120.889 Seguidores !

Resaca: manual de supervivencia

Sábado 31 de Diciembre de 2016

Leído › 7846 Veces

Trucos efectivos para resolver una resaca y estar como una lechuga fresca tras una noche de copas

Con resaca, duele mucho la cabeza

El que más y el que menos alguna vez se ha pasado un poquito con el alcohol y al día siguiente te levantas con la típica resaca: dolor de cabeza, náuseas, mal cuerpo,...

Vamos a contarte unos consejos rápidos y prácticos que pueden minimizar estos efectos y hacer que vuestra resaca sea más llevadera.

El primer consejo es, sin duda, la prevención. El consumo moderado y responsable será la mejor manera de luchar contra la resaca. Evita beber demasiado y demasiado rápido, alterna con bebidas sin graduación, y come siempre que bebas.

Amigos de fiesta, bebiendo

En cuanto a las bebidas, las fermentadas como la cerveza, el vino o la sidra contienen mucho menos alcohol que las destiladas como el whisky, vodka, licores... por ello es recomendable, si vas a beber mucho, evitar las bebidas de alta graduación. La bebida que menos resaca produce es el vino, que además aporta sales minerales al organismo evitando ayudando a paliar los efectos de la resaca al día siguiente.

Pero, si a pesar de todo, te has pasado más de la cuenta con la bebida te mostramos a continuación algunos consejos médicos que te harán llevarlo mucho mejor al día siguiente.

Los efectos de la resaca son producidos fundamentalmente por la deshidratación que sufre nuestro cuerpo. Cuando bebemos alcohol lo que hacemos es ingerir un volumen extra de líquido en nuestro organismo, que no es agua, y que provoca la eliminación del agua a través de la orina. De hecho, las muertes que se producen por deshidratación en zonas desérticas presentan síntomas similares a una resaca.

Por tanto, la primera recomendación es, evidentemente, rehidratarnos. Lo mejor para hidratarse es el agua. Acostúmbrate a beber un vaso de agua entre copa y copa. Además, muy importante, antes de acostarte toma dos o tres vasos de agua pausadamente. Con este simple truco reducirás notablemente uno de los principales síntomas de la resaca al día siguiente: el dolor de cabeza.

La segunda recomendación es la mineralización. El día de la resaca, si en lugar de agua tomamos bebidas isotónicas, éstas nos van a reponer las sales minerales que hemos perdido en la orina. Ojo importante, bebidas isotónicas no son bebidas energéticas, sino aquellas bebidas libres de cafeína que reponen las sales minerales en nuestro organismo.

También es útil tomar leche porque además tiene cisteína, que es un aminoácido que nos va a ayudar a eliminar todo el acetaldehído que produce nuestra degradación de alcohol a nivel hepático.

El acetaldehído es un compuesto orgánico metabolizado en el hígado a partir del etanol que ingerimos en las bebidas con graduación y el principal factor para la aparición de la resaca alcohólica y el rubor facial. Es 20 veces más tóxico que el alcohol, un posible carcinógeno y puede dañar tanto al ADN como a las proteínas. Por todo ello después de beber, especialmente después de beber mucho, urge eliminar rápidamente esta sustancia de nuestro organismo para evitar los daños que puede causar. La cisteína, presente en la leche nos ayudará en esta misión. Debido a que la leche es de absorción lenta es recomendable tomarla antes de acostarse y no al levantarse.

Al día siguiente lo mejor es tomar zumos naturales por su contenido en vitaminas, necesarios para restituir el buen funcionamiento del cuerpo, es recomendable especialmente el zumo de tomate ya que posee vitaminas del grupo B que son las que mejor reparan los daños causados por la resaca.

Entre todas las vitaminas existe una, la B12, que se muestra especialmente eficaz en la recuperación de los efectos contra la resaca. Valga como ejemplo que la inyección de vitamina B12 es lo primero que se suministra en las urgencias hospitalarias a los pacientes en coma etílico. Son fuentes naturales en vitamina B12 los lácteos, los huevos -que al igual que la leche también contienen cisteína-, las carnes rojas y ciertas frutas y vegetales como el plátano -que además de mucha B12 es fuente natural de minerales- y el tomate.

Por todo ello, una dieta anti-resaca, que te hará llevar mucho mejor el día, consistiría en un buen desayuno a base de queso, yogur, huevo, plátano, tomate y zumo natural; y después a mediodía un almuerzo suave pero que incluya carne, en caso de preferir pescado el mejor es el salmón. También puedes conseguir suplementos alimenticios a base de vitamina B12 en farmacias y parafarmacias.

Otra de las recomendaciones fundamentales para los días de resaca, es evitar sobrecargar el hígado que ya tiene bastante trabajo eliminando todo el alcohol de la noche anterior. Por ello resulta básico no hacer trabajar demasiado el hígado, esto implica no tomar medicamentos el día de la resaca, y en caso de hacerlo no tomar paracetamol que sobrecarga mucho el hígado, se puede sustituir mejor por ibuprofeno que además de quitar el dolor de cabeza aliviará los dolores musculares. Tampoco es recomendable tomar comidas fuertes o picantes y desde luego nada de alcohol. El mito de le cerveza del día siguiente es eso, un mito. Cualquier bebida alcohólica que bebas el día de la resaca sólo servirá para empeorar tú ya maltrecho estado.

Si eres de los que además sufres malestar de estómago con las resacas, es recomendable tomar algún protector gástrico, tipo Omeprazol o tipo Almagato, que sirven para aliviar dichos problemas. Un antiácido o un vaso de agua con un poco de bicarbonato también pueden ser útiles.

Todos estos consejos son recomendables para sobrellevar de la mejor forma posible la resaca, pero no olvides que los efectos del abuso de alcohol tiene unos efectos nefastos en el organismo, tanto a corto plazo como de manera silenciosa a largo plazo, por ello la mejor recomendación para evitar las resacas es no tenerlas y consumir de manera responsable y moderada, y si es con vino mucho mejor.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta