El vino, aportación plenamente saludable

Martes 26 de Julio de 2016

Leído › 3251 Veces

Tan excelente alimento es el vino que está comprobado que consumiendo una cantidad diaria se obtienen los siguientes beneficios añadidos

vino con amigos

Como ocurre con otras muchas sustancias, la profesión médica reconoce que, tomado en proporciones razonables, su aportación es plenamente saludable.

Y eso que hay alrededor de dos millares de componentes que forman parte del vino de los que se desconocen sus funciones.

Lo más esperanzador es que, según va avanzando la química y se van conociendo estos otros elementos, crece su reconocimiento desde la perspectiva de la salud.

vino en familia

Tan excelente alimento es el vino que está comprobado que consumiendo una cantidad diaria, fundamentalmente de tinto (de dos a cuatro copas los hombres, de una a dos las mujeres, como señala el eminente cardiólogo y nutriólogo Valentín Fuster), se obtienen otros beneficios añadidos, como la prevención de problemas cardíacos, la reducción del colesterol malo (LDL) y el aumento del bueno (HDL), el retraso en la demencia senil y hasta la adquisición de polifenoles anticancerígenos en lo que es la gran batalla de nuestro tiempo.

Incluso Enrique Rojas, catedrático de Psiquiatría de la Universidad Complutense y presidente de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición (Fivin), asegura que un vino de calidad, de unos trece grados de alcohol, tomado con moderación y sensatez, no es solo un alimento sino que alcanza la condición de antidepresivo, estimulante y ansiolítico, puesto que disuelve las tensiones emocionales, sin olvidar que produce un aumento de la capacidad de comunicación y de pensamiento de la persona.

Y, por encima de todo, crea intercambios afectivos entre las personas, socializa y, por lo tanto, contribuye a reducir la soledad, otra de las lacras de nuestro tiempo.

Por Rafael Ansón
Presidente de Fundes (Fundación de Estudios Sociológicos)
Presidente de la Real Academia de Gastronomía
Presidente de Honor De La Academia Internacional de Gastronomía

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta