¿Qué es el orange wine o vino brisado?

Javier Campo

Compártelo

Leído › 5431 veces

En este artículo vamos a conocer que es eso del vino brisado u orange wine

De entrada, lo primero que tenemos que hacer es no confundir la traducción literal de Orange wine como vino naranja ya que, el vino naranja se elabora en el Condado de Huelva con las variedades zalema, pedro ximenez o moscatel y que están macerados con piel de este cítrico.

Así pues, dejando claro que no es lo mismo, un orange wine es un vino brisado o vi brisat como lo llamamos aquí en Catalunya. Los vinos brisados son vinos blancos elaborados como si fueran vinos tintos. Es decir, en lugar de separar el mosto previamente, se vinifica en contacto con las pieles de la baya entera y esta maceración puede durar varios días u horas en función de lo que se quiera conseguir. Por ese contacto, el color resultante puede ser más subido de tono y parece más dorado o anaranjado. Si además hay paso por barrica o por ánforas de arcilla, podemos observar un color naranja casi con seguridad.

Esto tampoco es una cosa nueva que digamos ya que se encuentran vestigios de esta práctica en el Cáucaso, en Georgia, datados de hace 6.000 años nada más y nada menos. Una muestra más de que en el mundo del vino casi todo esta inventado, nada es nuevo y casi todo es cíclico.

Con la tendencia de los vinos naturales podemos encontrar coincidencias y en muchas partes del mundo. Francia, Italia o Nueva Zelanda son países productores de orange wines, que todo sea dicho de paso, es un término inventado por el sector comercial y no por el mundo del vino como tal. Sobre todo, si tenemos en cuenta que algunos de estos vinos no son naranjas y van desde un amarillo pálido a un ámbar cobrizo.

El término orange wine no suele aparecer las etiquetas pues algunos consejos reguladores no son muy amigos de este término y algunos paneles de cata tampoco entienden esta técnica que da resultados muy fuera de los cánones habituales, por lo que a veces, están fuera de las Denominaciones de Origen. Empezando por el color, los aromas y los taninos, los vinos brisados o orange wines están considerados como vinos muy rudos, con la acidez alta, la oxidación marcada, la astringencia presente y aromas verdes que, lo hacen muy distinto de un blanco fresco y comercial, pero, sin embargo, convierte a estos vinos en altamente gastronómicos.

Un vino que, se haga llamar brisado y si no es por el nombre o porque te lo dicen, no es diferente de un blanco convencional pues...Pues no. Los vinos brisados o los odias porque no los entiendes o, los amas porque te seducen desde el primer sorbo.

Javier Campo
Sumiller y escritor de vinos

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 5431 veces

Comenta