¿El vino puede ser sustituto de la aspirina?

Redacción

Jueves 28 de Mayo de 2015

Leído › 8471 Veces

El vino actúa como un verdadero medicamento contra infartos, problemas cardiacos y dolores musculares leves

La popular aspirina se emplea desde hace años en cardiología como medio de prevención secundaria. Además, se conoce que es un medicamento eficaz para disminuir el riesgo de infarto de miocardio o de trombosis.

La aspirina actúa como inhibidor de la adición plaquetaria y posee un efecto protector contra la vasoconstricción, que es la estrechez de la pared arterial.

La dosificación normal de la aspirina, y prescrita habitualmente, es de 160 mg por día. Sin embargo, la aspirina posee unos efectos secundarios que pueden derivar en lesiones, como son hemorragias, úlcera gastrointestinal o gastritis.

Por su parte, hay varias investigaciones que demuestran que el vino contiene el principio activo de la aspirina, ácido acetilsalicílico, en cantidades de cerca de 30 miligramos por litro en vinos blancos y ligeramente superior en los tintos. Es decir, el contenido de una copa de vino estándar (unos 150 ml. aprox.) sería el equivalente a 4,5 mg de aspirina.

Si tenemos en cuenta la acción beneficiosa de los polifenoles y del alcohol en el vino, y añadimos la labor de la aspirina, nos encontramos que el vino es un verdadero medicamento contra infartos, problemas cardíacos y dolores musculares leves.

Parece pues, evidente, según todos los trabajos y estudios que demuestran los efectos beneficiosos del vino en el plano cardiovascular, que las propiedades terapéuticas del vino son incuestionables.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta