Uva airén: ¿conoces las características de este tipo de uva?

Vilma Delgado

Compártelo

Leído › 2561 veces

La uva airén es la variedad de uva blanca más implantada en España, tanto en extensión de cultivo como en producción agrícola. Su cultivo se localiza principalmente en Castilla-La Mancha, y por eso también se conoce con el nombre de Manchega y Valdepeñera. Recibe otras denominaciones como lairén, aidén, forcallat o forcallat blanca. También se cultiva en Madrid, Murcia, la Comunidad Valenciana y Andalucía, sobre todo en la D. O. Montilla-Moriles. La uva blanca airén tiene origen español, pero ocupa el tercer lugar de superficie plantada a nivel mundial. 

Características de la uva airén

La airén es una uva que se utiliza principalmente para la vinificación. La airén se caracteriza por ser muy dura ante los agentes externos y puede cultivarse en zonas con climas difíciles y suelos poco fértiles. Es resistente a la sequía y tolerante y resistente a plagas y enfermedades. Gracias a esto, es una variedad muy apta para cultivos ecológicos y para afrontar las condiciones climatológicas de regiones secas, áridas y con gran amplitud térmica. 

Según la ficha del Registro Oficial de Variedades de Vid del Ministerio de Agricultura, la planta de viña airén reúne las siguientes características:

Según sus aptitudes agronómicas, se trata de una planta vigorosa de porte rastrero. Su fertilidad es elevada y produce grandes racimos con forma cónica o cilíndrica. La compacidad es media y los pedúnculos son muy cortos. Tanto el desborre como la maduración son muy tardíos.

La uva airén es de tamaño mediano y uniforme y de forma esférica. El color de la piel es verde o amarilla mientras que la coloración de la pulpa no está presente y por tanto su zumo también es incoloro. La consistencia del grano va de blanda a ligeramente dura y su piel es de grosor medio. 

¿Cómo son los vinos elaborados con airén?

Hasta hace pocas décadas, la airén se utilizaba para destilados, mostos y para vino a granel. Esto es debido a la gran productividad de sus cepas y al carácter neutro de los vinos, que servían para vinos de mezcla. 

Desde hace pocos años, las bodegas han mejorado y modernizado sus procesos para elaborar vinos, también monovarietales, cada vez más reconocidos y con un mejor perfil organoléptico. 

El vino elaborado con airén es de color amarillo pálido y presenta unas características iridiscencias o reflejos verdes.

Sus aromas, aunque no especialmente potentes, sí son interesantes. En nariz destacan los aromas afrutados a plátano, manzana, pomelo o piña.

La acidez es de baja a moderada, mientras que presentan una alta graduación alcohólica. Son vinos con cuerpo, francos pero frescos y fáciles de beber gracias al ligero dulzor presente en boca. 

En la actualidad, muchas bodegas están apostando por elaborar vinos con airén primando la calidad frente al rendimiento. Esto se consigue con una selección óptima de la viña, preferiblemente vieja y con menor rendimiento, el control en la maduración de la uva, la vendimia temprana y el control de la temperatura en el proceso de fermentación para que el vino manifieste sus aromas.

Estos vinos son muy apreciados fuera de nuestras fronteras, por sus aromas limpios con tonos cítricos y frutales y su carácter estructurado. 

La airén es una uva que funciona especialmente para elaborar vinos jóvenes y tradicionales. Al ser una uva considerada neutra, es muy adecuada para elaborar coupages. Combina especialmente bien con los cencibel manchegos o con macabeo y malvar, tal y como se está consiguiendo en Madrid. 

La airén sorprende en el mundo de la gastronomía y los vinos reivindicando su valor como una variedad que nos regala vinos agradables, de textura suave y fáciles de beber a la par que robustos.

Contrastan sus aromas de fruta madura en nariz, que se convierten en notas frescas con toques de frutas verdes. Los vinos elaborados con uva airén maridan excepcionalmente bien con arroces, pescados blancos, quesos semicurados, platos de pasta, pizzas y mariscos.

Curiosidades de este tipo de uva

La uva airén es una variedad que destaca por su rudeza y resistencia. Sobrevivió a la filoxera, crece en suelos poco fértiles y en situaciones climatológicas adversas. 

Es capaz de ofrecer un gran rendimiento aún en condiciones duras. Una sola cepa de airén puede producir hasta seis kilos de uva. Esto la ha convertido en una variedad muy popular y versátil. 

La airén es la variedad de uva blanca más plantada en España. La mayor parte de la superficie cultivada de airén está en Castilla-La Mancha, hasta un 90 % se concentra en tierras manchegas. 

Ya conoces mejor la uva airén, sus características y los vinos que es capaz de regalarnos. Gracias a los avances tecnológicos y al buen hacer de viticultores, enólogos y bodegueros, hemos pasado de considerar a la airén como una uva menos a disfrutar de vinos únicos con los que ampliar nuestra cultura vitivinícola y agasajar al paladar.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2561 veces

Comenta