Domi Vélez elabora las mejores pastas de Andalucía con vino de Lebrija

González Palacios convierte su palo cortado 1986 en uno de los ingredientes

Escrito por

Lunes 15 de Abril de 2024

Compártelo

Leído › 3408 veces

Por todos son conocidas las virtudes de los vinos generosos a la hora de combinar con platos y, de unos años a esta parte, no sólo se maridan con absolutamente todo, sino que también forman parte de las propias recetas como uno más de sus ingredientes.

Eso ha pasado en el caso que nos toca hoy. Domi Vélez, el prestigioso panadero lebrijano, fue designado como World's Best Baker en 2021 y, desde ese momento, la trayectoria de nuestro protagonista ha sido meteórica. Desde su despacho de pan en la calle Suecia, en la sevillana localidad de Lebrija, su proceso de expasión ha sido sencillamente abrumador ampliando y reformando la tienda, adquiriendo una nave para desarrollar su pastelería sin limitaciones de espacio y abriendo dos nuevos despachos donde combina a la perfección su pan y los dulces que le están posicionando también en este dulce mercado. De hecho, tal fue la espectación suscitada con la apertura, que las colas para entrar a comprar en la nueva tienda de Sevilla, ubicada en la calle Álvarez Quintero, daban la vuelta a la manzana.

El proceso de crecimiento no puede parar y Domi sigue participando en concursos que le ayuden a mantener activo el músculo del cerebro mediente la innovación constante y la presentacion de sorprendentes elaboraciones. En Valencia se ha celebrado este mes de abril la sexta edición de los Premios Dulcypas a la Mejor Pasta de Té Artesana de España con la participación de trescientos cincuenta y siete profesionales. Pues bien, Vélez ha sido premiado con la mejor pasta de té artesana de Andalucía. Un reconocimiento que no habría sido posible sin la incorporación a la receta de un ingrediente un tanto peculiar: el palo cortado "González Palacios 1986 solera", de Bodegas González Palacios.

Este vino ha obtenido el premio de la categoría "Vinos de Licor, Aromatizados y Vinos Dulces" en el IX Concurso Vinos y Licores de la Provincia de Sevilla que, como cada año, organiza Diputación de Sevilla. Un vino que tiene recuerdos a crianza bajo velo en flor sin haberla tenido, que le sorprenderá por su suavidad y persistencia. Un vino para tomar lentamente y saborear cada sorbo a la vez que nos deleita con sus inigualables aromas.

La crianza oxidativa la realiza en barricas jerezanas de quinientos litros durante más de treinta años y marida a la perfección con estofados, carnes rojas y de caza, frutos secos y quesos fuertes. Es de color ámbar tirando a caoba, glicérico, con grandes lagrimas en copa. En nariz es potente, complejo y sorprendente, donde nos encontraremos frutos secos, especialmente a nueces, olores torrefactos de maderas tostadas. En boca es un vino potente, complejo y sorprendente, con ligeros recuerdos dulces y salinos.

La crianza de este vino comienza en la viña, en el campo, con un suelo de tierra albariza que le imprime el carácter a la uva palomino y que ha inspirado a Domi Vélez para bautizar esta pasta de té como Albariza y que puede servir como maridaje perfecto a estos delicados dulces, en lugar de los cafés o las infusiones tradicionales. Haga la prueba.

Un artículo de Carlos M. Montero
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 3408 veces