Aromas del Pasado: Recuerdos entre Viñedos

Cada copa de vino despierta no solo nuestros sentidos, sino también los vínculos emocionales que atesoramos en nuestro interior

Escrito por

Martes 16 de Abril de 2024

Compártelo

Leído › 2989 veces

En las páginas de este artículo, nos aventuraremos a descubrir la fascinante unión entre los recuerdos personales y el apasionante universo de la enología.

El mundo del vino no solo está lleno de sabores y aromas exquisitos, sino también de experiencias y recuerdos que perduran en el tiempo. Cada copa de vino puede evocar memorias únicas y especiales, transportándonos a momentos vividos entre barricas con familiares, amigos y seres queridos cercanos...

Mi incursión en el mundo del vino empezó como un viaje de autodescubrimiento. Cada visita a bodegas y cata de vinos representaba un nuevo capítulo en mi aprendizaje, donde conocía a personas apasionadas que compartían su amor por esta noble bebida. Los aromas de las cepas, la elegancia de las barricas y el arte de la vinificación se entrelazaron para formar parte de mi historia personal y profesional.

Así como el vino se enriquece con el tiempo, mis recuerdos enológicos también han madurado y evolucionado. Y así nació "coaching a través del vino", donde aprendo con cada taller sobre paciencia, escucha activa, creatividad, sencillez, dedicación y la importancia de cultivar relaciones como se cultivan las uvas: con atención y cuidado. Cada botella abierta durante los talleres es un capítulo nuevo en este libro de aprendizajes y descubrimientos, donde el vino actúa como un espejo que refleja nuestras experiencias y emociones, y nos enseña a saborear cada momento con plenitud y gratitud.

El mundo del vino me enseña no solo sobre la enología, sino también sobre la vida y las relaciones humanas.

Mis vivencias en el mundo del vino se han convertido en relatos que comparto con amigos y familiares alrededor de la mesa. Cada botella descorchada es una invitación a viajar en el tiempo y revivir momentos especiales, tejiendo nuevos recuerdos mientras saboreamos el presente. Cada sorbo de vino en esas noches nos transporta de vuelta a risas compartidas y conversaciones profundas.

Recuerdo con cariño las veladas entre amigas en las cálidas y eternas tardes, donde el único propósito era disfrutar de esos momentos juntas.

Al reflexionar sobre mi trayecto en el mundo del vino, me doy cuenta de que está bebida no es simplemente líquido en una botella, sino un vínculo entre el pasado, el presente y el futuro. Las tradiciones vitivinícolas se entrelazan con mis propios recuerdos, creando un legado de pasión y aprendizaje que anhelo compartir tanto a nivel personal como profesionalmente.

Cada botella de vino guarda más que aromas y sabores; guarda historias y recuerdos que enriquecen nuestras vidas. En cada brindis, celebramos no solo el momento presente, sino también los momentos pasados que nos han moldeado.

Descubre viajes sensoriales donde los matices de cada vino se entrelazan con tu historia personal, creando un lienzo de sensaciones únicas que te invitan a explorar tus propios recuerdos a través de la magia del vino.

El mundo del vino es vasto y diverso, lleno de historias por descubrir y momentos por compartir. Cada botella es un libro abierto que nos invita a explorar nuevos mundos y a reconectar con nuestras propias raíces. Que cada sorbo sea un viaje en el tiempo y un brindis por la vida y sus inolvidables experiencias.

Una de las mayores alegrías del mundo del vino es poder compartirlo con otros.

Un abrazo,

Elena Naranjo

www.elenanaranjo.net

Un artículo de Elena Naranjo
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2989 veces