Vinos de La Mancha: una ruta para conocerlos mejor

Vilma

Viernes 24 de Enero de 2020

Compártelo

Leído › 2391 veces

Foto: Ruta del Vino La Mancha

Los vinos de D.O. La Mancha proceden de la gran zona vinícola que representan gran parte de las provincias de Ciudad Real, Cuenca, Albacete y Toledo; con más de 170 000 hectáreas de viñedos regados por los ríos Júcar, Tajo y Guadiana, es conocida como “La Bodega de Europa”, incluyendo más de 250 bodegas, algunas de enormes dimensiones, instaladas en un total de 182 municipios.

Características de los vinos de La Mancha

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Vinodelamancha (@vinodelamancha) el 2 Ene, 2020 a las 2:01 PST

La Mancha cuenta con el mayor viñedo de toda Europa, siendo la región vitivinícola con mayor extensión del mundo. Es una zona donde la calidad prima sobre la cantidad, al no ser muy elevado su rendimiento por hectárea. La uva crece a unos 700 metros de altitud, con un clima continental de inviernos fríos y veranos cálidos, en unos suelos de tipo calizo.

Sus vinos tintos tienen una graduación alcohólica que oscila entre los 11,5º y los 13º, con un envejecimiento que se realiza en barricas de roble.

Sus vinos blancos y rosados presentan una graduación de entre 10,5º y 13º, mientras que los naturalmente dulces van de los 13º a los 15º.

También cuenta con una gran variedad de vinos espumosos y de aguja.

Las variedades de uvas que se utilizan para elaborar los vinos de La Mancha son tanto blancas como tintas:

  • Uvas blancas: Viognier, Riesling, Gewürztraminer, Torrontés, Parellada, Pedro Ximénez, Moscatel de grano menudo, Verdejo, Sauvignon Blanc, Chardonnay, Macabeo y Airén.
  • Uvas tintas: Pinot Noir, Cabernet Franc, Malbec, Graciano, Petit Verdot, Merlot, Syrah, Cabernet Sauvignon, Moravia, Gamacha y Tempranillo.

La Ruta del Vino de La Mancha

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Ruta del Vino de La Mancha (@rutadelvinodelamancha) el 15 Nov, 2019 a las 12:50 PST

Parte de Las Rutas del Vino de España, proyecto impulsado por la Asociación Española de Ciudades del Vino (ACEVIN), La Ruta del Vino de La Mancha te permite descubrir no solo el patrimonio vinícola de esta zona de España, sino también toda su riqueza natural, histórica y cultural.

La Ruta del Vino de La Mancha te conduce por los escenarios y sabores más quijotescos y cervantinos de la geografía castellanomanchega, mostrándote lo mejor de sus tierras. La ruta discurre por la llanura manchega, abarcando 6 pueblos de las provincias de Toledo, Albacete y Ciudad Real: Villarrobledo, El Toboso, Socuéllamos, Campo de Criptana, Tomelloso y Alcázar de San Juan. Pronto te das cuenta de que estás entrando en la zona vitivinícola más grande del mundo, con una horizontalidad infinita en la que impresionan las onduladas vides que se pierden en la lontananza.

La oferta vinícola de La Ruta del Vino de la Mancha es muy variada y amplia: festivales, ferias, fiestas, rutas senderistas, cicloturistas y de 4 x 4, visitas a viñedos y bodegas, concursos... todo con el objetivo de sumergirte en su océano de viñedos para descubrir su historia y sus sabores.

Los pueblos de La Mancha

Por supuesto, la ruta también te permite conocer el patrimonio monumental de los pueblos que la conforman. Hagamos un pequeño repaso de algunas de las cosas que te encontrarás en cada uno de ellos.

Villarrobledo

El conjunto urbano de Villarrobledo se caracteriza por sus muros encalados y amplias calles, muy en el estilo de la zona. Además de sus casas nobiliarias, conventos e iglesias, los buenos amantes del vino no pueden dejar de visitar el Centro de Interpretación de la Alfarería Tinajera y el Centro de Interpretación Bodega de Don Quijote.

Socuéllamos

Pueblo que es conocido como la “patria del vino”, dentro del turismo enológico son muy populares las actividades que organiza Manchavino durante todo el año. No debes dejar de visitar el Museo Torre de Vino y, si encuentras tiempo a principios del mes de septiembre, de asistir a la Fiesta de la Vendimia.

Alcázar de San Juan

En esta monumental villa destacan sus molinos de viento, el Palacio del Gran Prior, los museos del Hidalgo y la Alfarería y su Centro de Interpretación del Vino. Algunos de los eventos que se celebran anualmente destacan la Feria de los Sabores de la Tierra del Quijote, las Jornadas de Vino y Bautismo Cervantino, la Jornada Gastronómica del Guiso de las Bodas de Camacho y el Concurso Regional de Vinos de la Tierra del Quijote.

Tomelloso

Pueblo de larga tradición vinícola, presenta un oferta cultural de primer orden con sus museos de Arte Contemporáneo, de Antonio López y del Carro y Aperos de Labranza. El último domingo de abril se celebra su famosa Romería en honor de la Virgen de las Viñas, su patrona.

El Toboso

Patria chica del gran amor del Quijote, Dulcinea, atrae a miles de visitante al año, amantes de la literatura o del vino —o más bien de ambas—, que el buen vino bien puede considerarse poesía. En el mes de abril se celebran las Jornadas Cervantinas, un buen momento para visitar su Museo Cervantino y la Casa Dulcinea del Toboso.

Campo de Criptana

El conocido como el Albaicín manchego por sus empedradas callejuelas, y con unos molinos que bien parecen gigantes, este pueblo es un buen lugar para acabar la Ruta del Vino de La Mancha.

Por supuesto, no se puede completar un buen conocimiento de los vinos de La Mancha sin disfrutar de los manjares que ofrecen los excelentes restaurantes de la zona, inspirados en la recia gastronomía manchega, y que son su mejor complemento.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2391 veces

Comenta