Ruta enológica del cava en Cataluña

Vilma

Lunes 29 de Junio de 2020

Compártelo

Leído › 1316 veces

El vino de cava, y especialmente el cava catalán, se ha convertido con el tiempo en una parte fundamental de la cultura gastronómica española.

Su prestigio internacional nada tiene que envidiar al champán francés, con el que mantuvo un largo conflicto que concluyó cuando, en el año 1972, el vino espumoso español fue definitivamente bautizado con el nombre de cava.

Realizar una ruta de enoturismo por Cataluña te llevará a conocer la historia de un producto que ya forma parte de la idiosincrasia española, además de poder disfrutar de algunos de los paisajes más bellos del país.

D. O. Cava

Cava es el nombre que recibe la D. O. P. de vinos espumosos españoles que se elaboran mediante el método tradicional. Aunque el cava se produce en diferente regiones de España, es en Cataluña, y especialmente en la comarca del Penedés, en la que se lleva a cabo la producción más importante. No en vano es conocida como la Región del Cava.

Doménec Soberano y Francesc Gil fueron los primeros productores de cava, presentando este vino espumoso en la Exposición Universal de París del año 1868.

Durante mucho tiempo, al cava español se le conocía como champán, ya que ambos son vinos espumosos. Sin embargo, esto no les hizo ninguna gracia a los franceses, que consideraban que el champán era una denominación de origen propia.

Tras muchos conflictos, en el año 1972 se creó el Consejo Regulador de los Vinos Espumosos, que bautizó definitivamente como cava al vino espumoso español.

Las principales variedades de uva que se utilizan en la elaboración del cava son macabeo, parellada y xarel-lo.

Las uvas pinot noir y chardonnay también tienen un uso extenso, siendo más secundaria la malvasía. En la elaboración de cavas rosados se usan las variedades negras, trepat, monastrell y garnacha.

Según la cantidad de azúcar añadida al licor, el cava puede ser, de menos a más dulce: Brut Nature, Extra Brut, Brut, Extra Seco, Seco, Semiseco y Dulce.

Según su tiempo de crianza, el cava puede ser joven (de 9 a 15 meses), reserva (de 15 a 30 meses) y gran reserva (superior a 30 meses).

Ruta para los amantes del Cava en Cataluña

Cataluña tiene una gran tradición vitivinícola, con numerosas comarcas y zonas en las que realizar magníficas rutas de enoturismo: Costers de Segre en Lleida, Terra Alta y el Priorat en Tarragona y el Penedés en Barcelona y Tarragona.

Sin duda es la comarca del Penedés en la que están instaladas las bodegas de cava catalán más conocidas de Cataluña, por lo que nuestra ruta de enoturismo por Cataluña se centrará en ella.

Comencemos nuestro viaje.

Cavas Codorníu

Las modernistas instalaciones de Codorníu, diseñadas por Josep Puig i Cadafalch, fueron declaradas Monumento Histórico Artístico en el año 1976.

Esta histórica bodega te ofrece viajar hasta los orígenes del cava catalán mediante distintas actividades, como los cursos de cata, almuerzos entre los viñedos y visitas guiadas. Entre las bodegas del Penedés para visitar, Codorníu es una de las imprescindibles.

La actividad de esta bodega se inició en el siglo XVI, lo que la convierte en la empresa familiar de mayor antigüedad de España. Durante la visita podrás recorrer las laberínticas salas subterráneas en las que se realiza el proceso de maduración y fermentación del cava.

Cavas Codorníu se encuentra en San Sadurní de Noya, en el Alto Penedés.

Cavas Freixenet

También situadas en Sant Sadurní de Noya, las bodegas de Freixenet no pueden faltar en tu ruta de enoturismo por el Penedés. Las visitas que ofrecen son muy variadas: en grupos, personalizadas a la carta o pensadas para ser realizadas con niños.

La forma de elaboración del cava catalán es explicada mediante un divertido audiovisual. Posteriormente se desciende con un guía a las cuevas en las que se madura el cava.

La bodega cuenta en sus instalaciones con un pequeño tren en el que los niños pueden recorrer las bodegas, algo realmente divertido que hace las delicias de los más pequeños.

Finalmente se realiza una degustación de cava para los adultos y de mosto para los menores de edad.

Sumarroca

Bodega situada en el municipio de Subirats, en la misma comarca del Alto Penedés, que ofrece diferentes conferencias divulgativas y cursos sobre el mundo del cava catalán.

Sumarroca pone a tu disposición diferentes recorridos por sus viñedos e instalaciones, que incluyen catas de cava y degustaciones de productos gastronómicos típicos de Cataluña, como embutidos, quesos y pa amb tomàquet.

Otra opción es reservar una barbacoa en los terrenos de la bodega, entre los viñedos.

Cavas Ferret

Otra bodega con gran solera que no te puedes perder en tu ruta de enoturismo por Cataluña. Inició su actividad en el año 1941, y desde entonces se ha especializado en la elaboración de vinos y cavas de gran calidad y prestigio internacional.

Un recorrido por sus instalaciones te sumergirá en la historia del cava catalán, desde sus modestos inicios hasta los actuales tiempos de innovadora tecnología.

Sus instalaciones se encuentran en la localidad penedesenca de Guardiola de Font-rubí.

ArtCava

Pequeña bodega de tradición familiar situada en Avinyonet del Penedés, en una masía que fue construida hace casi 3 siglos.

Su producción no supera las 15 000 botellas al año, muchas menos que las de las grandes bodegas anteriores, pero las visitas que ofrecen son espléndidas.

El recorrido empieza con un paseo en coche por la comarca del Penedés y los viñedos de ArtCava. Posteriormente, se visita la centenaria masía y, finalmente, la zona subterránea en la que es almacenado el cava.

Una vez concluido el recorrido, se procede a la cata de cavas, con la posibilidad de llevarte a casa una botella personalizada, con una foto de tu cara en la etiqueta.

Vilafranca del Penedés

Localidad que puede considerarse la capital del enoturismo de Cataluña, con un rico patrimonio cultural, una deliciosa gastronomía y los mejores vinos y cavas catalanes.

Merece la pena recorrer las empedradas calles del barrio gótico, contemplar la maravillosa Basílica de Santa María, disfrutar de su rica arquitectura modernista y, por supuesto, visitar el Museo de las Culturas del Vino, conocido como VINSEUM.

 

Disfrutar de los cavas catalanes en las bodegas y pueblos del Penedés es una de las mejores formas de practicar el enoturismo en España, disfrutando del gran patrimonio histórico y artístico de la zona, además de su excelente gastronomía y de la amabilidad de sus gentes. Un recorrido que ningún amante del vino puede perderse.

¿Te gustó el artículo? Compártelo

Leído › 1316 veces

Comenta