Mencía: la uva que debes conocer

Vilma

Compártelo

Leído › 24481 veces

Desde los tiempos del Imperio romano la variedad de uva tinta Mencía ha sido cultivada en la zona noroeste de la Península Ibérica. La Mencía es empleada en la elaboración de numerosos vinos afrutados, aromáticos y de color intenso, con posibilidad de crianza. Durante algún tiempo se pensó que esta casta de uva era un clon de la conocida Cabernet Franc, con la que tiene muchas similitudes.

Áreas de cultivo de la variedad de uva Mencía

La Mencía es la variedad de uva recomendada en las CC. AA. de Castilla y León, Asturias, Galicia, Castilla-La Mancha y Cantabria. De igual forma se es cultivada en la zona más septentrional de Portugal, de donde se cree que procede como resultado del cruce de las variedades Patorra y Alfrocheiro, uvas rojas de las regiones de Douro y Dão, respectivamente.

La distribución de la Mencía se localiza en su mayor parte en El Bierzo y en el sureste de Galicia, donde están concentradas las denominaciones de origen de Monterrei, Valdeorras y Ribeira Sacra, siendo en las parcelas de esta última cultivada en bancada desde tiempos de la Antigua Roma.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de D.O.BIERZO (@dobierzo) el 20 Sep, 2015 a las 2:30 PDT

En El Bierzo las generaciones más jóvenes de bodegueros fueron apartándose gradualmente de la Mencía que crecía en el Valle del Sil para buscarlas en los montes de la hoya berciana, lo que en la actualidad se conoce como el cinturón vitícola de El Bierzo. Es sabido que las cepas cuyo crecimiento se produce en condiciones difíciles presentan mayores posibilidades.

Así, las centenarias cepas de las laderas bercianas que estaban diseminadas por sus pizarrosos suelos se fueron convirtiendo en la materia prima de unos nuevos y modernos vinos de calidad. Se trataba de sufridas cepas con poca agua, en altura, muy resistentes a la crianza.

Características de la uva Mencía

La Mencía crece en racimos muy compactos y pequeños. Las bayas presentan un tamaño medio, con hollejo grueso y un color azul violáceo. Presenta una alta concentración de polifenoles, sustancias que protegen a las uvas de las inclemencias del tiempo y de microorganismos patógenos, debido a la gran longevidad de sus cepas.

La uva Mencía presenta también unas características organolépticas muy parecidas a la variedad de uva Cabernet Franc, de la que fue considerada durante cierto tiempo como una variedad, erróneamente.

El mosto de la Mencía tiene una buena acidez y presenta un alto contenido de azúcar. Es cultivada en su mayor parte en la montaña, dependiendo su maduración de su orientación y de la altitud a la que esté plantada.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de D.O. Ribeira Sacra (@ribeirasacrado) el 27 Ago, 2019 a las 5:13 PDT

Los vinos tintos que se elaboran con la Mencía están caracterizados por su aterciopelamiento y su intenso aroma, con notas frutales, como cereza, frambuesa o fresa, e incluso florales, como regaliz o hierba seca.

Presentan un alto grado de alcohol, siendo habitual la elaboración de vinos jóvenes o de corta crianza, aunque puedan encontrarse también de crianzas prolongadas con resultados excelentes.

El maridaje de la uva Mencía

Los vinos elaborados con esta variedad de uva presentan un amplio maridaje con diversos manjares gastronómicos:

  • Carnes: la caza suele acompañar muy bien a los vinos de uva Mencía, especialmente los crianza, aunque presentan también una perfecta armonía con un buen cordero, por ejemplo.
  • Quesos: son los curados los que mejor se adaptan a estos vinos, siendo un tetilla un compañero ideal de un Mencía joven, y un Idiazábal o unos buenos manchegos unas excelentes elecciones como acompañamiento de un crianza.
  • Embutidos: siempre presentan un buen maridaje con los vinos tintos, y los de Mencía no iban a ser una excepción. Enriquecen cualquier buen jamón ibérico de bellota o cecina de León.
  • Arroces: maridan a la perfección con cualquier arroz que tenga una base de carne, siendo una alternativa perfecta un risotto de codorniz o de perdiz.
  • Pescados azules y pulpo: Es vino Mencía joven, por su acidez y frutalidad, es probablemente uno de los mejores tintos para acompañar pescados azules grasos, especialmente con guarniciones fuertes o salsas. Pero si hay una pareja absolutamente perfecta esa es un Mencía joven con pulpo a la gallega, un auténtico placer para los sentidos.
  • Pizza casera: Y una sugerencia final, ¿has probado alguna vez un Mencía joven con una pizza casera? te aseguro que te sorprenderá.

Los vinos elaborados con Mencía están de moda desde hace ya años, y no va a ser precisamente pasajera. Su variedad abarca todos los gustos, desde los vinos jóvenes suaves y frescos hasta los vinos tintos más largos y complejos. Un placer que no puedes permitirte dejar pasar.

Un apunte final, "Mencía" es un nombre propio, el nombre de una variedad de uva, se escribe con mayúscula.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 24481 veces

Comenta