La historia del precio de los grandes vinos

Miércoles 05 de Agosto de 2015

Leído › 3302 Veces

Los grandes vinos de Burdeos confirmaron su supremacía desde el siglo XVII, lo que ofrece un interés especial a la historia de la fluctuación de sus precios

El precio de los vinos y el volumen de su producción han fluctuado enormemente a lo largo de los siglos. Estas variaciones se han producido en función de los caprichos de la climatología y de las condiciones económicas, que restringían la oferta en cantidad o en calidad y la demanda de la clientela respectivamente.

El hecho de que los vinos de calidad se conserven bien ha evitado que sus precios sufrieran hundimientos espectaculares como los que han afectado a otros cultivos.

Sin embargo, el mundo del vino ha padecido largos períodos durante los cuales la producción no ha sido en absoluto rentable. 

Los grandes vinos de Burdeos confirmaron su supremacía desde el siglo XVII, lo que ofrece un interés especial a la historia de la fluctuación de sus precios. Aunque en algunas épocas no estuvieron tan de moda, nunca han tenido una verdadera competencia.

El auge de los grandes vinos

Estudiando los archivos bordeleses, se puede ver a qué época se remonta el auge de los 'grands crus', destinados al añejamiento y surgidos de ciertas denominaciones de origen de nombre prestigioso.

En 1647, el precio de los vinos 'palus' ligeros y fáciles de beber, producidos en las buenas tierras que bordeaban el río, eran más elevados que los de 'Graves' o 'Médoc'.

Dos generaciones más tarde, en 1714, los vinos finos que llevaban el nombre de un 'château' -Pontac (en la actualidad Haut-Brion), Latour, Lafite, Margaux- costaban cinco veces más que los vinos corrientes de Burdeos que se bebían jóvenes. Los 'grands crus' acababan de nacer y de confirmar su derecho a unos precios altos, privilegio que han conservado hasta nuestros días.

Los archivos del Château Latour, cuya reputación como 'premier cru' se remonta a tres siglos -confirmada por la clasificación hecha en 1855-, incluyen una serie muy completa de cifras concernientes a los precios de venta y al volumen de las vendimias. Los precios pasaron de un mínimo de 250 francos el tonel de 900 litros, en 1809, a un récord de seis mil francos en 1867.

Los propietarios de Château Latour vendían su vino a los bodegueros de Burdeos y el precio se fijaba cada año. En determinadas épocas, los propietarios firmaban contratos a precio fijo, como lo demuestran los precios correspondientes a las décadas de 1840, 1880 y 1900.

La edad de oro y las crisis

La variación del precio de los vinos no está siempre determinada por una menor producción o una mayor calidad, y los 'grands crus' han conocido por otros motivos períodos de bonanza seguidos de duras crisis.

El oídio arrasó los viñedos entre 1853 y 1854. Unos años después llegó el mildiu y luego la filoxera. Los viñedos bordeleses padecen también las grandes heladas invernales, como la de 1956.

Además, los precios vienen dictados por la demanda y tienen máximos (como el de 1973) y mínimos (como el de 1974) . Hay que esperar a la década de 1980 para asistir a la nueva edad de oro, coronada por grandes cosechas como las del 1982, 1985, 1986, 1988, 1989 y 1990.

Precios y clasificación

En la primera mitad del sígjo XIX aparecieron numerosos intentos de clasificación que desembocaron en la lista establecida con ocasión de la Exposición Universal de 1855.

Los criterios para establecer esta jerarquía se basaron en la media de los precios obtenidos por los diversos vinos en el transcurso de la generación anterior.

La demanda del mercado podía considerarse como un verdadero espejo de la calidad, y fueron los precios de la época los que dieron a cada vino su rango. El único cambio en la mencionada clasificación , de 1855 data de 1973, año en el que el Mouton fue promovido de segundo a premier cru.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta