Cómo reconocer si un vino es dulce o es frutal

Leído › 7662 Veces

Descubre como tus sentidos pueden confundirte a la hora de reconocer los sabores y aprende de manera sencilla como distinguirlos

La parte más difícil ante la que se encuentra todo amante a los vinos en el proceso de degustación o cata es la descripción de los sabores.

Cuando empezamos a catar vinos nos damos cuenta de que nos enfrentamos ante una dificultad añadida: reconocer y distinguir los sabores que nos llegan a la boca.

Los gustos del vino se revelan en secuencia, de acuerdo con la parte de la lengua que los detecta.

Así, el dulzor es un gusto que se percibe en la punta de la lengua. Apenas entra el vino en la boca se percibe si es dulce, o por el contrario, si no lo es. Es precisamente en esto último, es decir en la ausencia de dulzor, donde mucha gente se siente confundida.

Los catadores primerizos a veces describen los vinos secos, aquellos que casi no tienen azúcar, como dulces porque confunden la cualidad frutal de los vinos secos con el dulzor.

Un vino es afrutado cuando tiene nítidos aromas y sabores de fruta. Lo frutal se percibe con la nariz, tanto en vía nasal como retronasal. Lo dulce, por el contrario, se percibe en la lengua.

TRUCO

Si tienes dudas, trata de contener el aliento, cerrar la boca y no respirar, cuando degustes el vino en boca; si es realmente dulce serás capaz de percibirlo, mientras que no podrás apreciar el aroma frutal.

¿Te gustó el artículo? Compartir

Comenta