Cinco modalidades de cata para una experiencia sensorial completa

La cultura del vino, vasta y compleja, ofrece un abanico de experiencias sensoriales que van más allá de la simple...

Vilma Delgado

Compártelo

Leído › 2446 veces

La cultura del vino, vasta y compleja, ofrece un abanico de experiencias sensoriales que van más allá de la simple degustación. Entre estas, las catas de vino se presentan como una forma excepcional de profundizar en la apreciación de este noble producto. Existen diversas modalidades de cata, cada una con un enfoque particular que enriquece el conocimiento y la experiencia del consumidor. A continuación, se detallan cinco tipos de catas que permiten disfrutar y comprender mejor el vino.

Cata a Ciegas

La cata a ciegas se erige como una de las formas más objetivas de valorar un vino. Al ocultar la información visible en la etiqueta, se eliminan prejuicios o expectativas que puedan influir en la percepción sensorial. Este tipo de cata requiere de una preparación meticulosa, donde las botellas son ocultadas, generalmente con bolsas o papeles, y numeradas para su identificación posterior. La organización de una cata a ciegas exige la presencia de una persona encargada, que conozca las identidades de los vinos y dirija la sesión. Este formato es especialmente útil para evaluar vinos sin que intervengan factores externos como la marca, la región de procedencia o el precio, y puede llevarse a cabo incluso con copas de colores que oculten la tonalidad del vino, intensificando la imparcialidad de la experiencia.

Cata Vertical

La cata vertical ofrece una perspectiva única sobre la evolución de un vino a lo largo de diferentes añadas. Consiste en degustar la misma etiqueta de vino pero de distintos años, lo cual permite apreciar las variaciones debidas a las condiciones climáticas y los cambios en el proceso de vinificación. Este tipo de cata es frecuentemente empleado por bodegas para analizar el comportamiento de sus vinos a lo largo del tiempo, pero también puede realizarse de manera privada. La secuencia habitual en una cata vertical implica iniciar con la añada más antigua y concluir con la más reciente, facilitando la percepción de la evolución del vino.

Cata Horizontal

La cata horizontal, a diferencia de la vertical, implica la degustación de vinos que comparten un atributo común, como la añada, la variedad de uva o la denominación de origen, pero que difieren en otros aspectos. Esta modalidad es ideal para explorar y comparar las características que aporta el terruño, los métodos de vinificación o incluso la influencia de la bodega en vinos que, en principio, poseen una base común. La cata horizontal es una herramienta excepcional para destacar las sutilezas y matices que diferencian vinos de características similares.

Cata Maridaje

La cata maridaje se centra en la relación entre el vino y la gastronomía. Como señala María Isabel Mijares, salvo en contextos profesionales o situaciones de consumo excesivo, el vino suele disfrutarse acompañado de comida. Este tipo de cata permite evaluar cómo los diferentes sabores y texturas de los alimentos interactúan con el vino, modificando y enriqueciendo la experiencia sensorial. Los maridajes pueden revelar aspectos sorprendentes de un vino, demostrando cómo ciertos alimentos pueden realzar o atenuar determinadas características del mismo.

Cata de Copas

Finalmente, la cata de copas pone el foco en la influencia del recipiente en la percepción del vino. Utilizando el mismo vino en distintos tipos de copas, esta cata busca entender cómo la forma, el tamaño y el material de la copa pueden afectar la experiencia de degustación. Algunas copas pueden intensificar ciertos aromas o sabores, mientras que otras pueden ofrecer una experiencia más equilibrada o sutil. Esta modalidad de cata es esencial para comprender cómo la herramienta de degustación puede modificar, y en ocasiones mejorar, la apreciación del vino.

Estas cinco modalidades de cata ofrecen distintas perspectivas y enfoques para disfrutar y entender mejor el vino. Cada tipo de cata aporta una experiencia única y enriquecedora, permitiendo a los aficionados y profesionales del sector vinícola explorar en profundidad este fascinante mundo.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 2446 veces