.

En efecto, los médicos comprobaron como después de la primera hora, el consumo moderado de vino se correlaciona, según los autores, con un efecto protector y un menor riesgo de ictus.

El consumo excesivo de alcohol, sin embargo, no disminuyó el riesgo, más bien todo lo contrario. De hecho, el abuso de alcohol, superior a las dos copas consecutivas de vino, se relacionó con un mayor riesgo cardiovascular en, no sólo en las 24 horas siguientes, sino durante toda la semana.

Las razones para este sustancial aumento en el riesgo temporal cuando se aumenta el consumo de alcohol no se conoce con exactitud pero, a juicio de los médicos, es muy importante para las personas con antecedentes familiares de ictus tener en consideración este factor de riesgo.

Los autores del estudio recomiendan el consumo de bebidas con alcohol sobre la base de los resultados de este estudio siguiendo las directrices ya establecidas por la American Heart Association (AHA), que establece el consumo con moderación, definiendo consumo moderado como 1 bebida al día para las mujeres y 2 bebidas (o menos) al día para los hombres (1 bebida es el equivalente según la AHA a 350 ml. de cerveza, 150 ml. de vino o 50 ml. para bebidas destiladas).

Fuente: Beth Israel Deaconess Medical Center

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta