Alternativas a los pesticidas en la viticultura

Un proyecto marca la diferencia con métodos biológicos y tecnología de punta

Jueves 09 de Mayo de 2024

Compártelo

Leído › 2154 veces

La búsqueda de alternativas más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente ha llevado a numerosas innovaciones, especialmente en el uso de métodos biológicos y sistemas de decisión basados en tecnología avanzada. En este contexto, el trabajo desarrollado por el grupo BIOVITIS del Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino (ICVV) está marcando una diferencia notable.

El enfoque de BIOVITIS hacia una viticultura más verde se centra en el empleo de extractos naturales y microorganismos beneficiosos que ofrecen protección contra los patógenos sin la carga ambiental que conlleva el uso de químicos tradicionales. Por ejemplo, han investigado cómo ciertos extractos de plantas no solo inhiben el crecimiento de hongos patógenos, sino que también promueven la salud general de las vides, fortaleciéndolas contra futuros ataques.

Además de los tratamientos biológicos, BIOVITIS utiliza sistemas de soporte en la toma de decisiones que se basan en modelos predictivos y monitoreo en tiempo real. Estas herramientas tecnológicas son esenciales para optimizar el uso de tratamientos, permitiendo a los viticultores aplicar medidas de control en el momento y lugar precisos, reduciendo así el uso excesivo de fungicidas y su impacto en el ecosistema.

Sin embargo, el cambio a prácticas más sostenibles no está exento de retos, especialmente en zonas con larga tradición vitivinícola donde las prácticas establecidas son difíciles de modificar. Aquí es donde la educación y la formación juegan un papel básico. BIOVITIS no solo trabaja en el desarrollo de estas tecnologías, sino que también se dedica a la difusión de sus conocimientos y técnicas entre los viticultores, facilitando así una transición más suave hacia métodos de cultivo sostenibles.

Es vital que la comunidad vitivinícola global tome nota de los avances realizados por instituciones como el ICVV a través de su grupo BIOVITIS. La integración de la ciencia y la naturaleza, junto con tecnologías de vanguardia, puede llevar a una revolución en la forma en que cultivamos nuestras vides, orientada no solo a la eficiencia sino también al respeto por nuestro entorno.

El futuro de la viticultura parece prometedor gracias a estos avances, que no solo ofrecen soluciones prácticas y efectivas a problemas inmediatos, sino que también aseguran la viabilidad a largo plazo de esta industria en armonía con el planeta. Este es un modelo que otros sectores agrícolas podrían seguir, marcando un precedente en la agricultura sostenible y responsable.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2154 veces