Guía completa sobre el Sekt: elaboración, tipos y maridaje

Los espumosos están cada vez más de moda y con la llegada del buen tiempo apetecen mucho. Para los que no...

Ana Gómez

Compártelo

Leído › 7105 veces

Los espumosos están cada vez más de moda y con la llegada del buen tiempo apetecen mucho.

Para los que no lo conozcáis, el sekt es un vino espumoso alemán elaborado, por lo general, por el método Charmat (el mismo que se utiliza para elaborar el prosecco).

A grandes rasgos, estos espumosos son muy frescos, con aromas afrutados y se beben fácilmente. En cuanto a su calidad, van desde los mediocres hasta los de calidad excelente. Por lo que lo mismo ocurre con los precios.

Para elaborarlos se pueden utilizar vinos blancos españoles, franceses o italianos, ya que es un vino que no tiene protección regional por lo que puede hacer sekt de diferentes países de la UE. O elaborarlos en Alemania, en este caso sí que llevan la denominación de Deutscher Sekt. Es aquí donde encontramos espumosos de calidad procedentes de una de las 13 regiones del país y especificado en la etiqueta.

¿Qué es el método Charmat?

Una forma de producir vino espumoso inventada por Eugène Charmat en 1916. Este método opta por un recipiente de acero inoxidable para llevar a cabo la segunda fermentación, en lugar de la botella que se utiliza para elaborar champagne o cava. De esta manera permite fermentar mayores cantidades de vino de una sola vez.

El procedimiento se lleva a cabo metiendo el vino en los tanques de acero y añadiendo licor de tiraje (mezcla de azúcar y levaduras). Este proceso dura 10 días, en los cuales el vino adquiere también nuevos aromas y sabores. El resultado, un espumoso con un sabor más afrutado y producido en una menor cantidad de tiempo.

¿Cómo identificar un sekt de calidad?

No todas las burbujas son iguales. Lo más auténtico y mejor es un sekt fermentado en botella, es decir elaborado según el método tradicional (fermentación en botella). Sin embargo esto es algo poco habitual en este tipo de vinos, ya que solo el 1.7% de ellos están elaborados según ese método.

Tipos de sekts:

  • Sekt (a secas): Se trata de un vino espumoso elaborado en cualquier lugar (generalmente de la UE) que no sea Alemania. Se elaboran, como hemos dicho en la introducción de este post, por el método Charmat y normalmente se producen para consumo local.
  • Sekt b.A. (Sekt bestimmter Anbaugebiete): Este espumoso debe elaborarse con uvas alemanas cultivadas en alguna de las 13 regiones vinícolas. La fermentación puede llevarse a cabo tanto en tanque como en botella. Para elaborar estos vinos se utilizan generalmente variedades como la Riesling, Silvaner y la Pinot noir. También se pueden crear este tipo de vinos utilizando una mezcla de Chardonnay y Pinot noir.
  • Winzersekt: Es un sekt b.A. que está elaborado a partir de uvas cultivadas en la finca y fermentado en botella. En la etiqueta debe figurar la variedad de uva y la añada (y al menos el 85% de las uvas deben proceder de la variedad y añada indicadas). El Winzersekt sería la definición del sekt de alta calidad. Este estilo de espumoso se elabora generalmente con la variedad Riesling, aunque es posible encontrar estos vinos producidos con otras variedades como la Chardonnay, la Pinot blanc o la Pinot gris.
  • Crémant: Este tipo de espumoso debe ser elaborado a partir de uvas vendimiadas a mano y prensando los racimos enteros. La fermentación debe darse según el método tradicional y posteriormente se envejece al menos 9 meses sobre lías.
  • Perlwein: Son vinos carbonatados semiespumoso. En esta categoría existen desde vinos muy malos hasta de alta calidad. Para descubrirlos, o por buenas recomendaciones o catando mucho.

En cuanto al envejecimiento, también existe una clasificación:

  • VDP.Sekt: debe permanecer un mínimo de 15 meses sobre lías.
  • VDP.Jahrgangssekt: su envejecimiento sobre lías tiene que ser de 24 meses como mínimo.
  • VDP.Sekt Prestige: en este caso su envejecimiento debe ser mínimo de 36 meses sobre lías.

¿Con qué maridar el sekt?

Este tipo de vino acompaña genial alimentos salados o picantes (pero sin pasarse, ya que las burbujas incrementan la sensación picante en boca).

También es perfecto para ensaladas y encurtidos.

Si optas por un sekt semiseco, puedes maridarlo con un postre ligero, como un bizcocho.

Ahora que conoces un poquito más de este espumoso te animo a probarlo, si es que aún no lo has hecho.

Ana Gómez
Licenciada en bioquímica, sommelier y MBA en Marketing digital.
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 7105 veces