La decantación del vino, una práctica fundamental para la degustación óptima

Técnicas y consejos para una decantación efectiva

Vilma Delgado

Compártelo

Leído › 5459 veces

La cultura del vino, rica en matices y tradiciones, ha evolucionado considerablemente a lo largo de los años. Uno de los aspectos más relevantes en la degustación de vinos es el proceso de decantación, una práctica que, aunque a veces se considera un mero ritual, tiene fundamentos científicos y prácticos que justifican su uso.

La decantación ¿por qué y cuándo?

La decantación surge como respuesta a la evolución del vino, considerado un ente vivo que se transforma con el paso del tiempo. Este proceso tiene como propósito dos objetivos fundamentales: por un lado, la eliminación de sedimentos en vinos de cierta edad, y por otro, la aireación de aquellos vinos que, por sus características, necesitan "abrirse" para mostrar todo su esplendor.

El vino, durante su almacenamiento, puede desarrollar ciertas características organolépticas como olores poco habituales o aromas de reducción. Estas alteraciones, aunque no son perjudiciales para la salud, sí afectan la experiencia de degustación. La decantación emerge como una solución a estos inconvenientes, mejorando notablemente la calidad organoléptica del vino.

Técnica y delicadeza en la decantación

El proceso de decantación no se limita a un simple trasvase del vino de la botella al decantador. Requiere una técnica específica, especialmente en vinos de mayor antigüedad donde una oxigenación inadecuada puede resultar contraproducente. El objetivo es reoxigenar el vino, pero con sumo cuidado para no alterar sus cualidades.

Los estudios actuales han desmentido la creencia de que simplemente destapar una botella permite una adecuada aireación. La realidad es que la oxigenación a través del cuello de la botella es mínima. Por ello, el uso de decantadores se impone como una opción eficaz.

El decantador, generalmente de vidrio, con cuello largo y base ancha, es esencial en este proceso. Existen varios modelos, pero todos persiguen el mismo fin. Para una correcta decantación, se deben seguir ciertos pasos: evaluar el estado del vino, verterlo suavemente en el decantador para maximizar el contacto con el aire y observar la aparición de sedimentos. Este proceso no solo es útil para vinos antiguos, sino también para aquellos con un tiempo de guarda considerable, mejorando su expresión y cualidades.

Reglas básicas para una decantación efectiva

  1. Evaluar olfativa y gustativamente el vino antes de decantar.
  2. Verter el vino en el decantador de forma que contacte con el aire.
  3. Observar los sedimentos y el cambio de color durante el trasvase.
  4. Dejar reposar el vino junto a su botella original tras decantarlo.
  5. Considerar la decantación para vinos con tiempo de guarda.
  6. Ajustar el tiempo de decantación según la antigüedad del vino.
  7. Girar el decantador suavemente para acelerar la oxigenación, especialmente en vinos jóvenes.
  8. Realizar la decantación justo antes de servir.
  9. Seleccionar un decantador adecuado en términos de capacidad, material y diseño.

El jarreado: una alternativa al método tradicional

jarreado

El jarreado es una técnica menos formal que la decantación, empleada principalmente para oxigenar rápidamente vinos jóvenes. Consiste en verter el vino en una jarra o decantador abierto desde cierta altura, permitiendo que el líquido "rompa" al chocar con el fondo, favoreciendo una aireación más agresiva.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5459 veces