Como afecta el tipo de suelo al vino

Javier Campo

Compártelo

Leído › 7240 veces

Además de la mano del hombre, existen algunos factores muy importantes para la elaboración del vino: la variedad de la uva, la climatología y por supuesto, el suelo. Conozcamos algunos y veamos que aportan al vino una vez elaborado.

Podemos hablar del terroir o terruño como elemento diferenciador a la hora de presentar un vino. Las características organolépticas del vino están muy influenciadas por el tipo de suelo. Y tipos de suelo hay muchos. Y cada suelo, en cada zona, propicia cosas únicas en el vino.

Los suelos arcillosos suelen retener el agua y los nutrientes. Los vinos nacidos en suelos arcillosos suelen tener gran volumen y también suelen tener los taninos bastante marcados, aunque la graduación no sea demasiado alta.

La tierra granítica o pedregosa ocupa suelos de roca sólida. Podemos encontrar vinos más aromáticos y con matices más limpios por obtener la variedad más protagonismo. La maduración de la planta suele ser progresiva, lo que provoca que las añadas vayan mejorando.

Los suelos francos aglutinan partes arenosas, arcillosas y limosas. Son un tanto pobres en materia orgánica y, algunos dicen que son los mejores para el cultivo de la viña. Aquí vamos a encontrar vinos finos y más regulares en sus cosechas.

Los arenosos son suelos que necesitan poca agua y esto permite ahorrar el riego en algunas cepas. La planta madura más rápido y por lo general, los vinos aparecen suaves y con baja graduación alcohólica.

Los suelos de pizarra, tan presentes por ejemplo en el Priorat, recogen muy poca materia orgánica y las raíces tienen un trabajo enorme para llegar a zonas profundas para buscar nutrientes. Cuando el sol refleja en la pizarra, la vid se calienta y la madurez aparece mucho antes que en otros suelos. Esto también aporta al vino una muy alta graduación alcohólica y notas minerales muy fáciles de interpretar.

Otros suelos como los ricos en sílice, los calizos o los volcánicos van a ofrecer y a aportar diferentes cualidades en los vinos. Las diferentes eras geológicas. Si el tipo de suelo recibe más o menos luz solar. Si hay más o menos vegetación cercana. Si nos encontramos cerca de un río. Si las laderas tienen una inclinación u otra.

Son infinitos los factores que afectan al suelo, y por ende, a la planta que transmite a sus frutos todas aquellas características que hacen que cada vino sea diferente.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos
¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 7240 veces

Comenta