Las mujeres que beben moderadamente tienen un menor riesgo de sufrir la “muerte súbita”

Redacción

Sábado 13 de Noviembre de 2010

Leído › 1570 Veces

Un nuevo estudio demuestra que las mujeres que beben con moderación tienen un menor riesgo de morir por una parada cardíaca súbita que las abstemias

El paro cardiaco súbito es una enfermedad tan aterradora como nos indica su propio nombre, donde por lo general, sin previo aviso, el corazón simplemente se detiene dejando de bombear sangre al resto del cuerpo, y en más del 90 por ciento de las víctimas, se produce la muerte. Generalmente esta enfermedad se origina cuando repentinamente los impulsos eléctricos del corazón se aceleran o se vuelven irregulares.

La muerte súbita cardiaca, que afecta con mayor frecuencia a hombres que mujeres, viene precedida por la pérdida brusca de conciencia dentro de, como máximo, la hora que sigue al inicio de los síntomas, en un individuo con una cardiopatía de base conocida o desconocida. Aunque en más del 80% de los casos de muerte súbita en adultos tiene un origen cardíaco, los últimos estudios sobre esta enfermedad apuntan a que podría intervenir el factor genético-hereditario.

Las mujeres que beben con moderación tienen un riesgo significativamente menor de muerte súbita cardíaca que las no bebedoras, esta es la conclusión obtenida según un estudio realizado el pasado mes de octubre sobre el ritmo cardíaco.

Según declaraciones de los autores, investigadores del hospital "Brigham and Women's" y la "Escuela de Medicina de Harvard" de Bostón (EE.UU.), "el estudio arroja luz sobre el consumo moderado de alcohol que puede ser considerado como parte de un estilo de vida saludable para la prevención global de enfermedades crónicas como la muerte cardiaca repentina".

Los investigadores del estudio afirman que originalmente la investigación cardiovascular se centraba principalmente en los hombres y sobre todo en los infartos, rara vez se hacía sobre la muerte súbita cardíaca.

Finalmente empezaron a centrarse en la parada súbita cardíaca, primero estudiando a los hombres que bebían cantidades moderadas de alcohol, donde se demostró un menor riesgo de padecer la enfermedad, y posteriormente se decidió iniciar una investigación para estudiar a las mujeres.

Los científicos obtuvieron datos desde el año 1976 de más 85000 mujeres de edades comprendidas entre los 30 y los 55 años que participaron en el estudio. Las conclusiones de los investigadores fueron que las mujeres que consumen una o dos bebidas alcohólicas al día tienen un 44 por ciento menos de probabilidades de experimentar la muerte súbita cardíaca que las abstemias. A partir de las tres bebidas al día, el riesgo comenzaba a aumentar, pero seguía manteniéndose por debajo de las no bebedoras.

La muerte súbita cardiaca no es lo mismo que un ataque al corazón

Un ataque al corazón o infarto de miocardio, es la interrupción del suministro de sangre a una parte del corazón, haciendo que las células del corazón se paren y se debiliten o mueran, evitando que bombeen sangre con eficacia, y con el tiempo (horas, días o incluso años) puedan desencadenar un paro cardíaco y la muerte. El infarto no es “tan grave” como la muerte súbita, además es más fácil detectar y salvar a quién lo padece. De forma simple podemos decir que el infarto se origina fuera del corazón (una obstrucción en una arteria por ejemplo) y la muerte súbita se origina dentro del corazón.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta