Aireador de vino ¿sirve realmente?

Si te apasiona el mundo del vino, sabrás que existen varios accesorios que todo aficionado tiene o se plantea adquirir....

Úrsula Marcos

Compártelo

Leído › 11931 veces

Si te apasiona el mundo del vino, sabrás que existen varios accesorios que todo aficionado tiene o se plantea adquirir. El aireador de vino es uno de estos utensilios que son cada vez más populares por su practicidad, su sencillez de uso y sus buenos resultados. Conozcamos qué son los aireadores de vino, sus características y cómo utilizarlos para sacarles el máximo partido. 

Qué es un aireador de vino y para qué sirve

El aireador es una herramienta que sirve para oxigenar el vino. Gracias a este proceso de oxigenación, se pueden apreciar mejor las características organolépticas del vino. 

Al mezclar aire con el vino, se produce este proceso de oxigenación, que permite que el vino se abra y se desarrolle su sabor y aromas de manera más completa y equilibrada. 

Una de las principales ventajas de usar aireadores de vino es que la oxigenación se da de manera inmediata al pasar el vino de la botella al aireador y de ahí al decantador o la copa. Así, no es necesario que la botella repose una vez abierta antes de servir el vino. 

Tipos de aireadores de vino 

Existen múltiples tipos que van de los más sencillos, que puedes llevar en el bolsillo, a otros más grandes que incluyen un pie o peana. El diseño más común tiene una forma ovoide o de cono. Algunos se introducen directamente en la botella a modo de tapón y otros se sujetan con la mano entre la botella y la copa. 

En el mercado existen múltiples modelos que van mejorando y optimizando sus tecnologías para conseguir la mejor oxigenación. Los materiales en los que se fabrican son principalmente acrílico, metal, siliconas, caucho, cristal y plásticos. 

Podemos destacar los siguientes tipos:

  • Eléctrico
  • Con filtro anti sedimentos
  • Con doble aireación
  • De carga USB
  • De tapón con sistema de sellado
  • Aireador para botella
  • Aireador para Magnum
  • Con sistema de oxigenación y decantación

Cómo funciona un aireador de vino

Este accesorio tiene un funcionamiento muy sencillo. El oxígeno se mezcla con el vino al pasar por el aireador y circular. También hace que desaparezcan los gases que se acumulan en el interior de la botella, como el dióxido de carbono, que provocan olores no deseados. Si incluye filtros, además las partículas sedimentarias o las impurezas se quedarán atrapadas en el interior del aireador. 

Aireador y decantador de vino: ¿son lo mismo?

Aunque su función es similar, existen diferencias entre ambos utensilios. El aireador sirve para oxigenar rápidamente el vino. Al pasar por su interior, se inyecta aire que al contacto con el vino colabora con el despertar de sus aromas. 

El decantador es un recipiente, normalmente de cristal, que tiene el fondo más ancho que las botellas. El vino se decanta y se deja reposar para que al contacto con el aire vaya abriéndose a la par que los sedimentos se depositan en el fondo. El proceso es más lento que con el aireador de vino. 

¿Para qué vinos sirve el aireador?

Esta herramienta sirve para oxigenar cualquier tipo de vino. Pero, el efecto no es igual en todos. Hay algunas claves que debes tener en cuenta y debes saber que no todos los vinos se benefician de este proceso. 

Vinos blancos y rosados

Normalmente, son vinos que se consumen rápido y no pasan mucho tiempo embotellados. Estos vinos no se airean porque no hay una diferencia apreciable e incluso su uso puede ser contraproducente. La única excepción podría ser algún tipo de vino blanco con crianza o viejos.

Tintos jóvenes

El aireador de vino ayuda a suavizar los tintos muy tánicos. Redondean el sabor y hacen que se desplieguen los aromas. Además, ayuda a que desaparezcan esos primeros olores no deseados que pueden surgir justo al descorchar una botella de tinto joven. 

Tintos crianza

El vino que pasa por un proceso de envejecimiento está durante más tiempo en la botella. Por eso, estos vinos necesitan respirar para abrirse y mostrar todo su espectro de aromas y matices de sabor. El aireador acelera el proceso y permite disfrutar del vino sin necesidad de esperar. 

Tintos reserva o gran reserva

Estos vinos que han pasado más tiempo embotellados pueden tener sedimentos e impurezas y es más aconsejable usar un decantador

Como regla general, podemos apuntar que los vinos más complejos o de mayor profundidad es mejor decantarlos, mientras que los más frescos y ligeros es mejor airearlos. 

¿Mejora las características del vino?

Admitámoslo: si un vino es malo, no hay aireador que lo arregle. Al contrario, su uso puede enfatizar los defectos que tenga. 

Lo que sí hace este aparato es desplegar todos los aromas y matices que el vino ya tiene. Es decir, descubre el verdadero buqué del vino. 

 

El aireador de vino es un utensilio muy útil para que se exprese todo el sabor y los aromas del vino y hacer que se desarrolle de manera más completa y equilibrada en tu copa.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 11931 veces