Martúe 2016, nueva añada del vino estrella de Bodegas Martúe

Viernes 01 de Febrero de 2019

Leído › 1429 Veces

Martúe ofrece en esta ocasión un vino con mucho volumen, buena capacidad para envejecer, redondez y un tanino espectacular

La de 2016 en la D.O. Pago Campo de La Guardia, en Toledo, se recordará como una añada magnífica. El invierno trajo un tiempo seco y frío que retrasó el brote de la vid, seguido de una primavera lluviosa con temperaturas suaves que permitieron a las viñas de Martúe brotar con vigor y muchas reservas. Con estos parámetros climáticos, el grandioso terroir del Pago y el buen hacer de bodegas Martúe, hoy ve la luz un vino memorable: Martúe 2016.

Una producción de excelente calidad. Un exhaustivo coupage de un 33% Syrah, 21% Cabernet Sauvignon, 20% Petit Verdot y 19% Malbec y 7% Merlot. En total 115.430 botellas bordelesas y 1.250 botellas Mágnum.

La elaboración de este vino es artesanal y conlleva largas maceraciones con levaduras autóctonas. Martúe 2016 ha permanecido durante 10 meses en barricas de roble francés. Para mantener al máximo todas sus cualidades, este vino no ha sido sometido a duros tratamientos de estabilización y filtrado, por lo que con el tiempo puede aparecer un pequeño sedimento natural.

Maridaje y consumo

Ideal con todo tipo de carnes, incluso caza y con quesos fuertes como el manchego. Se recomienda servirlo entre 16-18ºC. Para apreciar todas sus cualidades se recomienda decantar 20 minutos antes de su consumo. Consumo óptimo hasta 2024.

D.O Pago Campo de la Guardia (Toledo)

Martúe tiene suelos calizos, salinos y muy pobres en nutrientes producen vinos elegantes y potentes, de alta calidad. El Pago Campo de la Guardia se caracteriza por temperaturas extremas típicas del clima continental, con veranos cálidos y secos e inviernos fríos y secos. Se observa un gran intervalo de temperaturas noche-día durante los meses de maduración de las uvas, de julio a septiembre, lo que permite una mayor síntesis de polifenoles durante las noches.

VINO DE PAGO es la máxima calificación que contempla la legislación española en materia vitivinícola, por encima de la Denominación de Origen. El concepto de Pago aplicado al vino se refiere a un viñedo situado en un enclave especial, con suelos singulares y un clima privilegiado que imprime al vino unas cualidades únicas. Sólo diecinueve bodegas en España cuentan con esta distinción.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta