Vinos blancos de guarda: 15 exponentes argentinos

Pablo Ponce

Lunes 01 de Abril de 2019

Leído › 3097 Veces

Antes de empezar con el listado de recomendados, está bueno que sepan algunas particularidades de este estilo de vinos

Si tengo que ser sincero con ustedes, realmente desconozco si todos estos vinos los puedan llegar a probar en España (lo cual sería una excelente excusa para viajar a la Argentina y hacer enoturismo), debido a esto verán en las descripciones que he tratado de ser lo más descriptivo posible con el objetivo que puedan llegar a captar las características que definen a cada uno.

Antes del listado, les voy a hacer una breve introducción al tema.

Los vinos blancos con madera es un mundo aparte. Realmente lo que se logra y la transformación que les sucede al ponerlos en contacto con roble, sumado a la dificultad y cuidados que hay que tener para llegar a obtener un producto de calidad, dan como resultado que todos deban ser disfrutados (casi por obligación).

Antes de empezar con el listado de recomendados, está bueno que sepan algunas particularidades de este estilo de vinos:

  • Hacer vino blanco requiere que la bodega deba de disponer de equipos de frío (muy costosos), ya que la fermentación se lleva a cabo a temperaturas que rondan los 15° – 19°
  • El varietal más usado para vinos blancos que se añejan en barricas de roble es de Chardonnay
  • Las botellas de estos vinos siempre van a ser verde oscuras, a diferencia de los blancos del año que están en botellas transparentes
  • La mayoría de los vinos blancos de guarda son aquellos que han pasado un determinado tiempo por barrica, pero esto último no es excluyente para lograr un producto que evolucione en el tiempo.
  • El color y sus tonalidades en los vinos blancos con madera son más oscuros que los blancos sin madera
  • Para el aporte de roble al vino puede trabajarse de tres formas distintas:
    1. incorporar la madera desde el principio realizando la fermentación en una barrica
    2. una vez terminado el vino, se lleva a barricas por determinado tiempo
    3. fermentar la uva en una en una barrica y luego, una vez obtenido el vino, continuar su añejamiento en barrica.

¿QUÉ LE APORTA EL ROBLE AL VINO BLANCO?

Si de aromas nos referimos, las características del roble (francés o americano) utilizado en la crianza de vinos blancos generan un aporte y evolución de aromas terciarios (los obtenidos durante la guarda) disminuyendo los aromas primarios y secundarios (los que caracterizan a los vinos más jóvenes).

Respecto al sabor, logran mayor estructura en boca haciéndolos más intensos y complejos, como también más equilibrados y redondos.

¿EL ROBLE SIEMPRE ESTÁ PRESENTE EN VINOS BLANCOS DE GUARDA?

No siempre, pero si la mayoría de las veces.

El roble en la crianza de vinos blancos genera un aporte y evolución de aromas terciarios (los obtenidos durante la guarda) disminuyendo los aromas primarios y secundarios. Respecto al sabor, logran mayor estructura en boca haciéndolos más intensos y complejos, como también más equilibrados y redondos.

Pero en aquellos vinos blancos de guarda donde no son utilizadas las barricas, la evolución es diferente, ya que podremos notar de principio a fin cómo los aromas primarios y secundarios van evolucionando a lo largo del tiempo, manteniendo de diversas maneras y formas la tipicidad que aporta el varietal desde un principio.

Si quieren leer más sobre barricas de roble, pueden hacer click en el siguiente enlace:
https://thebigwinetheory.com/2016/07/28/todo-lo-que-tenes-que-saber-de-las-barricas-en-una-sola-nota/

Alba En Los Andes Finca Chardonnay 2016 – $249

100% varietal proveniente de Tupungato (Valle de Uco) cosechadas a mano en cajas plásticas de 12kg. El 10% del vino tiene una crianza en barricas de roble francés. En nariz se resalta el durazno blanco y damasco, así como también la manteca aportado por el roble. En boca es llenador, con acidez equilibrada y final prolongado.

Cafayate Reserve Chardonnay 2016 – $295

Proveniente de Salta (Valle de Cafayate), este Chardonnay explota en aromas, por un lado, los típicos del varietal (se destaca el ananá, durazno y melón) y por otro los otorgados por el roble como la miel y la propia madera (pasó 6 meses en barricas de roble). En boca da una sensación de cremosidad y frescura, complementando por lo que sentimos en nariz. De muy buen final.

Laborum Torrontés OAK Fermented 2017 – $340

Si de Torrontés se trata, Salta es uno de los mejores lugares para su desarrollo. Proviene de una fina llamada El Retiro en Cafayate, con parrales a 1650 m.s.n.m. Luego de cosechado, se fermenta en barricas de roble francés nuevas y luego pasa 8 meses sobre lías también en barricas. Muy perfumado y fresco en nariz, donde también se destaca vainilla aportado por la madera. En boca es tiene una excelente estructura, largo final en boca e impecables sensaciones post gusto.

Famiglia Banno Chardonnay 2018 – $348

Un Chardonnay de Vista Flores (Tunuyán) muy prolijo. De gran cuerpo, en nariz se logra sentir cómo está combinada la tipicidad del varietal (resaltando cítricos y ananá) con el uso de la madera (tuvo un paso de 9 meses por barricas de roble francés). En boca es complejo, fresco y elegante. Muy rico.

Potrero Chardonnay 2018 – $390

Las uvas usadas en este vino son de Guatallary (Tupungato) y fueron cosechadas de manera manual, para luego fermentarse el 90% en tanques de acero inoxidable y el 10% en barricas de roble francés de segundo y tercer uso. Luego el 20% volvió a barrica para añejarse durante 6 meses. En nariz predominan notas que recuerdan a flores entremezclado con apenas una manteca aportada por la madera. Muy buena acidez en boca.

