¡Enhorabuena! Aumenta el consumo del vino en España

Autor

Leonel Rodriguez

Leonel Rodriguez

18 de Abril de 2017

Leído › 2956 veces

Parece que la industria del vino está de enhorabuena. Dicen los medios de comunicación que el consumo de vino ha aumentado, que el año pasado, por fin, los españoles hemos consumido más vino del que veníamos consumiendo durante años pasados y que este aumento del consumo se traduce en un aumento de la demanda que ronda una cifra cercana al 4%.

¿Por qué? ¿Cuál es la razón por la que hasta ahora no había aumentado el consumo de vino a pesar de ser uno de los principales productores?

Las respuestas son varias y en este sentido las nuevas tecnologías tienen mucho que decir. Las ventas a través de Internet son, entre otras, las que parecen haber contribuido con su crecimiento, a este cambio positivo para una de nuestras industrias insignia.

Parece que, aunque lenta, la recuperación económica está detrás de esta situación y con ella, la variedad de la oferta de vinos. Sin embargo, como todo producto, el vino necesita también de una política de imagen y comunicación para darse a conocer entre sus consumidores, sean o no expertos en la materia.

Una imagen más cuidada, una mayor oferta informativa y un aumento de los canales de distribución como pueda ser Internet, al que prácticamente tiene acceso todo el mundo y que es experto en difundir ampliamente cualquier información que circule a través de este canal, han empezado a dar sus frutos.

A todo esto hay que añadir las medidas adoptadas por buena parte del sector, destinadas a la recuperación de una demanda que no terminaba de corresponderse con la de un país en el que sus denominaciones de origen son mundialmente conocidas y en el que existe una gran tradición vitivinícola, por no volver a mencionar la importancia de su producción.

Podemos, al parecer, empezar a plantearnos abandonar los últimos puestos de los rankings y listas elaboradas por instituciones internacionales. Podemos, a pesar de ser uno de los grandes exportadores de vino, empezar a pensar y a preocuparnos más seriamente, por nuestra demanda interna. Quizás el esfuerzo por llegar hasta las generaciones más jóvenes que han vivido menos de cerca nuestra cultura del vino, empiecen a ver en ella lo que realmente significa, el peso que tiene y la calidad de la que disfruta.

Quizás, como abanderados y testigos fundamentales de las nuevas tecnologías, además de como principales expertos en ellas, las nuevas generaciones empiecen a dedicarle el tiempo y el interés que se merece. Siempre desde el consumo responsable, claro está. Tradición, juventud, tecnología y estrategias renovadas, conseguirán llevar nuestra cultura del vino -con todo lo que ello significa- hasta los primeros puestos de las listas; todo es empezar y, de momento, los datos que tenemos de 2016, lo han hecho bien.

Un artículo de Leonel Rodriguez
Crea tu post!

Comenta