Una investigación médica asegura que el vino puede ayudar a prevenir la diabetes en las mujeres

París

Viernes 21 de Noviembre de 2014

Leído › 6790 Veces

Una nueva investigación del Instituto Francés de la Salud e Investigación Médica confirman estas conclusiones, pero va más allá

Cuando se trata del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, anteriores investigaciones habían determinado que el consumo de alcohol debía obedecer la triple regla: Ni poco, ni nada, sino lo suficiente. Así, el consumo moderado de alcohol parece proteger contra la diabetes tipo 2 mejor que a los que no consumen nada de alcohol.

Ahora, una nueva investigación del Instituto Francés de la Salud e Investigación Médica confirman estas conclusiones, pero va más allá.

La investigación analizó los efectos del vino, en particular, y lo estudió sólo en mujeres. Los resultados sugieren que entre las mujeres, el vino tiene un efecto protector contra la diabetes tipo 2 en personas con sobrepeso. También encontró que el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 de la mujer es inferior si ella empieza a beber vino a edad temprana.

"Pensamos que un consumo moderado de vino puede ser beneficioso para la prevención de diabetes tipo 2 en todos los individuos, no sólo los obesos", destacó el Dr. Guy Fagherazzi, autor principal del estudio. "Lo que ocurre es que en el caso de las mujeres con sobrepeso, que ya se encuentran en situación de mayor riesgo que las demás, hemos sido capaces de detectar el efecto del vino de manera más notoria".

Para esta exhaustiva investigación, Fagherazzi y sus colegas analizaron los datos de 66.485 mujeres de un estudio francés sobre salud y dieta obtenidos entre 1993 y 2007. Durante ese período, 1.372 de las mujeres desarrollaron diabetes tipo 2.

Entre todas las mujeres, las que consumieron entre medio vaso a 1 vaso de vino al día mostraron una pequeña reducción en el riesgo de diabetes tipo 2. Pero cuando el equipo se centró en las mujeres cuyo índice de masa corporal era de 25 o mayor, el consumo de 2 o más vasos al día estaba fuertemente asociado a una mayor disminución en el riesgo de padecer la enfermedad.

Paralelamente, en un segundo estudio por separado, las mujeres que habían comenzado a beber moderadamente vino a una edad más joven, 20 años o incluso antes, se encontraban en un riesgo menor de desarrollar la enfermedad.

Para Fagherazzi, la clave por la cual el vino protege frente a la diabetes 2 está en los antioxidantes que pueden jugar un gran papel: "Una gran ingesta de polifenoles, especialmente los presentes en el vino, ha sido correlacionado de manera muy clara con un menor riesgo de enfermedades cardio-metabólicas".

Por otro lado, en cuanto al consumo moderado de bebidas alcohólicas procedentes de destilados (aguardientes, whisky, vodka, ron,...), Fagherazzi dijo que "el efecto del etanol sobre la sensibilidad a la insulina aún se debate en la actualidad".

El próximo proyecto de Fagherazzi se centrará en si el consumo de vino puede mitigar las complicaciones causadas por el daño sufrido en las personas que ya padecen de diabetes.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta