Cómo es el vino txakoli y por qué es tan especial

Vilma Delgado

Compártelo

Leído › 4869 veces

El vino txakoli aún mantiene cierta mala fama en algunos círculos. Algunas personas piensan que se trata de un vino de dudosa calidad, demasiado ácido y muy “cabezón” para las resacas. Pero nada más lejos de la realidad; este vino presenta una gran calidad y modernidad, con un carácter que refleja el buen hacer de generaciones y generaciones de viticultores. Antes de decidir, debes saber bien qué es el txakoli, sus características, la mejor forma de tomarlo y algunas cosas más.

Características del vino txakoli

El txakoli es un vino de baja graduación alcohólica, afrutado y con una buena acidez, que se produce en el País Vasco.

La mejora de la imagen del producto y de sus técnicas de elaboración, además del gran cuidado de sus viñedos, ha logrado que el txakoli haya pasado de ser un vino que prácticamente solo se consumía en Euskadi y en sus cercanías a ser un producto muy apreciado en toda España y allende sus fronteras.

Aunque no se conoce con exactitud el origen de este vino, los primeros documentos en los que se menciona los sitúan en la localidad vizcaína de Lekeitio, en el siglo XIV. Durante el siglo XIX esta villa vasca llegó a producir más de 800 000 litros de txakoli al año.

En lo referente a su popular nombre, algunos etimólogos e historiadores creen que puede proceder de ciertas conversaciones que se daban entre productores de vino. A la pregunta “cuánto vino has hecho”, se respondía muchas veces, y en euskera, “etxeko ain”, que siginifica “lo justo para la casa”. La expresión vascuence fue derivando hasta convertirse en “txakoli”.

Las variedades de uva utilizadas para la elaboración del vino txakoli son las siguientes:

  • Blancas: hondarrabi zuri, hondarrabi zuri zerratia, petit courbu, petit manseng, gros manseng, chardonnay y riesling.
  • Tintas: hondarrabi beltza. 

Los vinos txakoli son en su mayoría blancos y jóvenes. Suelen tener una crianza sobre lías, lo que les proporciona una estructura y cuerpo mayor, pero se puede encontrar txakoli fermentado en barrica y también con crianza en barrica de roble.

Cómo se toma el txakoli

Igual que ocurre con la mayor parte de los vinos blancos, este vino dejó de ser hace mucho tiempo un vino estacional para ser degustado durante todo el año. Sin embargo, hay que reconocer que la llegada del sol y de las estaciones cálidas invitan a refrescarse con un buen txakoli en las terrazas de verano.

A qué temperatura hay que tomar el txakoli

El txakoli es un vino muy vivo y afrutado que se bebe con suavidad. Al resultar algo ácido, la temperatura ideal para consumirlo se encuentra entre los 7 y los 10 grados, de forma que su frescor contrarreste su excesiva acidez.

En cuanto al recipiente más adecuado para degustar este vino, sin duda alguna la copa es la mejor elección, aunque muchos lo hagan en vaso de chato o en vaso de sidra.

Las copas deben ser similares a las que se utilizan para los grandes vinos (el txakoli lo es), finas, transparentes y de tamaño medio, de modo que se pueda apreciar como merece el sabor, el aroma y el color.

Con qué se puede maridar el txakoli

Se puede consumir solo, a la hora del aperitivo, por ser un vino muy refrescante. También es un habitual acompañante de los famosos pintxos del País Vasco.

Si vas a acompañar una comida o cena con txakoli, es ideal para mariscos y pescados, tanto azules como blancos.

Cada vez es más popular su maridaje con platos de corte moderno, como los ahumados, los ceviches o el sushi japonés. El txakoli es un perfecto acompañante de todo tipo de cocinas, desde la vasca hasta la internacional.

Otros datos de interés

Las denominaciones de origen del txakoli son tres, y proceden de cada una de las provincias vascas:

  • Arabako Txakolina: es el elaborado en la provincia de Álava, concretamente en el Valle de Llodio, en el Valle de Arrastaria y en Tierra de Ayala.
  • Bizkaiako Txakolina: es el elaborado en la provincia de Vizcaya, en los municipios de Balmaseda y Bakio.
  • Getariako Txakolina: elaborado en la provincia de Guipúzcoa, en Getaria, Aya y Zarautz.

No son pocos los enólogos y especialistas que incluyen también el txakoli navarro de Ezkaba en esta lista, al igual que el del norte de la provincia de Burgos, que se lleva elaborando desde tiempos prerromanos. Sin embargo, ninguno de los dos están incluidos en ninguna denominación de origen actualmente.

 

El txakoli es un vino de larga tradición en el norte de España que, de forma lenta, pero segura, está dejando atrás su mala fama de vino peleón para encontrar su lugar entre los mejores vinos de España; una auténtica delicia para tomar solo o para maridarlo con los más exquisitos manjares.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 4869 veces

Comenta