Antonio Mas Núcleo Chardonnay 2017 – $439

Elaborado con uvas de Tupungato (Valle de Uco) que fueron cosechadas de forma manual y en horas donde la temperatura no golpea tanto (esto es para que la uva llegue lo más fresca posible a la bodega). Este blanco fue fermentado directamente en barricas de roble francés de primer uso. En nariz encontramos una interesante complejidad predominada por cítricos y madera. En boca es redondo y equilibrado, muy buena persistencia una vez que lo tomamos.

Mythic Vineyard Chardonnay – Viognier 2017 – $469

Corte equilibrado 50% – 50%, donde el Chardonnay es de Luján de Cuyo y el Viognier de Valle de Uco. Ambos varietales fueron fermentados en barricas, algunas por separadas y otras co-fermentadas. Una vez finalizada, su totalidad pasa a barricas de roble francés de segundo y tercer uso durante 12 meses. En nariz presenta típicas características varietales (como ananá, durazno y cítricos) junto con las de roble. En boca encontramos puntas minerales que, combinadas con la acidez elegante, dan como resultado un vino muy atractivo.

Kaiken Ultra Chardonnay 2017 – $480

Combinación entre uvas de Altamira (90%) y Vistalba (10%) logrando una combinación entre la frescura y potencialidad que le dan estas zonas. Una vez cosechadas manualmente, el 65% se fermentó en tanques chicos de acero inoxidable y el resto en barricas de roble francés de primer uso (donde también estuvieron 12 meses añejándose). En nariz predomina el durazno y ananá, e incluso se siente un dejo a banana, todo combinado con el aporte de la madera. En boca es fresco, complejo, de gran estructura y excelente final.

Andeluna Altitud Chardonnay 2017 – $485

Nuevamente un Chardonnay de Tupungato, lo cual reafirma que esta zona es ideal para uvas blancas (debido a la altitud y clima). Una vez cosechada se fermentó en barricas de roble francés, donde una vez obtenido el vino, resposó entre 3 y 6 meses. En nariz es impecable, muy aromático, predominando los frutos tropicales, cítricos y coco. En boca por demás agradable, fresco y amplio, final intenso.

Ereditá Chardonnay 2015 – $500

Este vino de Bodega Clos de Chacras está elaborado con uvas de Gualtallary (Tupungato), los cuales, una vez terminada la primera etapa de elaboración, el 70% pasó 12 meses en barricas de roble francés de segundo uso. En nariz en resalta desde un principio aromas que recuerdan a frutas como manzana y pera que se mezclan con vainilla y coco por el aporte de la madera. En boca es envolvente, complejo, de gran volumen y de final persistente.

Lagarde Guarda Chardonnay 2018 – $669

100% Chardonnay proveniente de Guatallary (Tupungato). El 40% del vino estuvo en barricas de roble francés durante 12 meses, el resto se mantuvo en tanques de acero inoxidable. En nariz predomina aromas que recuerdan principalmente a durazno y pera combinados con un dulzor otorgado por la madera. En boca la acidez está presente y muy bien equilibrada.

Susana Balbo Torrontés Barrel Fermented 2016 – $673

Este blanco de alta gama está elaborado con uvas Torrontés proveniente del Paraje Altamira, una de las mejores zonas de producción que ofrece Mendoza. Las uvas son fermentadas directamente en barricas de roble francés de primer uso, y luego una vez que está el vino terminado, pasan 4 meses más allí. Muy perfumado en nariz, con aromas que recuerdan a la uva moscatel fresca combinados con el aporte que le da la madera. Excelente balance en boca, untuoso, llenador y de prolongado final.

El Esteco Old Vine Torrontés 2016 – $777

Gran exponente de este varietal proveniente de tierras donde se sabe desarrollar de la mejor forma. Con viñedos de poco más de 70 años, este Torrontés es el único de esta lista que no ha pasado por barrica, demostrando que no siempre el roble es sinónimo de alta gama. Tanto en nariz como en boca es muy delicado, fresco, con estructura tal que lo hace amable al paladar. Las notas cítricas resaltan por el resto. Una particularidad de este exponente es que el vino no es filtrado antes de embotellarse, y pasa entre 6 y 8 meses en estiba, tiempo durante el cual gana cuerpo y estructura.

IDA C Chardonnay 2017 – $1100

Un vino creado en honor a Ida Cipoletti, una de las fundadoras de Bodega Clos de Chacras. Elaborado con uvas de Guatallary, este vino fue vinificado un 80% en barricas de roble francés de segundo uso, y luego de elaborado pasa 15 meses más. Los aromas potentes recuerdan a frutas tropicales típicos del varietales entrelazados con la vainilla y coco aportados por la madera. En boca es muy untuoso y ancho, con una complejidad súper interesante.

Apartado Chardonnay 2016 – $1504

Este blend de blancas está formado por 95% Chardonnay de Guatallary, 4% Chardonnay de Altamira y 1% de Viognier de Altamira. Este blanco tope de gama pasó 12 meses en barricas francesas (50% primer uso) aportando en nariz aromas a miel y vainilla combinadas con las propias del varietal como son las frutas tropicales. En boca se reafirman estas sensaciones sumándose una potencial que llena el paladar desde el primer sorbo.

Pablo Ponce
Enólogo egresado de la Facultad Don Bosco y comunicador vitivinícola.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta