113.278 Seguidores !

Los bebedores moderados tienen la mitad de probabilidad de enfermar por NALFD

EFE

Sábado 21 de Abril de 2012

Leído › 4497 Veces

NALFD es la enfermedad hepática más común en los Estados Unidos, que afecta hasta a un tercio de los adultos estadounidenses

Las personas con la enfermedad de hígado graso no alcohólico (NALFD) que consumen bebidas con contenido alcohólico en cantidades moderadas - no más de uno o dos vasos por día - tienen la mitad de probabilidades de desarrollar la hepatitis, que los no bebedores con la misma enfermedad, según informa un equipo internacional de científicos dirigidos por el investigadores de la Universidad de California en San Diego, Escuela de Medicina, y publicado en The Journal of Hepatology.

NALFD es la enfermedad hepática más común en los Estados Unidos, que afecta hasta a un tercio de los adultos estadounidenses.

Se caracteriza por la acumulación anormal de grasa en el hígado. La causa o causas específicas no se conoce, aunque la obesidad y la diabetes son factores de riesgo.

La mayoría de los pacientes con EHNA tienen pocos o ningún síntoma, pero en su forma más progresiva, conocida como esteatohepatitis no alcohólica o EHNA, hay un riesgo significativamente aumentado de cirrosis, cáncer hepático y la muerte relacionada con el hígado.

NALFD es también un factor de riesgo conocido para la enfermedad cardiovascular (ECV). Los pacientes con hígado graso no alcohólico tienen aproximadamente dos veces más de probabilidades de morir por una enfermedad coronaria que de una enfermedad en el hígado.

Los autores del estudio querían saber si los bien documentados beneficios saludables para el corazón del consumo moderado de alcohol superan los efectos negativos del alcohol.

"Sabemos que un paciente de 50 años de edad, con hígado graso no alcohólico tiene un riesgo mayor de padecer una enfermedad cardiovascular", dijo Jeffrey Schwimmer, MD, profesor asociado de pediatría clínica de la Universidad de California en San Diego.

"Los datos sugieren que el consumo moderado de alcohol sería beneficioso (en la reducción de riesgo del paciente con una enfermedad cardiovascular) si usted no toma en cuenta la enfermedad hepática. Cuando se toman en cuenta la enfermedad hepática, sin embargo, la recomendación médica habitual es no tomar alcohol".

Schwimmer y sus compañeros descubrieron que los beneficios del consumo moderado de alcohol fueron convincentes, al menos en términos de reducción de las probabilidades de los pacientes con hígado graso no alcohólico de desarrollar formas más graves de la enfermedad.

Los pacientes con NASH son 10 veces más probabilidad de progresar a la cirrosis, la fase final de enfermedad hepática crónica. La cirrosis es la 12 ª causa de muerte en los EEUU, matando a un estimado de 27.000 estadounidenses al año.

El estudio no evaluó los efectos de diferentes tipos de alcohol, como cerveza o licores. Schwimmer dijo que para ello se requeriría un estudio mucho más grande. Además, los resultados del estudio no se aplican a los niños. Todos los participantes en el estudio eran mayores de 21 años.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta