El vino es la mejor bebida para prevenir la Diabetes Tipo2, según una investigación universitaria

Jueves 28 de Julio de 2016

Leído › 11771 Veces

Uno de cada cinco consumidores se librarán de la enfermedad gracias a beber vino, es una de las principales conclusiones del estudio

consumo moderado de vino

Científicos han encontrado una correlación positiva entre disfrutar de una bebida ocasional y un menor riesgo de diabetes tipo 2 . Pero ¿importa el tipo de alcohol que se consume? ¿Es lo mismo tomarse una copa de vino que un whisky, en igualdad de proporción alcohólica?

De acuerdo con un nuevo estudio, publicado en la revista Journal of Diabetes Investigación , los datos sugieren que el vino tiene una gran ventaja sobre la cerveza y las bebidas destiladas (bebidas alcohólicas de alta graduación como whiski, vodka, ron, licores, aguardientes,...).

La diabetes es la séptima causa de muerte en Estados Unidos, según datos del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades. Con más de 29 millones de estadounidenses afectados por la enfermedad, los investigadores han dedicado muchos esfuerzo durante mucho tiempo a descubrir nuevas formas con las que reducir la propagación de esta enfermedad.

Múltiples estudios realizados en los últimos decenios ya habían demostrado previamente que el consumo moderado de alcohol tiene el potencial de prevenir o mitigar los síntomas de la Diabetes Tipo 2.

En el nuevo estudio, los investigadores de la Universidad de Wuhan y la Universidad Huazhong de Ciencias y Tecnología (ambas ubicadas en Wuhan, China) dieron un paso más mediante el análisis de los efectos del vino, la cerveza y las bebidas destiladas, respectivamente, sobre el riesgo de desarrollar la enfermedad crónica.

Se llevó a cabo un análisis de 13 estudios existentes, en los cuales se identificaron las estimaciones de riesgo entre bebida específica alcohólica (vino, cerveza o destilado), el consumo y la incidencia de la Diabetes Tipo 2. Los datos colectivos incluyeron 397.296 participantes, de los cuales 20.641 padecían Diabetes Tipo 2.

Para dar sentido a los datos, e igualar las proporciones, los investigadores convirtieron todas las mediciones de consumo de alcohol a gramos por día. Según las agencias de salud de Estados Unidos, una bebida "estándar" contiene 14 gramos de alcohol puro. Esto es equivalente a una lata de cerveza (de unos 35cl), una copa de vino (de unos 15cl) o un trago de whisky de 0,06 cl. Los científicos definieron un consumo moderado de 20 a 30 gramos por día para cerveza y vino y de 7 a 15 gramos por día para los destilados.

Después de analizar todos estos datos los resultados fueron aplastantes. Confirmaron que con las tres categorías de bebidas, el consumo moderado sea cual fuere la bebida estaba vinculado con un menor riesgo de padecer Diabetes Tipo 2. Sin embargo, el riesgo era mucho menor en los bebedores de vino. Así, los consumidores moderados de vino tenían un 20% menos probabilidades de padecer Diabetes Tipos 2, frente al 9% y el 5% en los bebedores moderados de cerveza y destilados.

Dicho de otra forma, este estudio ha constatado de manera probabilística que de entre los consumidores moderados, una de cada cinco personas se librarán de la enfermedad gracias a beber vino.

¿Que ocurre con los bebedores que sobrepasan consumo moderado?

Los investigadores también encontraron que para los bebedores de cerveza y destilados, los beneficios del alcohol sólo son patentes en las dosis antes descritas como moderadas.

Según el estudio, si se superan estas dosis hasta un consumo de cerveza de 80 gramos por día o destilados de 23 gramos por día, el riesgo de Diabetes Tipo 2 aumenta, es decir aumenta el riesgo de padecer la enfermedad por el consumo de estas bebidas.

Sin embargo los científicos se quedaron sorprendidos con los resultados del vino, ya que a diferencia de la cerveza y los destilados, un consumo superior al moderado de hasta 80 gramos por día, si bien no reducía el riesgo de la enfermedad tampoco lo aumentaba.

Es decir, sobrepasar la dosis considerada como moderada no aumentaba el riesgo de padecer la enfermedad.

Los científicos explican estos efectos protectores marcadamente más altos del vino y el hecho de que no aumente el riesgo si duplicamos el consumo moderado por una molécula llamada..., si lo han adivinado: resveratrol.

Su hipótesis es que el resveratrol, un tipo de polifenol conocido por sus beneficios para la salud, puede contribuir a una reducción del riesgo más eficaz que el resto de bebidas. Estudios previos han demostrado que el resveratrol puede reducir drásticamente los niveles de glucosa en la sangre.

Si bien los resultados del estudio son sólidos, y están fundamentados en una muestra de gran tamaño, los científicos todavía tienen que demostrar una relación directa entre la bebida y un menor riesgo de diabetes. Sin embargo, los datos evidencian que el vino consumido con moderación se muestra eficaz en la prevención de la Diabetes Tipo 2 y que es un tema que vale la pena seguir investigando.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta